Investigadores y docentes santafesinos testearon con éxito un respirador artificial

Se trata de 25 investigadores y docentes del grupo Inbio, de la localidad de Rafaela, que junto a profesionales de la Universidad Nacional del Litoral crearon un respirador artificial para sumarse a los elementos necesarios por la pandemia del COVID-19.

RESPIRADOR ARTIFICIAL

Un prototipo de respirador artificial fue testeado exitosamente por un equipo interdisciplinario de docentes e investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Litoral (FCV-UNL) y del Instituto de Ciencias Veterinarias del Litoral -ICiVet Litoral (doble dependencia UNL-Conicet).

Se trata de un desarrollo de Inbio SA, grupo de la ciudad de Rafaela que presentó la iniciativa al Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe como una alternativa válida al uso de los respiradores comerciales autorizados, en caso de que la emergencia sanitaria generada por el Coronavirus COVID-19 derive en una situación crítica del sistema de salud y éste no cuente con suficientes respiradores para cubrir la demanda de los pacientes.

Se trata de un “Ciclador Automático para Resucitador (CAR)”, controlado por volumen, con seteo de frecuencia respiratoria, tiempo inspiratorio, monitoreo de la presión pico inspiratoria y presiones positivas al final de la expiración (PEEP).

Según se informó, la prueba de concepto del equipo prototipo de respirador se desarrolló en el Hospital de Salud Animal de la FCV-UNL y el Centro de Medicina Comparada (FCV-UNL e ICiVet.Litoral)

Ciencia, ética y seguridad

“La prueba se basó en un protocolo y un procedimiento que fueron revisados y aprobados por el Comité de Ética y Seguridad de la FCV-UNL bajo el protocolo N°603/20.

“En esencia, consistió en mantener cerdos del peso de un humano adulto, anestesiados por al menos 24 horas para poder determinar numerosas constantes vitales durante el procedimiento”, explicó Hugo Ortega, vicedecano de FCV-UNL y director del ICiVet-Litoral.

Prueba exitosa, pasos a seguir

En cuanto al dispositivo, Guillermo Bernasconi, del Grupo Inbio, explicó: “Estamos desarrollando un respirador artificial en el marco de las acciones que entendemos necesaria para atender la situación generada por la emergencia sanitaria.

“El dispositivo puede ser configurado en muchas cuestiones, como la frecuencia respiratoria, tiempos, volumen entregado al paciente, presión máxima y mínima y otras magnitudes”.

Finalmente, aseguró que “lo que sigue tras esta exitosa prueba es el desarrollo final del equipo para poder escalarlo en la medida de las necesidades y las demandas generadas por la cantidad de casos de infectados con COVID-19”.

Apoyo del Estado

“Desde la Provincia de Santa Fe estamos acompañando esta iniciativa”, enfatizó Martín D’Angelo, director General de Promoción Científica, Tecnológica e Innovación del Gobierno provincial, para luego asegurar que “el rol del Estado en este contexto es apoyar en todo lo que se pueda este tipo de acciones y desarrollos del sector empresarial y científico de Santa Fe para atender esta situación que nos tiene trabajando en dos escenarios”.

Desafíos profesionales

Pablo Díaz, veterinario e investigador, fue parte del equipo de profesionales que realizaron el test. “Nos solicitaron el desarrollo de un ensayo preclínico en un cerdo para realizar una prueba en un respirador automático para su potencial uso en el marco de la pandemia de COVID-19”, explicó Díaz. (Fuente: El Litoral).

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí