Feedloteros advierten un contexto de incertidumbre global

El Director Ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlot, Patricio Reviriego, expresó su incertidumbre por el momento que atraviesa el sector, aunque reconoció que en producción de carne "estamos 5,4% arriba que en marzo de 2019".

feedloteros incertidumbre
Esta situación sumerge al sector en una gran incertidumbre que obliga a las empresas a ralentizar la actividad.

La Cámara Argentina de Feedlot (CAF), institución que desde 1997 nuclea y representa a las empresas dedicadas al engorde a corral en la Argentina, manifestó su apoyo a las medidas tomadas por el Gobierno nacional para combatir la pandemia y anunció un trabajo arduo para mantener el abastecimiento de carne del mercado interno.

En diálogo con El ABC Rural, el director ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), Patricio Reviriego, mostró su preocupación e incertidumbre ante la situación de emergencia sanitaria que se está viviendo actualmente.

El engorde a corral se ha consolidado como el principal abastecedor de la demanda del mercado interno, generando el sostenimiento del mismo.

“Tenemos las mismas preocupaciones y temores que el resto de la sociedad, pero rápidamente entendimos que somos un eslabón esencial para el abastecimiento del mercado interno”, argumentó.

El feedlot o engorde a corral, fue creciendo año tras año, hasta convertirse en la actualidad, en el principal proveedor de carnes del país.

-¿Cómo se encuentra el sector en este momentos de plena crisis por la pandemia en la Argentina?

-Cuando comenzamos a vislumbrar que se decretaría un aislamiento preventivo social y obligatorio, teníamos mucho miedo e incertidumbre. No solo por parte de las empresas, sino también de parte de los productores y trabajadores de la actividad. Sin embargo, fuimos entendiendo que somos un eslabón esencial que abastece de carne al mercado interno, por lo cual con las medidas de seguridad existentes y los protocolos establecidos, continuamos trabajando con intensidad en los feedlots.

-¿Cuáles fueron las medidas que se adoptaron para enfrentar los riesgos que nos enfrenta con la pandemia?

-En primer lugar, siempre buscamos proteger a los trabajadores en cada uno de los establecimientos, ya sea dentro de los corrales o quienes trabajan en los transportes de haciendo y materia prima. Por eso reforzamos todas las medidas de prevenciones que seguimos afianzando hasta hoy por el dinamismo que tiene la situación. Además, desde la CAF confeccionamos una guía sobre el engorde a corral con recomendaciones específicas para prevención y cuidado de los trabajadores dentro de los corrales.

feedloteros incertidumbre
Director Ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlot, Patricio Reviriego. “No menos del 75% de la faena nacional, proviene de los corrales de nuestros asociados y del resto del sector en todo el territorio nacional”, dijo a El ABC Rural.

-¿Hubo miedo entre el personal en el principio de la pandemia?

-Sí, creemos que fue lógico. Tuvimos falta de personal en algún momento por esta causa. Sin contar quienes se encuentran dentro del grupo de riesgo, a quienes directamente decidimos que no vinieran a trabajar hasta el fin del aislamiento por lo menos. Hoy, con los mecanismos empleados, los trabajadores asisten con mucha más seguridad a sus puestos, teniendo más clara la situación.

Una ocupación razonable

La realidad es que hoy día, el engorde a corral se ha consolidado como el principal abastecedor de la demanda del mercado interno, generando el sostenimiento del mismo.

Eso, a pesar de las dificultades iniciales generadas por los retrasos en los traslados de hacienda e insumos -consecuencia de la multiplicidad de certificados de excepción a la cuarentena y a las distintas interpretaciones de las autoridades-, sumado a las restricciones de personal que afectan a muchos establecimientos.

Por su parte los feedlots, al 1 de abril mostraron una ocupación del 59% de sus corrales, un punto por encima de la ocupación de marzo.

“La pobre evolución de la zafra durante febrero y marzo, producto de la situación tan particular que estamos atravesando, es inédita y plantea dudas hacia el futuro inmediato”, sostiene Reviriego.

-¿Existe alguna estadística sobre la capacidad actual de los encierres y su ocupación?

-Desde la entidad todos los meses confeccionamos un informe sobre la ocupación de los corrales de nuestros asociados. Hoy existe un 59% de capacidad de encierre que representa un punto más que en el mes de marzo, pero un punto menos que en enero de 2020. Entendemos que hay una prudencia en las compras de hacienda en función de esta incertidumbre sobre el Coronavirus, que no sabemos hasta cuándo puede durar.

-¿Observan un repunte en la faena durante este año a pesar de todo?

-Vemos que la faena en frigoríficos, a pesar de la situación compleja de la logística y la actividad de la industria de la carne, fue un poquito superior a marzo de 2019, lo que representa casi un 6% más de producción de carnes. Estos números son al día de hoy. No podemos saber que ocurrirá hacia adelante pero estamos con expectativas.

El mercado interno y su dinámica

Como mencionó el director de la CAF, el aumento de la faena total en marzo se ubicó en 1,093 millones de cabezas, superando en un 7,2% el nivel de marzo de 2019, mientras que la producción de carne alcanzó las 243 mil toneladas, un 5,4% más que en igual mes del año pasado.

“No menos del 75% de la faena nacional, proviene de los corrales de nuestros asociados y del resto del sector en todo el territorio nacional”, admite el entrevistado.

-¿Hay una baja en el consumo de carne en el mercado interno que impacta directamente sobre la actividad?

-La realidad es que no vemos una baja en el consumo de carne en el mercado interno. Hay estabilidad en la hacienda con destino para faena, sobre todo teniendo en cuenta el aislamiento social preventivo y obligatorio que obliga a las familias a quedarse en sus hogares y le permite aumentar el consumo de carne bovina. Tendremos que ver qué ocurre luego de la cuarentena dada la situación económica que, seguramente, va a impactar por todos estos hechos.

-¿El feedlot es protagonista en la estabilidad de los niveles de producción de carne?

-Esta actividad, no solo ha permitido mantener estables los niveles de producción de carne a la par del crecimiento agrícola, sino que también se ha convertido en un importante sistema de agregado de valor de la producción granaría nacional, siendo hoy el principal consumidor de maíz del país.

-¿Preocupa al sector que la exportación esté paralizada por el momento?

– Si, aunque se observa una clara recuperación de las exportaciones a China, sobre todo con vacas de descarte. El resto de Europa está paralizada totalmente pero esperamos que con el tiempo la situación tienda a normalizarse. China ayudará a que el criador tenga un precio razonable por la vaca de descarte, pero en los mercados de alta calidad para el novillo, los tiempos de recuperación vuelven a ser inciertos.

“Hay una gran incertidumbre en ganadería”

El hecho que haya una menor ocupación de los corrales que en enero, muestra la prudencia a la hora de las compras y permite prever que esta tendencia se profundizará en los próximos meses.

feedloteros incertidumbre
Hoy existe un 59% de capacidad de encierre que representa un punto más que en el mes de marzo, pero un punto menos que en enero de 2020.

Lo anterior se explica por múltiples factores: la suma de dificultades en la logística, las dificultades de sostener la actividad de las empresas por la falta de personal, la incertidumbre sobre cuántas y cuáles plantas frigoríficas estarán activas en 60/120 días, junto con un achicamiento generalizado de la economía, el escaso crédito y las altas tasas de interés.

“Esta situación sumerge al sector en una gran incertidumbre que obliga a las empresas a ralentizar la actividad, lo que traerá como consecuencia una menor demanda para la hacienda destinada al engorde y seguramente caídas en los precios”, comenta Reviriego.

-Se habla de una intervención del Estado en el mercado de carnes ¿Lo ven positivo o sería retroceder en el tiempo?

-Es solo un rumor. De hecho entendemos que no habrá por el momento ningún tipo de intervención en el mercado de carnes de parte del Gobierno. La experiencia señala que cuando hubo algún tipo de intervención por parte del Estado en el mercado de carnes, nunca dio resultado. Creemos que es el mercado el que tiene que buscar su propio equilibrio.