Trigo HB4 resistente a sequía, entre elogios y cuestionamientos

La aprobación de la tecnología HB4 para el cultivo de trigo transgénico con tolerancia a sequía, se la considera un logro a nivel mundial. Sin embargo, se oyeron voces que advierten sobre los riesgos económicos que acarrearía en relación a comercio exterior del cereal. Desde Bioceres dieron su opinión a este medio.

trigo hb4

Hace apenas cuatro días, Bioceres anunció la aprobación regulatoria por parte del Ministerio de Agricultura de Argentina de su tecnología HB4 –única en el mundo- para el cultivo de trigo transgénico con tolerancia a sequía.

Su comercialización en Argentina se encuentra condicionada a la aprobación para importación por parte de Brasil, país que compra en el país aproximadamente el 85 por ciento del trigo que consume.

https://twitter.com/PiluGiraudo/status/1313946928154017799

Como se sabe, la tecnología HB4 es el resultado de una colaboración público-privada de más de 15 años entre la empresa con sede en Rosario y el grupo de investigación de la Dra. Raquel Chan (Conicet-Universidad Nacional del Litoral), responsable del descubrimiento.

Cuestionamientos de la cadena

Hasta aquí, la buena noticia, que pone de manifiesto las enormes posibilidades de desarrollo tecnológico que se le ofrecen al país cuando trabajan en conjunto investigadores, empresas y Estado.

Sin embargo, un día después del anuncio, se conocieron algunos cuestionamientos que no tienen que ver con el logro en sí mismo, sino con los posibles riesgos en el segmento de comercio exterior de la Argentina.

Un grupo de expertos ligados al trigo del sector público y privado expresaron a los ministros de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, y de Agricultura, Luis Basterra, sus “preocupaciones” por la posible inscripción de las variedades del cereal tolerante a sequía de Bioceres, luego de una aprobación condicionada del Gobierno.

Los especialistas, temen problemas para la comercialización ya que advierten que puede surgir mezcla entre el cereal común y el transgénico, es decir que varios mercados podrían resistirlo de acuerdo a su política comercial.

Estos científicos integran el Comité de Cereales de Invierno, perteneciente al Instituto Nacional de Semillas (Inase) que asesora sobre la inscripción de cultivares, principalmente de trigo, a la Comisión del Inase encargada de ello. Ese comité posee miembros de organismos públicos y de la actividad privada.

“Un avance que preocupa”, dijeron

La Argentina sería el primer país productor de trigo en el mundo en aceptar la producción y el consumo de trigo transgénico (OGM), y es de suponer que esto, más que ser una ventaja, generará un problema relevante en la comercialización de nuestro trigo tanto dentro como hacia afuera del país.

“No se ha implementado ningún sistema comercial que permita segregar (separar) y controlar la trazabilidad de los granos provenientes de variedades OGM y no OGM”, denuncian los expertos.

Advertencia de las bolsas de cereales y acopiadores

Un documento firmado por seis bolsas de cereales –entre las que no se encuentra la Bolsa de Comercio de Rosario-, y compartido por la Federación de Acopiadores, también plantea su preocupación por la decisión del Gobierno Nacional.

https://twitter.com/acopiadores/status/1314731912909541378

“No tenemos dudas que el trigo HB4 no tiene riesgos ambientales ni de salud pública, y que el Senasa y la Conabia han realizado sendos estudios técnicos que así lo confirman.

Llama la atención que el Gobierno decida de forma unilateral, sin consultar a los representantes de la cadena del trigo, la aprobación comercial. Más aun, muchos de nosotros remitimos notas con aportes y opiniones al Ministro de Agricultura y no se recibió respuesta alguna.

“Es nuestro deber económico y social, defender a la cadena del trigo frente a riesgos comerciales que puedan ocasionarse·, dice el comunicado, en referencia a la posible pérdida de mercados externos, más allá de Brasil.

Por su parte el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, se refirió al tema: “Este producto podría generar contaminación de los trigos argentinos que sí tienen mercado internacional. Se debió hacer un proceso de búsqueda de mercado y ver si había una aprobación y recién ahí se podría implementar”.

“Es un contrasentido, una contraposición de la cadena porque a nivel internacional no hay ninguna demanda de este trigo. Lo más problemático es que al estar aprobado en el país se pueden realizar siembras o desarrollos a campos con el riesgo de contaminar a los trigos que ya están avalados internacionalmente. Pienso que esta medida es muy apresurada”, precisó el presidente de FAA.

Opiniones a favor

Las voces de apoyo también se oyeron, tal el caso de Alejandro Petek, presidente de Aapresid, quien destacó el hallazgo científico y dijo que el producto “no representa un problema de bioseguridad, se han hecho muchos estudios científicos junto con el Senasa que estudia los alimentos y no hay una base para decir yo no como eso. (El gen HB4) es un avance científico que está proveyendo bioseguridad en su conjunto. Esto es una buena ventaja para tener más éxito frente a la sequía”.

En tanto, Alfredo Paseyro, director ejecutivo de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), dijo que desde la entidad acompañan y celebran esta aprobación. “Como esto tiene una aprobación y una liberación, es muy conveniente hacer una trazabilidad de mercado, buscar canales de segregación para los productos porque hay que cuidar lo que ya tenemos como cadena triguera. Nosotros que somos proveedores de semillas, somos parte de la cadena y creemos que ahora hay que trabajar en el desarrollo”, indicó.

trigo HB4
Federico Trucco, CEO de Bioceres.

Asimismo, tras la aprobación, Federico Trucco, CEO de Bioceres, señaló: “Es algo que veníamos buscando desde hace bastante tiempo. Vamos a ser muy cuidadosos porque queremos que sea una buena noticia que permita más oportunidades”, agregó el ejecutivo.

 Las voces de Aapresid 

Por su parte Marcelo Carrique, Gustavo Grobocopatel y Víctor Trucco, presidente y expresidentes de Bioceres, respectivamente, dijeron en un documento público que “en un mundo que coloca en la agenda el problema del hambre, seguridad alimentaria y el cambio climático, HB4 es sinónimo de esperanza, y es nuestro”.

“La novedad también –agregaron- es que por primera vez hay un desarrollo para un gran cultivo que no está en los países centrales y en empresas transnacionales de gran porte y sustanciales inversiones en la materia. Esto configura una situación nueva, el HB4 puso a la Argentina en el centro del debate global”.

“Existen riesgos por aprobarlo, es evidente, cualquier transformación o cambio del status quo lo tiene, más aún en esta situación donde somos líderes sin tener el poder de los países centrales. También existen riesgos por no aprobarlo y la mayoría de las veces estos no se dimensionan”, aseguraron.

Desde Bioceres piden no confrontar y trabajar en conjunto

Sobre los planteos comentados, Guillermo Vidal, gerente de ventas y marketing de Bioceres Semillas, opinó ante El ABC Rural que “todas las posturas son válidas”, reconociendo que existen múltiples intereses relacionados al tema, pero que “lo primero que debemos destacar nosotros es el avance de la ciencia en la Argentina”.

tRIGO hb4
Guillermo Vidal, gerente de ventas y marketing de Bioceres Semillas. (Archivo)

“El descubrimiento, el trabajo, la colaboración entre el Estado y los privados para llevar adelante una tecnología que puede aportar no solo rendimiento sino una producción amigable con el medio ambiente, es algo destacable. Eso es lo que debemos poner como prioridad”, dijo Vidal.

Trabajar con profesionalismo

-¿Qué opina sobre los cuestionamientos hechos por el resto de la cadena?

-Como empresa, en Bioceres tenemos muy clara una posición y es que no vamos a atentar contra el mercado externo. Por eso asumimos el compromiso de que las variedades de trigo aprobadas, no se van a comercializar en el mercado argentino hasta tanto el principal mercado de exportación (Brasil) no lo apruebe.

Considero que son muy válidas todas las posturas, pero creo que la energía, la capacidad, la creatividad, el profesionalismo de cada uno de esos actores tiene que estar enfocado en ver de qué manera vamos a seguir trabajando para que a la Argentina le vaya mejor.

Toda la cadena debe estar tranquila porque la compañía tiene serios procedimientos, un compromiso muy importante como para que la tecnología ya aprobada salga al mercado cuando el mercado lo acepte.

Estrategia comercial

-Una vez liberado comercialmente, previa aceptación de Brasil ¿cómo se manejará internamente la estrategia comercial?

Esa es justamente una parte del trabajo de la cadena. Por eso digo que tenemos que ganar tiempo –no perderlo- para ver cuáles serán las herramientas, las acciones en los próximos procesos de una etapa que deberemos transitar si queremos evolucionar.

Hubo antes modificaciones para diferentes cultivos y todos nos hemos adaptado, tal el caso de la soja resistente a glifosato, o las últimas variedades que se han lanzado al mercado. Todos han trabajado para que el sistema funcionara adecuadamente. Tanto el dueño de la tecnología, como las instituciones de productores y el resto de la cadena.

Por eso estoy totalmente convencido que debemos seguir trabajando -no confrontando- apuntando a un esfuerzo de trabajo en conjunto. Eso es clave.

Cada uno sentado a la mesa, presentando su postura, buscando las mejores soluciones de modo que, al momento de la aprobación de parte de nuestros principales socios comerciales, ya tengamos el problema prácticamente resuelto.

-¿Qué pasará con la producción de las 6000 hectáreas sembradas este año?

-De la misma manera que ha sucedido en el pasado, esa producción, implantada en campos argentinos, se cosechará con todos los procesos de bioseguridad establecidos para este tipo de tecnología.

Luego esos granos se llevarán a los molinos o a nuestros depósitos aprobados por los organismos gubernamentales para poder almacenarlo y determinar las próximas semillas a utilizar para su incremento; el resto se va a destruir como ha sucedido en el pasado.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí