Carlos Becco explica las tendencias de la “nueva agricultura”

El CEO de Indigo dialogó con El ABC Rural y expresó los enormes desafíos con que la agricultura moderna tiene preparados para sorprendernos. “El agro es uno de los sectores de la economía que tiene un menor nivel de adopción de lo digital pero se debe revertir”, anunció.

nueva agricultura
"El agro es un sector postergado en la adopción de la tecnología del conocimiento", dijo Carlos Becco.

El cambio a lo digital es uno de los procesos de transformación que llegará al agro en los próximos meses generando una inevitable “nueva agricultura”. De hecho es una herramienta que actualmente genera conocimiento extremadamente importante para el sector y no llevará mucho tiempo en generalizarse.

En ese sentido, el titular de Indigo, una empresa nueva de las AgTech biológicas, el ingeniero agrónomo Carlos Becco (60), es un “animal” de la revolución tecnológica en el agro.

El profesional pasó casi toda su carrera en compañías tradicionales del negocio agropecuario, como Monsanto y Syngenta, pero quería “algo diferente”.

“Hay retracción en todos los sectores de la economía pero no vemos lo mismo en el segmento de la alimentación, debemos aprovechar esto desde el agro”, advierte el entrevistado a El ABC Rural.

-Usted marca en cada disertación o aparición pública, que hay que repensar la agricultura ¿Cómo debe encarar el sector el proceso que se viene?

-La agricultura actual tal como la conocemos enfrenta tres enormes desafíos: primero los márgenes de utilidad de la agricultura son cada vez menos atractivos y por ello es una actividad cada vez menos atractiva para los productores (por eso hay cada vez menos productores).

Por otra parte, los “consumidores” son cada vez más exigentes con la comida y demandan saber más sobre el alimento que eligen.

En tercer término el “planeta” no “soporta” los requisitos actuales de una agricultura como la actual.

-¿Por eso sostiene que la agricultura actual directamente no tiene futuro?

-Exacto. En mi opinión la “nueva” agricultura va a estar marcada por dos grandes tendencias: primero un sostenido crecimiento del uso de herramientas “digitales” para tomar decisiones más “inteligentes” y mejorar la “trazabilidad” de nuestros alimentos.

Y además de ello un aumento del uso de  soluciones “biológicas” para minimizar el impacto de la agricultura en el medio ambiente y mejorar la eficiencia de uso de los recursos.

agricultura
El ingeniero agrónomo Carlos Becco fue el primer referente argentino de Indigo Estados Unidos y es el actual CEO en nuestro país.

-No será algo muy sencillo para los productores tradicionales…

-Como en todo cambio de paradigmas aquellos que primero se “adapten” tendrán más posibilidades de éxito en este nuevo escenario.

 “Las herramientas están disponibles”

Pensar una nueva agricultura es parte de las propuestas de Indigo para nuestro país y el mundo. Esta característica fue planteada en la charla, donde Becco marcó la oportunidad de expandirse como sector.

Los agricultores, grandes y pequeños, están en la base de la economía del país. “Vemos una oportunidad para apoyarlos con herramientas microbianas de vanguardia, asesoramiento y apoyo basado en datos que permita una mayor rentabilidad”, explica Becco con optimismo.

-¿Cuáles son las herramientas disponibles que hoy tiene el sector para expandirse, pero que muchos productores no conocen?

-Si cuando hablamos de “expandirse” estamos hablando de “agregar valor” o ser “más eficientes”, hay muchas herramientas que los productores pueden explorar.

Por un lado está el camino de “agregar valor” donde la intención es dejar de vender solamente un grano y avanzar en la cadena de valor, ya sea participando en un “feed lot”, o en la producción de diferentes cultivos (o calidades) diferenciadas.

-¿El otro camino es ser eficiente al producir?

-Claramente. Por el otro lado esta el camino de “ser más eficientes” donde el uso de la tecnología nos ayuda a producir más con menos. Este es un camino donde la digitalización tiene muchísimo que aportar a futuro.

-¿Cree que el agro actualmente es un sector privilegiado desde los avances en la tecnología del conocimiento?

-Lamentablemente creo todo lo contrario, es un sector postergado en la adopción de la tecnología del conocimiento, donde todavía muchas de las decisiones se toman en base a la experiencia y a la tradición. Estoy convencido que esto va a cambiar radicalmente en un futuro cercano.

Cambios desde la digitalización

Todo el tiempo desde Indigo están buscando microorganismos, es una selección feroz, y todo el tiempo aparecen nuevos que correlacionan mejor con un cultivo, una especie o un ambiente.

“Somos una empresa digital: en vez de pensar en un producto blockbuster, que funcione en la mayor cantidad posible de alternativas, buscamos soluciones puntuales”, diagnostica Becco.

-¿Los cambios que se vienen en el agro van a llegar de la mano de la digitalización?

Tal como lo señalé antes, estoy convencido de ello. El agro es uno de los sectores de la economía que tiene un menor nivel de adopción de lo digital. En prácticamente todas la economías globales los lideres son “digitales” y recientes.

Hasta hace muy poco la empresa más grande de la Argentina era YPF, hoy la empresa más grande es Mercado Libre: una compañía “digital”. El agro es uno de los muy pocos factores donde los líderes siguen siendo “analógicos”. Estoy convencido que esto va a cambiar.

Indigo busca crear un sistema microbiano para las plantas, similar al que habita en los seres humanos, como mecanismo de defensa ante las plagas.

-¿Qué rol va a cumplir -o está cumpliendo- Indigo en los avances que estamos comenzando a ver en el agro?

-Indigo es la primer compañía “digital” del agro. Es el primer “unicornio” del agro y la primer compañía “nueva” que intenta transformar este paradigma.

Es la primer compañía focalizada exclusivamente en proveer soluciones biológicas y la primera en ofrecer soluciones digitales globales como “Indigo Marketplace”, una plataforma que le permitirá vender el grano a los productores de una manera más eficiente y con más opciones.

-¿Cree que habrá otras empresas que busquen este camino?

-Es una señal de que algo está empezando a cambiar. Ahora, no necesariamente la primera es la ganadora. No tengo dudas que otras empresas seguirán este camino.

-Analizar el microbioma de miles de plantas y aíslar aquellos microorganismos benéficos debe ser una pasión para usted y su equipo…

-Sin dudas. El ejemplo que me gusta utilizar aquí es el siguiente: en el mundo industrial la expectativa era encontrar una solución “standard” que solucionara la mayor cantidad de problemas (el ejemplo concreto es el glifosato).

En el mundo “biológico” es muy difícil encontrar una solución “standard” (un ejemplo de ello es el inoculante para soja). Como el mundo biológico tiene millones de interacciones el desafío es encontrar la solución que mejor se adapte a cada necesidad y por ello las soluciones del futuro serán “a medida” para cada necesidad.

Una selección rigurosa

-¿Cuál es el proceso y en qué consiste ese trabajo, a grandes rasgos?

El proceso de encontrar soluciones “biológicas” (microbios que ayuden a la producción agropecuaria) tiene un fuerte componente “digital”. “Materia prima” sobra, pues en la Naturaleza existe más de un trillón de especies.

-¿Cuál es su desafío en el proceso de trabajo?

-El desafio es encontrar “la aguja en el pajar” o sea el microbio apropiado para el cultivo apropiado. En el pasado este proceso se llevaba a cabo de a “un microbio a la vez”. Con un trillón de microbios este aproach es literalmente imposible.

-¿Esta es la gran tecnología del conocimiento que hoy llegó para quedarse?

-Es una de ellas. La tecnología del conocimiento permite que una vez identificado el “ADN” del microbio en cuestión, los algoritmos nos ayuden a encontrar el “match” más adecuado para nuestro microbio.

El proceso se parece mucho a lo que sucede cuando escuchamos música por Spotify: la inteligencia artificial te propone música en función de tus gustos y en la medida que más usas la herramienta mejor “te entiende” y la selección de temas que la plataforma te sugiere es más precisa.

-¿Qué pasos siguen una vez que se identifican los microbios?

-Una vez que tenemos los microbios “seleccionados”, la tarea final es probarlos a campo y completar todos los requisitos regulatorios. Cuando comparamos los tiempos y los costos de este proceso, versus los métodos “tradicionales” de soluciones biológicas, las diferencias son astronómicas.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí