Bovinos, diagnóstico y control de pérdidas por abortos

Identificar las principales causas que ocasionan mermas reproductivas de gran importancia económica en el ganado vacuno es fundamental. Neospora caninum, Leptospira spp, Campylobacter fetus spp y Brucella abortus, son los agentes infecciosos con mayor incidencia.

pérdidas por abortos
Identificar las causas que provocan estas pérdidas en los rodeos bovinos es de fundamental importancia para productores, veterinarios y laboratoristas.

Las investigaciones sobre el síndrome de pérdidas por abortos en rebaños bovinos, permiten establecer las causas más importantes de pérdidas económicas.

Como referente regional en la temática, el INTA Balcarce en la provincia de Buenos Aires cuenta con laboratorios especializados que implementan técnicas diagnósticas de rutina y complementarias moleculares para la identificación y control de pérdidas reproductivas en campos de cría bovina.

En 2018, tras analizar un total de 80 fetos bovinos, compuesto por un 84% que provenían de un sistema de cría para carne y por un 16 % de rodeos lecheros, hallaron que los agentes infecciosos Neospora CaninumLeptospira spp y Campylobacter fetus spp son las principales causas que ocasionan pérdidas reproductivas en el ganado vacuno por ocurrencia de abortos.

En el país se estima que las pérdidas reproductivas por enfermedades infecciosas durante la gestación ocasionan mermas de 1.1 millones de terneros por año.

Procedimientos

Con una trayectoria de más de 50 años, el Servicio de Diagnóstico Veterinario del INTA Balcarce “cuenta con datos epidemiológicos y estadísticas de los casos de abortos regionales”, indicó Eleonora Morrell responsable del Laboratorio de Patología e integrante del grupo de Sanidad Animal del INTA Balcarce.

El INTA, brinda informes dirigidos tanto al productor como al veterinario del establecimiento ganadero, con recomendaciones específicas para cada problemática.

El procedimiento es sencillo. El productor debe acercar o remitir un feto abortado para su análisis y, posteriormente, los investigadores del área de sanidad animal del INTA Balcarce realizan una necropsia completa del feto.

“Se trata de una intervención en la que se extraen muestras, las cuales son procesadas y analizadas en los distintos laboratorios a través de la aplicación de las técnicas diagnósticas correspondientes”, explicó Morrell.

Pero no en todos los casos se puede llegar a determinar la causa del aborto. Cuando se trabaja con fetos bovinos abortados “puede suceder que el material no llegue en las mejores condiciones para ser analizado”.

Diagnóstico eficaz

En los últimos años, la implementación de la técnica molecular conocida como PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa, según sus siglas en inglés) en su variante “real time” o tiempo real mejoró notablemente el diagnóstico del aborto bovino, debido a su mejor sensibilidad y especificidad comparada con otras técnicas.

Según Morrell, autora del artículo científico publicado en la Revista Pesquisa Veterinaria Brasilera de Investigación Agropecuaria, el resultado positivo de la PCR a un determinado agente infeccioso “debe ir acompañado por la presencia de lesiones en el feto”.

De lo contrario, el resultado obtenido sólo será indicativo de que el feto estuvo en contacto durante la gestación con ese agente infeccioso, pero no determina que el agente infeccioso haya provocado el aborto.

Agentes infecciosos que causan abortos

Neospora caninum es un protozoo que produce abortos, mortalidad neonatal y nacimiento de terneros normales, pero crónicamente infectados. Debido a su presencia, se reportó menor producción de leche en vacas y vaquillonas. La principal vía de contagio en los bovinos es transplacentaria.

Por su parte, la campylobacteriosis genital bovina es una enfermedad venérea ocasionada por Campylobacter fetus venerealis que en la hembra produce infertilidad, repeticiones de celo, pérdidas embrionarias y fetales; causas que pueden disminuir los porcentajes de preñez entre un 15 a 25%.

En cuanto al agente Brucella abortus, causal de la brucelosis bovina, se caracteriza por provocar abortos en el último tercio de la gestación. Los terneros nacidos de vacas infectadas sufren infecciones pulmonares y de ganglios linfáticos regionales.

La leptospirosis, al igual que la brucelosis, produce abortos y pérdidas reproductivas a través de diferentes serotipos involucrados (L. pomonaL. hardjoL. icterohemorrhagiaeL. grippotyphosa, entre otros).

Los abortos suelen ser esporádicos o bien manifestarse como tormentas de abortos generalmente sobre el séptimo mes de gestación.

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí