Cómo reconocer trastornos dentales en equinos

Los trastornos y enfermedades de las piezas dentales en los equinos pueden reconocerse por un conjunto de síntomas que los afectan en forma local y también por signos generales. Es importante la prevención y, en caso de verificarse su existencia, su tratamiento.

equinos
Imagen Pinterest

Ya sean congénitas o adquiridas, los trastornos y enfermedades de las piezas dentales en los equinos son varias, presentándose con cierta frecuencia y produciendo consecuencias.

Pueden reconocerse por un conjunto de síntomas que los afectan en forma local y también por signos generales, responsables de diversos deterioros en el organismo, por eso es importante darse cuenta de su existencia y, además, prevenirlos.

Dientes del caballo

Están compuestos por: incisivos, caninos, premolares y molares, cada uno con distintas características y funciones. Los premolares y molares se dedican a la masticación y trituración de los alimentos ingeridos, valiéndose de un movimiento lateral de la mandíbula.

Tienen la particularidad que los dientes de la arcada dental superior no contactan perfectamente con sus similares de la arcada dental inferior, y por eso se presenta usualmente un desgaste anormal de los extremos y los costados de las muelas, dando origen a la formación de molestas saliencias dentales llamadas “puntas”.

En contacto con la mejilla y la lengua, suelen lastimar esas zonas y generan trastornos en la alimentación del equino. Además, la arcada dental superior (en su porción anterior) es un poco más larga que la inferior, y eso genera la posibilidad de que se formen en esos sectores “puntas o picos dentales”.

Digestión

La eficiencia de la misma depende de factores de fundamentad importancia, como son la prensión o toma del alimento y la posterior masticación de los nutrientes, llevada a cabo por los componentes del aparato bucal.

Cuando esto no sucede correctamente, empiezan a distinguirse diferentes signos clínicos o de conducta; algunos de ellos no son específicos de una enfermedad dental determinada y también pueden presentarse en otras patologías del organismo.

equinos

Síntomas específicos

Merecen mencionarse: distintas alteraciones de la conducta alimenticia, dificultades en la masticación, salivación excesiva, presentación de aliento pútrido, existencia de restos de alimentos o granos enteros o sin digerir en la materia fecal y también en la cama o en el box del animal, disminución en el  consumo normal de agua (esto se debe al dolor que siente el caballo al beber agua fría), formación de heridas en la mejilla o la lengua por la existencia de “puntas dentales”, posible deformación facial o mandibular con desarrollo de una fístula o un absceso, modificaciones en la conducta o en la forma de mover la cabeza al trabajar o realizar un determinado ejercicio, entre otras

Como ejemplo de dificultades en la masticación, pueden destacarse: tirar la comida durante la masticación por el dolor que produce, o detenerse por unos momentos y luego volver a comenzar. Otras veces pueden dejar caer el bolo alimenticio parcialmente masticado al piso; en cambio, en algunas oportunidades pueden acumularlo entre las muelas y las encías, generando una deformación característica en esa zona de la cara.

Síntomas no específicos

Son aquellos que no son típicos de los dientes, pero al estar afectados éstos, alteran el funcionamiento del organismo en general. Son signos comunes con otras enfermedades y es necesario realizar un diagnóstico diferencial para distinguirlos.

Pueden mencionarse como ejemplo: pérdida de peso, desmejora en el estado general, disminución del brillo del pelo, disminución o pérdida de rendimiento en el trabajo o el deporte, disminución en la ganancia de peso, disminución o pérdida del apetito, presencia de cólicos o indigestiones, descarga nasal purulenta, etcétera.

¿Cómo prevenir esas alteraciones?

Una forma de precaución para que no se presenten cualquiera de estos signos, es realizar un examen periódico de la cavidad bucal y de sus dientes, con el fin de reconocer con la debida antelación la existencia de problemas, para encontrar las posibles soluciones.

Por ejemplo, si cuando se realiza el examen de la cavidad bucal se observan puntas dentales, sabemos que las mismas tienen un tratamiento inmediato y a la vez efectivo, como es el correspondiente limado de las puntas dentales, y solo requiere a posteriori el control periódico de la boca para evitar nuevas apariciones.

Dr Jorge M. Genoud

Médico Veterinario

El ABC Rural

Médico Veterinario. Columnista de EL ABC Rural