Leucosis bovina: proyecto que apunta a generar conciencia

Desde INTA Castelar, con la colaboración de la Estación Experimental de Rafaela, los investigadores continúan en el proceso de creación de una vacuna que termine con este flagelo de la leucosis bovina, que genera en las cuencas lecheras fuertes pérdidas económicas.

leucosis bovina
La plataforma de control para la leucosis bovina, cuya convocatoria fue presentada y adjudicada, nuclea el consorcio de países de la región que trabajan en la propuesta que tiene como meta controlar esta enfermedad.

La leucosis bovina es una enfermedad viral que afecta a los rodeos, especialmente lecheros, ocasionando tumores fatales (linfosarcomas) en el 10% de los animales que infecta. Es decir, los mata después de un período de incubación.

A nivel mundial está globalmente distribuida. En todo el continente americano y en los países que producen mucha leche, hay altos niveles de infección.

Particularmente, en la Argentina se sabe que casi el 100% de los rodeos está infectado, con un alto nivel de infección individual que supera ampliamente el 30%.

En las zonas de alto nivel industrial y las cuencas de las provincias de Santa Fe y Córdoba, el porcentaje de animales infectados con este virus, asciende a valores de alrededor del 100%.

La presencia de Leucosis Viral Bovina BLV es asintomática en el 90% de los casos, transcurriendo de un modo silencioso y con impacto poco registrado o valorizado en términos de pérdidas productivas.

Sin embargo, se pierden US$ 5000 por cada vaca muerta por linfosarcoma. A esto se le debe sumar un impacto indirecto porque los bovinos que están infectados no se pueden vender, sobre todo a países de la región y del Mercosur, perdiendo así mercados y obstaculizando el comercio.

Plataforma de control

Durante fines de 2019, más precisamente en el mes de noviembre, se puso foco en el estado del arte para la validación de información circulante en leucosis bovina y de este modo poder iniciar la generación de estrategias de control de esta enfermedad silenciosa, responsable de cuantiosas pérdidas económicas e impacto en el comercio internacional.

leucosis bovina plataforma
Reunión de Fontagro Plataforma Leucosis en INTA Castelar a finales de 2019.

La propuesta tiene la particularidad de ser el primer proyecto que financia Fontagro (Fondo Regional de Tecnología Agropecuaria), posibilitando la financiación en cada país que integre el proyecto.

En ese sentido, Karina Trono, directora del Instituto de Virología del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas lidera por INTA el proyecto que se encuentra actualmente en la etapa llamada “semilla”.

La iniciativa surgió junto al IDIAP Panamá. En esta temática el organismo argentino es pionero ya que es, también, la primera vez que un proyecto va a trabajar en propuestas de control regional de la enfermedad considerada un flagelo silencioso.

Más de 400.000 productores de ganado bovino en América latina y el Caribe serán los beneficiarios de los avances y estrategias efectivas.

Del mismo modo los productores de material genético, los consultores profesionales, los comercializadores, las autoridades sanitarias, y los receptores de animales en pie o productos genéticos serán beneficiarios indirectos.

En busca de la vacuna

Desde INTA hace muchos años se estudia esta enfermedad y conoce bien su comportamiento. “Nuestro grupo de trabajo del INTA Castelar, en colaboración con la Estación Experimental de Rafaela, estamos desarrollando una vacuna en base a un virus vivo modificado atenuado, que genera una infección que no se transmite, pero que permite proteger contra la cepa de campo”, explica Karina Trono.

La vacuna lleva más de 10 años de desarrollo y un proceso lento por dos razones: la primera porque hay que usarla en el contexto real productivo y esta es una enfermedad lenta -por lo tanto- la herramienta de control es lenta.

La segunda razón es que al ser un virus que está modificado genéticamente, tiene una restricción regulatoria que obligó a ir paso a paso, de una manera muy cautelosa y controlada estrictamente por la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia) y por Senasa.

“En este momento estamos en el cuarto ensayo, que ya nos permite pensar en una rápida desregulación y en la producción de un prototipo para avanzar hacia un piloto”, señala Trono.

La vacuna que se está desarrollando en el INTA busca reducir los niveles de prevalencia en forma gradual.

“A medida que usamos la cepa modificada, la cepa de campo no se contagia al rodeo libre, entonces cada vez tenemos más población de individuos que se quedan sin infectar con la cepa de campo, a medida que sacamos la cepa atenuada del rodeo”, finalizó la investigadora.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí