Producción de biodiésel a partir de aceites de pollo

Las plantas faenadoras avícolas podrían reutilizar los aceites provenientes del tratamiento de desechos.

Los establecimientos avícolas en sus diferentes producciones y escalas, generan gran cantidad de desechos que pueden ser reutilizados y aprovechados para generar biofertilizantes y bioenergía para sus procesos productivos.

Hoy quizás el desecho más comúnmente reutilizado en las granjas avícolas es el estiércol, tanto de gallinas ponedoras de huevos o pollos para producción de carne.

Pero teniendo en cuenta el gran desarrollo de empresas faenadoras avícolas radicadas en el noroeste bonaerense, la ingeniera ambiental y asesora privada María Virginia Binet, realizó con el apoyo del INTA Pergamino, un interesante estudio denominado “Producción de biodiésel a partir de aceite de pollo recuperado en la planta industrial”, trabajo que expuso durante la reciente “Jornada de Energías Renovables” realizada en Pergamino.

“Se trata de la reutilización del aceite de pollo -producto líquido a temperatura ambiente que proviene de la faena- como materia prima para la elaboración de biodiésel, combustible que podría emplearse para el funcionamiento del equipamiento industrial de esas plantas faenadoras”, explicó Binet a Nuevo ABC Rural.

“Hoy los frigoríficos de pollos no tienen otro destino para los efluentes de la faena que no sea acopiarlos en tanques de almacenamiento, desaprovechando espacios en el predio fabril”, lamentó.

Solo falta analizar el impacto y retorno económico

La ingeniera ambiental dijo que el estudio demandó varios meses, demostrando que se puede obtener un biodiésel de muy buena calidad.

“Se trata de una gran solución, no solo para el destino del aceite de pollo que hoy se deshecha, sino también para producir energía renovable a través de un biocombustible resultante que se puede utilizar para el funcionamiento o el transporte automotor de la planta fabril”, destacó.

De todas maneras, Binet manifestó que si bien el aceite de pollo es un producto que como materia prima no tiene ningún costo para los frigoríficos, “todavía no se analizó el impacto y retorno económico que genera su transformación a biodiésel y reutilización energética, por lo que sería un factor muy importante a tener en cuenta y estudiar”.

Características del biodiésel: ventajas y desventajas  

Por otro lado, Binet recordó que el biodiésel es un combustible que proviene de un recurso renovable, e informó que “en estado puro tiene una degradabilidad del 84% frente a un 18% del diésel, siendo menos contaminante que el gasoil mineral, ya que reduce partículas en un 50% y emisiones de CO2,” encontrándose libre de sulfuro, benceno y aromatizantes potencialmente cancerígenos.

“Es un combustible seguro para su acondicionamiento y manejo y puede utilizar las mismas instalaciones que las empleadas en el gasoil fósil”, dijo.

Asimismo, destacó que “la producción del biodiésel tiene importantes incentivos y privilegios fiscales a nivel nacional e internacional”.

En cuanto a su utilización en motores, detalló que “tiene la ventaja respecto al diésel de reducir las emisiones de monóxido de carbono, material particulado, hidrocarburos, dióxido de carbono y óxidos de azufre; es biodegradable, no es tóxico y tiene mayor lubricidad alargando la vida útil del motor, reduciendo su ruido y poder disolvente, manteniéndolo más limpio”.

Como contrapartida, la entrevistada dijo que “las desventajas respecto al diésel es que disminuye la potencia del motor, debido a su menor poder calorífico; aumenta el consumo de combustible; aumenta las emisiones de óxidos de nitrógeno, debido a las mayores presiones y temperaturas que se alcanza en la combustión y utilizado al 100% se deterioran pinturas, gomas y plásticos”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí