Para la AFAT, la industria de tractores y maquinaria está ante una gran oportunidad

    La Asociación de Fábricas Argentinas de Tractores y otros equipamientos agrícolas (AFAT), evaluó el presente y futuro del sector. En la Exposición Rural de Palermo dio a conocer un documento.

    Desde 1973 AFAT impulsa el desarrollo sostenible de la fabricación nacional de tractores, maquinaria y motores. En la actualidad agrupa a seis de las principales empresas del sector: AGCO, Agrale, Claas, CNH Industrial, Industrias John Deere y Jacto.
    En el contexto de la reciente Exposición Rural, la Asociación de Fábricas y Distribuidores Argentinos de Tractores y otros equipamientos Agrícolas, Viales, Mineros, Industriales y Motores (AFAT), presentó un documento analizando la realidad actual y el futuro del sector.

    Entre las principales conclusiones de ese trabajo, la entidad asegura que Argentina se encuentra ante una oportunidad enorme, destacando que el potencial de desarrollo del país como productor de alimentos para el mundo es real y perfectamente realizable. Con acceso al mismo nivel de tecnología que los países líderes, con empresas que poseen el know how y con productores que muestran una enorme capacidad de innovación.

    Competitividad y productividad

    Destaca también la AFAT los esfuerzos que realizan sus miembros trabajando dentro de ese contexto para multiplicar el desarrollo económico y social del país. “Compañías que miran al largo plazo –indica- invierten sostenidamente y trabajan por la competitividad y la productividad del sector; realizan grandes esfuerzos para mantener los más altos estándares de calidad, basados en la innovación y la gestión del conocimiento”.

    Un capítulo en particular lo destina a la Mesa de Maquinaria Agrícola, que considera “un escenario adecuado” para el diálogo y para ocuparse, como sector, de los diferentes aspectos que lo afectan y al país como líder en agroindustria a nivel mundial. “AFAT considera que es un foro que debe mantenerse en el tiempo como espacio de diálogo y comunicación entre los sectores público y privado”.

    Mirando al futuro

    El documento de la AFAT destaca diversos temas que considera deberían continuar formando parte de la agenda de los próximos años para potenciar a la industria, al campo y, por ende, al país. A manera de síntesis, se reseñan los aspectos principales de esas cuestiones:

    Impuestos: resulta fundamental desarrollar un sistema impositivo que no grave a la producción llevándola al extremo de desalentarla; disminuir la presión tributaria y eliminar aquellos impuestos o herramientas distorsivas como son, entre otros, los ingresos brutos; los saldos de IVA al 10,5%; los impuestos al cheque o a los sellos; las tasas estadísticas en los insumos importados; las retenciones a las exportaciones.

    Reintegros a las exportaciones: son factores claves en la competitividad, siendo que permiten evitar la exportación de impuestos y adecuar los precios a la competencia internacional.

    Financiamiento: es necesario tener un sistema de financiamiento adecuado a las necesidades de productores y prestadores de servicio, que permitan su crecimiento y desarrollo.

    Calidad: Argentina necesita estandarizar niveles y procesos que aseguren la calidad de su producción, tanto para la industria local, como para exportar nuestros productos. Los organismos técnicos tales como INTI, INTA, CONICET y las universidades deben ser apoyados para que logren asumir un rol protagónico en la búsqueda de la calidad e innovación necesarios para competir en un mundo más complejo y demandante.

    Conectividad e infraestructura: el país necesita contar con acceso continuo a la red digital en toda su superficie para optimizar el uso de las nuevas tecnologías en máquinas agrícolas.

    El crecimiento de las redes de infraestructura es central. La creación y mantenimiento de nuevas vías terrestres, ferroviarias, fluviales y la mejora de los caminos rurales también son materias que necesitan ser priorizadas y continuadas para lograr sustentabilidad.

    Agricultura de precisión: en esta búsqueda de crecimiento, la evolución de la agricultura depende cada día más del manejo eficiente de datos y del procesamiento de información también es central en esta búsqueda de crecimiento. La promulgación de la Ley del Conocimiento ha sido un gran paso en este sentido.

    Empleo y formación: la producción de maquinaria agrícola y su operación precisan de la constante capacitación y actualización de quienes se desempeñan en el sector.

    Economías Regionales: se debe sostener su desarrollo y colaborar entre todos los sectores a reducir la brecha tecnológica que permitirá mayor productividad y competitividad.

    El documento finaliza diciendo que “AFAT representa a un sector que mira hacia delante, acompañando con esfuerzo y compromiso el desarrollo de nuestro país. Con políticas públicas que acompañen dicho esfuerzo, harán que esta gran oportunidad se convierta en realidad”.

    ENVIÁ TU COMENTARIO

    Ingresá tu comentario
    Por favor ingresá tu nombre aquí