Dardo Chiesa: “El avance injustificado de los ambientalistas pone en alerta al sector”

El presidente de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Dardo Chiesa, expresó hoy su preocupación acerca de los movimientos fundamentalistas que ignorando los conceptos de las buenas prácticas agrícolas y atentan contra miles de hectáreas que no se podrán cultivar en nuestro país.

El avance injustificado de los mal llamados “ambientalistas” pone en alerta al sector agropecuario y agroindustrial en su totalidad. Decisiones como las de la provincia de Chubut con la prohibición del glifosato en todo su territorio, genera un precedente pésimo, que impulsa a estos grupos a continuar con su atropello en otras provincia productoras.

“En la provincia de Entre Ríos, quedarán sin producir 300.000 hectáreas y ni los productores, ni la provincia, ni la Nación pueden darse ese lujo. Esto definitivamente impactará en las ciudades entrerrianas”, sostuvo el presidente de CRA, Dardo Chiesa, en el marco de un documento expuesto por la entidad.

Ing. Agr. Dardo Chiesa

Sumado a la Reforma del Código Penal, “que diferencia entre un funcionario lanzando bolsos por un convento con una pena de seis años de prisión y un ‘presunto delito ambiental’ hasta 20 años, son elementos que constituyen una demagogia pocas veces vista en nuestro país”, reclamó el dirigente rural.

Desde CRA sostienen que existe un problema con los pseudos ambientalistas que están sentados en escritorios y pretenden tomar decisiones. “No hay más ambientalista que el mismo productor. Hay que vivir los problemas y encontrarse con las limitantes”, dijo Chiesa y ejemplificó: “Hay que conocer de cerca lo que sucede con los guanacos, pumas y perros asilvestrados. Del mismo modo pasa con una Ley de Humedales, donde la provincia de Corrientes puede pasar a ser directamente una reserva ecológica, y también con la visión sesgada sobre el uso de la ciencia y la tecnología, indispensables para el rinde de los cultivos”.

Desconocimiento o demagogia

Hay una gran ausencia y un total desconocimiento en base a la ciencia y tecnología que es aplicada en el campo. “Los productos fitosanitarios que los productores utilizamos, están todos aprobados por Senasa y validados en su uso y manipulación por el INTI y el INTA, organismos oficiales por demás reconocidos internacionalmente”, expuso con severidad.

Todo esto, se suma al impacto sobre los productores de los parques nacionales, cuya creación -según Chiesa- fue sin ningún “seguimiento ni logística”, que los condena a perder sus explotaciones, y así a abandonar los campos y por consiguiente el arraigo rural.

“A pesar de que tanto provincias como Córdoba y Santa Fe lograron desarrollar programas de BPA (Buenas Prácticas Agrícolas) y avalados por la Nación, hoy todo eso se desconoce bajo el manto de la sospecha y ha quedado sumergida en la tan llamada grieta política”, concluyó el ex titular de Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí