Olivicultura: en Península Valdés, la producción más austral del mundo

Se trata de la Finca Los Olivares, a 20 kilómetros de Puerto Madryn, que hoy cuenta con 7.500 plantas en 8 hectáreas, siendo el primer desarrollo de la olivicultura en Chubut.

olivicultura
En 2009, viajaron hacia Chubut los olivos que Jorge Ranea y Lucía Cassotta, encargaron desde Mendoza para plantar en un lote ubicado en el Parque Ecológico El Doradillo, a 20 kilómetros de la ciudad de Puerto Madryn, sobre la Península Valdés.

En Argentina, la olivicultura se realiza en las provincias de La Rioja (25.000 hectáreas), Mendoza (22.500 hectáreas), Catamarca (13.900 hectáreas), San Juan (12.210 hectáreas), Córdoba (4.000 hectáreas), Buenos Aires (2.000 hectáreas) y en unas 975 hectáreas repartidas por el resto del país, en provincias como Salta, Río Negro o Neuquén.

La actividad tuvo poca relevancia hasta entrada la década del noventa, cuando un paquete de leyes de promoción agrícola, particularmente las de Diferimientos Impositivos, impulsó el desarrollo de nuevas plantaciones en la región de NOA y Cuyo.

Esta política, sumada a las campañas de difusión relacionadas con las propiedades benéficas del aceite de oliva, brindó el marco necesario para el crecimiento de la olivicultura argentina, que hasta ese momento solo contaba con un total de 30.000 hectáreas plantadas.

Finca Los Olivares: 7.500 plantas en 8 hectáreas

En 2009, viajaron hacia Chubut los olivos que Jorge Ranea y su pareja, Lucía Cassotta, encargaron desde Mendoza para plantar en un lote ubicado en el Parque Ecológico El Doradillo, situado a 20 kilómetros de la ciudad de Puerto Madryn, sobre la Península Valdés.

Por curiosidad, por hobby, definitivamente por placer, el matrimonio Ranea se embarcó en una actividad que, una década después, lo convirtió en pionero de la olivicultura provincial, siendo los primeros en desarrollar el cultivo a gran escala en Chubut, en la Finca Los Olivares.

Actualmente cuentan con 8 hectáreas y unas 7.500 plantas, de las cuales un 40% tiene una antigüedad de 10 años, mientras que el resto son plantas más jóvenes de 5, 3 y 2 años.

“No estábamos pensando en una inversión a gran escala, solo teníamos ganas de producir. Hoy nos enorgullece saber que somos los primeros de la provincia y los más australes”, dijo el matrimonio.

olivicultura
Un 40% de las plantas de Finca Los Olivares hoy tiene una antigüedad de 10 años, mientras que el resto son plantas más jóvenes de 5, 3 y 2 años.

Alternativa para diversificar la agricultura chubutense

Fue así como Chubut comenzó a ver la producción de olivos como una alternativa eficaz para diversificar su matriz agrícola.

Como se trata de una provincia que se caracteriza por un fuerte perfil extractivo (pesca e hidrocarburos) y una actividad agropecuaria centrada en la ganadería ovina, la olivicultura, al igual que la vid, aparecen como alternativas prometedoras por la gran adaptación de estos cultivos al clima de la zona.

“Nuestra experiencia funcionó como un impulso. Al principio no creían y ahora, con tantos años en producción y los resultados a la vista, se sabe que Chubut puede producir olivos, y por lo tanto aceites, de muy buena calidad”, destacó Ranea.

olivicultura
Actualmente el emprendimiento está procesando 4.500 litros de aceite de gran calidad, y sumando, a través de una plantación que está en un 45% de su potencial.

Retorno de inversión a largo plazo

En cuanto a su potencial productivo, un olivo comienza a expresar su nivel óptimo al sexto o séptimo año de vida, y recién cumplida la década alcanza el 80 ó 90% de la misma, mientras que el promedio de una planta totalmente productiva es de 10.000 kilos por hectárea.

Por lo tanto, el retorno de la inversión en la olivicultura es a largo plazo, por lo que es muy común que haya heterogeneidad en las variedades y edades de las plantaciones.

“Los primeros seis años nos dedicamos a cuidar la plantación y esperar. A partir del sexto año, que fue la primera cosecha donde tuvimos una cantidad considerable para procesar, aunque hicimos solo 60 litros”, contaron los productores.

4.500 litros de aceite con plantación al 45% del potencial

En ese sentido, en cuanto al rendimiento de aceite según el volumen de fruto cosechado, el dato es que cada 1.000 kilos de olivos procesados, se obtienen aproximadamente 140 litros de aceite.

“Luego de la incipiente producción realizada con la cosecha del sexto año, al séptimo año, ya pasamos a procesar 1.200 litros. Y así fuimos creciendo, exponencialmente”, destacaron los emprendedores.

“Hoy estamos procesando 4.500 litros de aceite de gran calidad, y sumando, a través de una plantación que está en un 45% de su potencial”, informaron.

Fuente: revista InterNos

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí