Recomendaciones para evitar el estrés en los equinos

Estrés equino. La consideración del estrés dentro de la vida del animal, es moderna y ha ganado muchos adeptos con el paso del tiempo, al reflexionar sobre las diferentes reacciones que puede presentar un animal.

estrés equino

El estrés equino es un estado particular de un animal, que busca acondicionarse a diferentes situaciones que demandan una reacción, porque se presenta un acontecimiento que puede ser considerado como un desafío o una amenaza.

Consiste en la resistencia fisiológica que se establece en el organismo de un animal, realizada con la finalidad de enfrentar una circunstancia especial o diferente y ocasionada por diversos factores.

Como consecuencia de esa reacción de su cuerpo, pueden producirse cambios en:

a) su fisiología normal (aparato digestivo, cardiovascular, reproductivo, inmunológico, etc.) y,

b) en su estado psíquico o en su comportamiento, dando como resultado diferentes variaciones en la conducta habitual, como por ejemplo: comer materia fecal u otros elementos, agresividad, nerviosismo o trastornos en el box, entre otros factores.

Factores considerados como estresantes

Pueden ser múltiples en la vida diaria del equino los factores que se consideran como estresantes. Los mismos son causantes de tensión, algunos de ellos relacionados con el clima, como frío, calor o cambios repentinos en la temperatura ambiente.

Otros pueden tener que ver con situaciones diversas, como: sed, dolor, traumatismos, intervenciones quirúrgicas, preñez, parto, transporte, concentraciones de caballos o errores en el manejo.

También pueden deberse a malos tratos del personal, cambios alimenticios, tensión relacionada con el racionamiento, hacinamiento, encierro, aburrimiento, cambios de personal, destete o esfuerzo físico.

Mecanismo de acción

Al presentarse alguna de estas causas, se inicia una estimulación del Sistema Nervioso Central del animal y allí se desencadenan “cambios” con la correspondiente descarga hormonal -por cierto involuntaria- por parte del caballo, con la imperiosa finalidad de  adecuarse y prepararlo ante esta “nueva situación”.

estrés equino
Los factores estresantes que soportan los equinos, son causantes de tensión, algunos de ellos relacionados con el clima, como frío, calor o cambios repentinos en la temperatura ambiente.

Los equinos producirán un conjunto de reacciones de su organismo para habituarse a esos cambios y de acuerdo a la eficacia que posea la misma, pueden clasificarse de la siguiente manera:

1) una respuesta considerada como positiva y eficaz, porque le permite ajustarse naturalmente y perfectamente al encontrarse frente a esos factores estresantes,

2) una réplica negativa frente a los estímulos actuantes que no le posibilitan acomodarse a ese momento, produciendo perturbaciones y transformaciones diversas.

Algunas pueden ser muy contraproducentes en la vida de ese animal en especial, tales como: a) modificaciones en su estado general, b) aparición de cambios en el comportamiento normal, c) alteraciones en el rendimiento deportivo, d) reducción en la eficiencia productiva, e) variabilidad en la reproducción, f) trastornos digestivos.

Se conoce que el estrés puede ser origen de una disminución en la capacidad del sistema inmunológico para desarrollar su función y eso lleva a tener una menor posibilidad de respuesta ante las infecciones.

Cuidados preventivos

Afectará al sistema inmune y esa susceptibilidad es un peso importante en el momento de prevenir las enfermedades o para producir una buena réplica luego de la aplicación de una vacuna.

estrés equino
Los ojos de los caballos reflejan su estrés.

Para los equinos que se encuentran sueltos en el campo, como aquellos que habitan un box, se recomienda la ejecución de programas de aplicación individual y grupal con diversos cuidados preventivos, cuyo principal objetivo es obtener un conveniente bienestar animal.

Se aconseja tratarlos con calma y serenidad en todo momento, evitando todas aquellas posibles situaciones que le produzcan estrés como miedo, angustia o nerviosismo.

Consecuencias

Frente a esos componentes estresantes, son variados los efectos y  dependerán de la adaptación individual que pueda desarrollarse en cada animal, o sea que cada equino puede reaccionar o adaptarse de manera diferente ante las mismas situaciones.

Dada la importancia que posee el estrés, es imperioso prever y crear todas aquellas condiciones generales consideradas como ideales en el ambiente donde se mueve el equino y ser muy cuidadosos en evaluar y corregir los posibles errores en el manejo o malos tratos del personal, buscando preparar y planificar con anterioridad todos los ajustes necesarios para que el caballo pueda vivir de la mejor manera y con tranquilidad.

Conclusiones

La consideración del estrés dentro de la vida del animal es moderna y ha ganado muchos adeptos con el paso del tiempo, al reflexionar sobre las diferentes reacciones que puede presentar un animal.

Tenemos que realizar todos los “ajustes necesarios “, y darles todas las condiciones para que puedan “estar bien”, tanto a los caballos que están sueltos en el campo como los estabulados, porque aunque algunos no lo demuestren, también sufren las consecuencias.

Dr. Jorge M. Genoud

Médico Veterinario

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí