Patógenos en soja, la importancia de anticipar la aplicación

Según especialistas de INTA, la campaña de soja 2019/2020 es una temporada para cuidar la sanidad de los cultivos de oleaginosas debido a que el momento predisponente de enfermedades se está generando con precipitaciones.

soja
La eficacia de control de mancha marrón en la mayoría de los tratamientos es superior al 50% en mezclas con carboxamidas y triazolintionas.

Actualmente el cultivo de soja está siendo afectado por diversas enfermedades, como la Mancha púrpura, Mancha marrón, Mancha anillada, Mancha Ojo de Rana y Roya asiática, que en algunos casos pueden llegar a generar pérdidas totales del cultivo, o impactando de forma negativa en su rendimiento.

Las enfermedades en soja se inician en el último período del cultivo, a partir de tres factores, según informan investigadores del INTA.

Esos factores son los patógenos presentes en el cultivo, tanto como aquellos latentes en el rastrojo, a los que se suman las condiciones ambientales como lluvias frecuentes, horas de mojado foliar y temperaturas medias.

Clima predisponente

En ese sentido, Lucrecia Couretot, fitopatóloga de INTA Pergamino, mencionó que actualmente existe evidencia de aparición de enfermedades en soja, debido a que las condiciones ambientales reinantes durante la presente campaña son apropiadas para que esto ocurra.

“La enfermedad prevalente con moderada a alta intensidad fue en los últimos ensayos Mancha marrón en los dos sitios estudiados”, expresó la referente de acuerdo a un trabajo realizado en la zona núcleo, más precisamente en el norte bonaerense.

“Cuando hay características ambientales predisponentes, la Mancha marrón afecta hasta un 15% del rinde”, explica.

En el caso de la Mancha Ojo de Rana, que se genera en áreas sojeras cálidas y requiere de temperaturas altas y humedad, las pérdidas pueden alcanzar hasta un 30%.

Anticipando aplicaciones

Con la aparición de estas enfermedades, es importante la aplicación de fungicidas, pero principalmente el uso de nuevas mezclas que sean mucho más eficientes en el control.

“La pérdida de rendimiento es menor a medida que se anticipa la aplicación”, advirtió Couretot.

En ese marco, reconoció que en el último ensayo realizado, pudo observar que se perdió un 40% por aplicar fungicidas más temprano y un 60% -del rendimiento que se pudo obtener por la aplicación en momento oportuno- por hacerlo de manera más tardía.

El momento óptimo de aplicación de fungicidas en soja es en el estado R3, cuando se observa la mayor diferencia en rendimiento para las tres grandes enfermedades que actualmente afectan al cultivo”, manifestó.

Por su parte, en zonas de estrés hídrico es primordial protegerse ante las adversidades climáticas con fungicidas, ya que las enfermedades están latentes siempre.

“Al presentarse condiciones climáticas predisponentes, se expresa el complejo de final de ciclo que afecta tanto hojas como peciolos, tallos, vainas y calidad de semillas, reduciendo el rendimiento potencial del cultivo”, advirtió la referente.

NOTAS RELACIONADAS:

Mercosoja 2019: Por enfermedades, la soja pierde entre 10 y 15 % de rendimiento

Comenzó el periodo crítico de la soja, en óptimas condiciones

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí