Prácticas que mejoran la eficiencia ganadera con verdeos de verano

Formando parte del ciclo de charlas de capacitación organizado por la Sociedad Rural de 9 de Julio, el técnico del INTA Pergamino, Jonatan Camarasa, expuso de manera virtual sobre el uso de sorgo, maíz silero y moha.

VERDEOS DE VERANO

“Tenemos una ganadería donde predomina el ciclo completo en un sistema mixto y donde predomina la vía pastoril, para ello es vital hacer un uso eficiente del pasto, nuestro principal recurso”, subrayo el ingeniero zootecnista Jonatan Camarasa.

El especialista del INTA Pergamino,  disertó el miércoles 14 vía online en el ciclo de charlas organizadas por la Sociedad Rural de  9 de Julio, junto al INTA local, el Circulo de Ingenieros Agrónomos de 9 de Julio y la Regional Aapresid 9 de Julio- Carlos Casares.

El encuentro de capacitación, el último del ciclo 2020, se centró en el manejo y uso de verdeos de verano y en ese marco el disertante profundizó sobre el manejo y se refirió a tres cultivos: sorgo, maíz silero y moha.

Uso eficiente de pasturas y verdeos

En la apertura, Camarasa realizó un análisis sobre la ganadería actual, donde dijo que “viene en un proceso de cambio singular en las últimas décadas, donde está teniendo una reubicación, tiene una intensificación de las actividades y una anualización de la producción de forrajes, y la mayor parte de producción de carne sigue siendo a pasto”, sostuvo.

VERDEOS DE VERANO
Ingeniero zootecnista, Jonatan Camarasa, durante su disertación vía on line.

“De tal modo, hacer ganadería en un suelo ganadero que normalmente es limitado o en uno agrícola, en ambos, se debe dar un uso eficiente de pasturas y verdeos, tener un mayor uso de silaje en la recría y articular muy bien del corral en recría y/o terminación. Para ello la estrategia es contar con una pastura de media a alta calidad, tener una alta carga animal, suplementación/autoconsumo y corrales”.

Cultivo de sorgo

 Específicamente sobre los cultivos, el técnico del INTA sostuvo que en sorgo debe elegirse el mejor hibrido de la zona, solicitando al semillero información objetiva para maximizar la producción de forrajes, realizar una siembra con la densidad adecuada y poder pensar en fechas escalonadas de su siembra (primera semana de noviembre, 15/11 y fin de noviembre) para poder dar la vuelta con las parcelas diarias, que por cierto tiene una alta carga animal, recordó. “O puede elegirse un sorgo lento y uno rápido en desarrollo, según la estrategia que elija el productor”, señaló.

Maíz silero y moha

En cuanto a maíz silero, Camarasa dijo que no varía mucho la productividad y calidad según sea temprano o tardío (octubre/diciembre); sin embargo, no recomendó hacerlo en noviembre o enero, en especial por las lluvias. “Mucho más si tenemos un pronóstico Niña”, dijo.

El especialista recomendó elegir híbridos sileros, consultar en INTA, universidades o la asociación de productores para contar con información, fertilizar al menos con 100 kgs en V 4/6 para no perder calidad y productividad, y aumentar la densidad.

Finalmente, sobre cultivo de moha, puntualizó que este cultivo es un plan “B”, ya que es estable, noble y rústico ante un pronóstico seco como el que se preanuncia, y la moha reúne esas condiciones.

“Además se puede sembrar hasta en enero y en varios ambientes y que en marzo nos producirá 6/7 mil kilos, que con el sorgo no lo podríamos lograr”, remarcó el disertante.

(Prensa Sociedad Rural 9 de Julio)

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí