Trigo pan y trigo para fideos: efecto de fecha de siembra y fertilización nitrogenada sobre el rendimiento

Se publican los resultados de una evaluación del efecto de la fecha de siembra y la fertilización nitrogenada sobre el rendimiento en grano, y sus principales componentes, en trigo para pan y para fideos cultivados en secano. Conducidos por el ingeniero agrónomo Ricardo Héctor Maich, los ensayos se llevaron a cabo en el Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

Trigo pan y trigo para fideos

Mucho se ha dicho respecto a los potenciales de rendimiento de los cultivares de trigo para pan y trigo para fideos. En el Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba (NC) se cultivan ambos tipos de trigo desde hace más de una década. El balance hasta ahora resulta desfavorable para el trigo para fideos.

Sin embargo, recientemente se han sumado a la oferta varietal dos nuevos cultivares de trigo para fideos, Obelix y Odiseo, que a decir por el criadero de origen (Syngenta) tendrían un potencial de rendimiento más alto al de los cultivares difundidos en la actualidad.

Al estar por los resultados obtenidos por la UEE INTA Oncativo durante la campaña agrícola 2017-2018 pareciese tener la derecha el obtentor. Sin embargo, en ese informe falta un actor: el trigo para pan.

Hasta donde uno sabe, las empresas molineras intentan seducir al productor para que cultive trigo para fideos pagándole un plus (20%) sobre el precio de pizarra del trigo para pan.

Objetivo, materiales y métodos

El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de la fecha de siembra y la fertilización nitrogenada sobre el rendimiento en grano, y sus principales componentes, en trigo para pan y para fideos cultivados en secano y en la región central semiárida de la provincia de Córdoba.

El ensayo comparativo de rendimiento en trigo para pan (Triticum aestivum L.) y trigo para fideos (Triticum turgidum L. var. Durum) se realizó durante 2019 en el Área Experimental del Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de Córdoba (UNC).

Esta zona se corresponde con la zona semiárida central de la provincia de Córdoba, con una precipitación media anual de 770 mm, bajo un régimen monzónico, es decir las precipitaciones se concentran principalmente durante la estación estival.

Cultivares evaluados

Se evaluaron dos cultivares comerciales de trigo para pan (Algarrobo y ACA 360) y dos cultivares de trigo para fideos (Obelix y Odiseo), los que fueron fertilizados (100 kg N ha-1), o no (0 kg N ha-1), a la siembra. Se sembraron 250 semillas viables m-2. Las siembras acontecieron en dos fechas, el 15 de mayo y el 19 de junio de 2019.

El diseño utilizado fue en bloques completamente aleatorizados con tres repeticiones con arreglo en parcelas divididas, correspondiéndole la principal a las fechas de siembra, las subparcelas a los cultivares de trigo y las sub-subparcelas a los tratamientos con 0 y 100 kg N ha-1.

Se trabajó con micro parcelas de cuatro surcos de 5 m de longitud distanciados por 20 cm. Al momento de la siembra se tomaron muestras de suelo hasta los 2 metros de profundidad con el objetivo de estimar la cantidad en mm de agua útil.

Se registraron las precipitaciones acontecidas durante el ciclo de cultivo. A partir de la cosecha de los dos surcos centrales de cada parcela, se midieron o estimaron las siguientes variables: rendimiento en grano y en biomasa aérea con humedad de cosecha (kg ha-1), índice de cosecha (%), peso de 1000 granos (g) y el número de granos m-2.

Se analizaron los datos con el software para análisis estadísticos de aplicación general Infostat.

Resultados y discusión

El agua útil almacenada en el suelo hasta los 2 m de profundidad al momento de la siembra del 15 de mayo de 2019 fue de 271 mm y de 228 mm en el caso de la siembra del 19 de junio de 2019.

Las precipitaciones acumuladas durante el ciclo del cultivo, desde el 15 de mayo de 2019 hasta el 6 de noviembre de 2019 (cuando se cosechó el material sembrado el 15 de mayo) fueron de 88 mm, mientras que de 164 mm para el material sembrado el 19 de junio de 2019 que fue cosechado 24 de noviembre de 2019.

El contenido de materia orgánica del lote ascendía a 2.48 %, 33.4 ppm de N-NO3 hasta los 60 cm de profundidad y 54.4 ppm de P en los primeros 20 cm de profundidad.

Red de Ensayos Territoriales

Los dos trigos para pan cultivados conjuntamente con los cultivares de trigo para fideos no se ubicaron en la campaña agrícola 2019-2020 en la “pole position” en la red de ensayos territoriales de trigo coordinada por el Instituto Nacional de Semillas (Inase).

Por ello es de esperar que la diferencia del 12% a favor del cultivar Algarrobo respecto al cultivar Obelix (Tabla 1), aunque no significativas, sea el piso y no el techo de la brecha agronómica que separa a ambos tipos de trigo.

Al margen de estas disquisiciones de índole técnica, el tiempo y el esfuerzo que se le dedica a la obtención de nuevos cultivares de trigo pan no tiene parangón con lo que acontece con el trigo para fideos. Aún así, no hay que bajar los brazos y empujar el potencial de rendimiento del candeal hacia arriba.

Trigo pan y trigo para fideos

Interacción

Focalizando nuestra atención en las dos variables en las que se constató una interacción significativa entre materiales y fechas de siembra (índice de cosecha y peso de mil granos), ambos caracteres agronómicos tendieron a presentar valores más altos cuando el material se sembró el 19 de junio respecto a la siembra realizada el 15 de mayo.

El cultivar de trigo para fideos Obelix, que no difirió significativamente respecto a los dos cultivares de trigo para pan en cuanto al rendimiento en grano, resultó el único de los cuatro materiales evaluados que no vio variado ni su índice de cosecha ni su peso de mil granos por efecto de la fecha de siembra.

Resultando el cultivar ACA 360 de trigo para pan, el material más sensible al cambio en la fecha de siembra, para ambas variables en la siembra de junio los valores resultaron significativamente mayores.

Queda hecha la salvedad sobre comportamiento diferencial en cuanto al índice de cosecha y el peso de mil granos de los materiales según la fecha de siembra en la que se implantaron.

Como se puede observar en la tabla 2, el rendimiento en grano logrado con la siembra de mediados de mayo resulto un 50% mayor al alcanzado con la siembra de mediados de junio (más de una tonelada por hectárea).

Trigo pan y trigo para fideosBiomasa y fertilización

La diferencia en cuanto a la producción de biomasa aérea a favor de la siembra de mayo fue del 90 %. Esta circunstancia para nada irrelevante, debe analizarse a la luz del secuestro de carbono por parte del cultivo y su importancia para contar con un suelo saludable.

Los resultados respecto al efecto de la fertilización con nitrógeno a la siembra sobre el comportamiento agronómico en trigo para pan y trigo para fideos, se presentan en la tabla 3. Para ninguna de las cinco variables medidas o estimadas se observó un efecto significativo de la fertilización nitrogenada.

A los fines estrictamente informativos y de comparación, la diferencia en porcentaje en cuanto al rendimiento en grano a favor del tratamiento fertilizado a la siembra con 100 kg N ha-1 no llegó al 5% (4.8%).

Salvo el cultivar Algarrobo de trigo para pan, que espigó el mismo día tanto en el tratamiento sin fertilizar como en el fertilizado, cuando fertilizados los restantes materiales adelantaron entre dos y tres días la espigazón.

Un tema que debería ser estudiado fuera de la zona núcleo para el cultivo del trigo es el de la fertilización nitrogenada.

Las características ambientales que identifican a la región central semiárida de la provincia de Córdoba hacen que la elección varietal y la fecha de siembra primen sobre las restantes prácticas de manejo, entre las que caben destacar la densidad de siembra, nutrición y sanidad vegetal.

Trigo pan y trigo para fideos

Conclusiones

El desarrollo de nuevos cultivares en especies autógamas (soja, trigo, cebada, avena, etcétera) se ve potenciado cuando el mercado demanda de los mismos. El caso de la soja es equiparable al del trigo para pan, de los cinco millones de hectáreas que se cultivan por cada especie solo el 5% se dedica al trigo para fideos.

Es probable que por restricciones económicas los semilleros hayan destinado menos fondos al desarrollo de nuevos cultivares en aquellas especies poco relevantes desde el punto de vista económico.

Ante este probable panorama, se debería pensar en volver al primer capítulo de la mayoría de los textos especializados en mejoramiento genético vegetal, la introducción de germoplasma.

Así se hace en la mayoría de las especies hortícolas y por qué no hacerlo también en el trigo para fideos o candeal.

La brecha de rendimiento entre ambos tipos de trigo solo se puede achicar haciendo “trampa”, es decir, introduciendo germoplasma de probada aptitud agronómica desarrollado en aquellos países que lideran la producción del candeal a nivel mundial.

Ingeniero agrónomo Ricardo Héctor Maich

Nota relacionada: Comportamiento agronómico de cinco cereales de invierno en la región central semiárida de Córdoba

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí