Uso racional de agroquímicos, el desafío de la agronomía moderna

La utilización de agroquímicos está en el ojo de la tormenta. Desde hace un tiempo a esta parte, muchas entidades y organizaciones reclaman por su reducción. Desde los ingenieros agrónomos creen que es parte de la política agronómica moderna y difunden herramientas para cristalizar la sustentabilidad, incentivando mayor producción a menor costo ambiental.

uso de agroquímicos

El Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la Provincia de Buenos Aires (Ciafba), forma parte de la Comisión de Agroecología del Observatorio del Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires. Pero además, desde hace varios años trabaja en sistemas sustentables de producción. “Son sistemas más amigables con el ambiente que tienen como objetivo bajar paulatinamente el uso de agroquímicos”, explicó a El ABC Rural, el ingeniero agrónomo Edgardo Herrera, presidente del Ciafba.

El objetivo es producir de manera racional y con el eje de la sustentabilidad como bandera. “Tenemos en claro que debemos proteger el ambiente, pero por sobre todo cuidar el recurso suelo”, manifiesta el entrevistado.

Desde la entidad, hacen hincapié en dos elementos indispensables. “Queremos bajar el uso de agroquímicos pero a la vez realizar aplicaciones correctas y efectivas”, detalló Herrera. En ese sentido, la entidad elabora ensayos, junto con el INTA y el Ministerio de Desarrollo Agrario con el objetivo de cumplimentar esta meta.

Aportando herramientas concretas

Bajar la contaminación es un tema sustancial y recurrente entre los ingenieros agrónomos. En función de esto, desde el Ciafba se crearon cinco comisiones de agroecología que buscan generar herramientas concretas para los productores.

“Recomendamos la utilización de cultivos de cobertura, especies de invierno, alternativas ecológicas y rotaciones eficientes, entre otras acciones, con la finalidad de bajar el impacto de los agroquímicos en el campo“, contó Herrera.

Se trata de generar una atmósfera de sustentabilidad en el sector agropecuario, más acorde a lo que la sociedad le exige al agro. “Hay algunos productores muy comprometidos con estas acciones, pero también vemos situaciones donde el compromiso no es tal“, aclaró el ingeniero agrónomo.

Edgardo Herrera, presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la Provincia de Buenos Aires (Ciafba).

Por ese motivo, desde el Colegio, se difunden todas las herramientas disponibles, dispuestas a contemplar importantes incrementos en la producción, con una considerable baja en el uso de fotosanitarios. Sobre todo en grandes extensiones agrícolas, donde es más difícil llevar a cabo este régimen.

“Un sistema de transición”

Para el especialista, el agro debe evidenciar un “sistema de transición“, que despierte conciencia y racionalidad en los productores. “Hay un tipo de agricultura industrial que ya está acabada. Debemos impulsar un agro mucho más revolucionario y amigable con el ambiente”, argumentó.

Consultado sobre el entendimiento del productor respecto al nuevo sistema, el dirigente destacó que lo va a tener que entender “no solo desde los mercados que demandan Buenas Prácticas Agrícolas”. También, “desde la Justicia que cada vez exige más compromiso ambiental”, mencionó.

Las asociaciones de productores como Aapresid, CREA, entre otras, vienen trabajando en esta línea de acción. “El campo se está dando cuenta que tiene que empezar a producir de una manera distinta. Nosotros estamos para ayudar a hacerlo”, justificó el titular del Ciafba.

“No somos fanáticos, somos profesionales”

Herrera comenta que hay que buscarle la vuelta a la situación. Por ello, es sustancial el aporte de los profesionales, quienes son los verdaderos capacitados para ejercer la conciencia en el agro.

“No somos fanáticos. Somos profesionales que aportamos nuestros conocimientos para bajar el uso de agroquímicos e impulsar una nueva forma de hacer agricultura”, vaticinó.

En ese sentido, dijo no estar de acuerdo en “muchos productores” que para menguar la aplicación de herbicidas deciden “volver al arado de rejas”.Es una locura”, criticó. En tanto sostuvo que “hay que producir lo menos contaminante posible” a un valor que sea “económicamente rentable”.

Por último, indicó que se debe apostar a un sistema integral de producción que sea dinámico. “No hay que fanatizarse en una sola herramienta ni en las muletillas”, aclaró. “La agronomía debe abrir la cabeza de los productores y aconsejarlo a utilizar las herramientas disponibles según su necesidad, pero en un marco de sustentabilidad”, concluyó.

El ABC Rural