Masiva protesta en el puente Rosario-Victoria para pedir el fin de los incendios y ley de humedales

El tránsito estará cortado entre ambas ciudades hasta el domingo por la tarde. Más de 500 organizaciones ambientalistas están representadas.

puente Rosario-Victoria
Pobladores de distintas ciudades santafesinas cortaron el puente. (Foto: Noticias Argentinas)
Miles de personas se autoconvocaron este sábado por la tarde para cortar el puente que une las ciudades de Rosario y Victoria, en Entre Ríos, como protesta por los incendios forestales y para pedir la implementación de una ley de protección de humedales, que resguarde en este caso el Delta del río Paraná.

Desde principios de 2020, y hasta estos días, ya se quemaron casi un millón de hectáreas, lo que causó graves daños en el ecosistema de la zona.

Más de 500 organizaciones ambientalistas están representadas en las distintas actividades que se iniciaron hoy, y que continuarán hasta este domingo, aunque también se sumaron movimientos sociales y sindicatos.

Los participantes llegaron en distintos medios de transporte, como autos, motos y bicicletas, y en muchos casos con carpas, decididos a pasar la noche allí mismo.

Lectura de documento

La protesta, motorizada desde Rosario y que cuenta con el apoyo de los jefes comunales de otras ciudades ubicadas en la costa sur de Santa Fe, se inició con la interrupción del tránsito en el puente que comunica con Victoria, en Entre Ríos, la provincia que se convirtió en el epicentro de los incendios. Además, se leyó un documento para reclamar por el fin de los incendios en las islas y para que el Congreso Nacional apure una ley que proteja los humedales.

Desde principios de 2020, y hasta estos días, ya se quemaron casi un millón de hectáreas, lo que causó graves daños en el ecosistema de la zona, como así también generando problemas de salud a los pobladores de Rosario, San Lorenzo, Villa Constitución, San Nicolás y Baradero, entre otras ciudades.

A comienzos de la semana anterior, Rosario fue invadida por el humo, que afectó a gran parte de la población, por lo que fue necesario volver a los hábitos que se habían impuesto en la etapa más complicada de la pandemia, como utilizar barbijos y evitar salir de las viviendas, debido al elevado nivel de contaminación.

¿Una burla?

Por su parte, el Ministerio de Salud de la Nación anunció que en los próximos días enviará 500 mil barbijos a las localidades del sur santafesino, lo que generó un gran malestar, ya que algunos lo tomaron como una burla.

En medio de este panorama, el jueves último, un grupo de jefes comunales, encabezados por el rosarino Pablo Javkin organizaron una protesta frente al Obelisco porteño y luego se reunieron con legisladores nacionales en el Congreso Nacional.

Además, se profundizó un conflicto entre las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, cuyo gobernador, Gustavo Bordet, quedó en el centro de las críticas por su supuesta inacción para hallar una solución a los incendios.

Bordet, por su parte, se defendió al decir que desde su provincia estaban trabajando “a destajo” para combatir las llamas, pero al mismo tiempo criticó al Gobierno nacional, ya que -según dijo- no le brinda la ayuda necesaria a su provincia.

Más allá de esto, el propio Bordet fue amenazado de muerte la semana anterior, por una joven rosarina, a través de una red social, lo que aumentó la tensión y generó inquietud entre las autoridades. (NA)

El ABC Rural

NOTA RELACIONADA: “¿Quién prende fuego, señores?”, la ferviente defensa de un productor isleño ante diputados en Rosario