Hace 218 años nacía John Deere. Ahora la marca busca nuevos horizontes de la mano de la tecnología

Hace 218 años nacía John Deere
Exposición de tractores John Deere antiguos.

Rutland, es un pequeño pueblo del estado de Vermont, en los Estados Unidos. Allí nació el 7 de febrero de 1804 quien sería uno de los innovadores más brillantes de su época: el herrero John Deere, que ahora habría cumplido 218 años.

Con el paso del tiempo, su legado fue creciendo y la historia llevó al exitoso fabricante de maquinaria agrícola a innovar una vez más.

Hace 218 años nacía John Deere
John Deere, Fundador y presidente de la compañía desde 1837 a 1886. Nació en 1804 en Rutland, Vermont. Después de que su padre se perdiera en el mar cuando él tenía cuatro años, Deere fue criado únicamente por su madre. Cuando era joven, ganó elogios por su destreza e ingenio como herrero. Cuando la economía de Nueva Inglaterra colapsó en 1836, siguió a otros habitantes de Vermont a Illinois, donde estableció una herrería en Grand Detour.

Ahora, el embajador de las ideas es Jahmy Hindman, el primer director de tecnología de la empresa. En una entrevista con la revista AgricultureHindman anticipa algo de todo lo que planea John Deere.

En busca de nuevos horizontes

En la entrevista del medio estadounidense, la periodista Laurie Bedord, aseveró que al nombrar a Hindman como su primer director de tecnología, John Deere está trabajando para incorporar más tecnología en su ADN. Y el directivo explicó lo que significa este desafío.

– Como primer director de tecnología, ¿qué implicará su nuevo rol? ¿Qué significa en cuanto a llevar la tecnología a la finca?

JH: Mi rol tiene dos dimensiones diferentes. El primero es identificar la tecnología que podemos aplicar para resolver los problemas de un cliente y hacerlo más rentable y sostenible. La segunda parte de mi función es acelerar la adopción de esa tecnología en la cartera de productos de John Deere, para que llegue a los clientes de manera oportuna e impacte en sus negocios lo más rápido posible.

En John Deere, hay una multitud de grupos de desarrollo de productos que se han centrado en productos individuales como tractores, cosechadoras o sembradoras. Debido a que hemos sido organizados por producto, no siempre hemos tenido la oportunidad de pensar en cómo un productor utiliza estos equipos a lo largo de un ciclo completo de producción.

Al crear este nuevo rol, nos brinda la oportunidad de pensar realmente en cómo las máquinas deben interactuar entre sí y cómo pueden crear datos que ayuden a informar un paso a otro, para que podamos llevar esa solución completa del sistema de producción en el mercado

– Al crear este nuevo puesto, ¿qué nos dice esto acerca de hacia dónde se dirige John Deere a medida que miramos hacia el futuro de la agricultura?

JH: Mi nueva posición es el reconocimiento de que la tecnología jugará un papel cada vez más importante en el avance de la agricultura, lo que no debería sorprender a nadie. Los agricultores son increíblemente innovadores. La tecnología siempre ha sido parte de la agricultura, y siempre será parte de ella. Creo que la formalización del rol dentro de Deere es solo un reconocimiento de la importancia que tiene en la industria actual y de lo importante que será avanzar en el futuro.

Jahmy Hindman, primer director de tecnología de John Deere: La fumigación es una aplicación, pero hay otras que se avecinan. Apenas estamos comenzando a rascar la superficie de lo que esta tecnología puede hacer. Eso es realmente emocionante porque significa que vamos a poder seguir avanzando por este camino de reducir los insumos y maximizar los resultados en los años venideros”.

– Cuando se trata de la adopción de tecnología por parte de un agricultor, ¿cuál cree que es el mayor desafío en el futuro? ¿Cómo trabaja Deere para abordar esos desafíos?

JH: El mayor desafío para la adopción de tecnología hoy en día es doble. El primero es entender cómo usar la tecnología. Como empresa, es nuestra responsabilidad hacer que la tecnología sea simple, intuitiva y lo más fácil de usar posible, para que podamos reducir los obstáculos para la adopción.

El segundo tiene que ver con el ritmo del cambio tecnológico en relación con el equipo base al que se aplica. Los tractores o cosechadoras pueden estar en uso durante 20 a 30 años o más, pero la tecnología de esas máquinas cambia a un ritmo mucho más rápido. Tenemos que reconocer que existen diferentes limitaciones de tiempo asociadas con la tecnología y asegurarnos de diseñar equipos capaces de adaptarse a las últimas innovaciones. Cuando pueda tomar algo nuevo y aplicarlo a su flota existente, creo que mejorará la adopción de tecnología.

– John Deere ha recibido el premio CES a la Innovación durante dos años consecutivos. El primero fue para su tractor 8RX y más recientemente para sus cosechadoras Serie X. ¿Cómo eleva este reconocimiento lo que Deere está tratando de lograr al exhibir en la feria?

JH: El reconocimiento es realmente una gran indicación de que el mundo está comenzando a reconocer cuánta tecnología existe realmente en nuestro equipo agrícola y en el proceso agrícola. También reconoce la importancia de esa tecnología para la sostenibilidad de la industria agrícola.

John Deere fue un herrero que desarrolló el primer arado de acero autolimpiante comercialmente exitoso en 1837 y fundó la compañía que aún lleva su nombre. 

Más tecnología y el legado de John Deere

– Con la adquisición de Blue River Technology, John Deere marca el comienzo de la próxima generación de control de malezas que reducirá en gran medida el uso de pesticidas. ¿Cómo transformará la agricultura una tecnología como esta?

JH: La tecnología See & Spray de Blue River va a transformar la agricultura desde una perspectiva de sostenibilidad. La idea de que puede minimizar los insumos mientras conserva el rendimiento, o incluso aumenta el rendimiento, es importante para el balance de un agricultor.

Esta tecnología le da a una máquina el don de la visión. La fumigación es una aplicación, pero hay otras que se avecinan. Apenas estamos comenzando a rascar la superficie de lo que esta tecnología puede hacer. Eso es realmente emocionante porque significa que vamos a poder seguir avanzando por este camino de reducir los insumos y maximizar los resultados en los años venideros.

– ¿Qué otras tecnologías/innovaciones están en su radar?

JH: Estamos empezando a sumergirnos en la idea de sentir, como el don de la visión. Si una máquina puede sentir como un humano, ¿qué otras aplicaciones podrá hacer con mayor precisión? Esa pista es muy larga para nosotros, y dura décadas para la Humanidad. John Deere está emocionado de estar al frente de esto.

– ¿Qué pensaría el herrero John Deere sobre la evolución de la empresa más de 180 años después?

JH: John Deere fue un innovador y su arado de acero autolimpiante transformó la agricultura. Estaría orgulloso de que el valor central de la empresa siga siendo la innovación y que nuestra conexión con los agricultores hoy en día siga siendo tan fuerte como cuando él dirigía la empresa.

El origen del arado

Cuando en la década de 1830 la burbuja económica estadounidense estalló, John Deere se dirigió al oeste, seguido por su esposa y cinco hijos. Deere era un herrero de renombre en Vermont, pero tendría que empezar de nuevo en su nuevo hogar de Illinois. Esperando la oportunidad que llega con el trabajo y el esfuerzo, comenzó a viajar hacia el oeste, sobre un terreno que pronto él mismo cambiaría para siempre. (Fuentes: AgrofyNews, deer.com.ar)

El ABC Rural