Carinata: un cultivo que busca abrirse camino en la región pampeana

Es una especie invernal similar a la colza, siendo "Brassica carinata" ideal para la producción de biodiesel. INTA Paraná brindó recomendaciones para desarrollar el cultivo y diversificar secuencias agrícolas.

carinata
La carinata es un cultivo oleaginoso de ciclo invernal, que se desarrolla sobre todo en la región pampeana.

La aparición de cultivos como carinata (Brassica carinata) podría ayudar a reducir riesgos económicos y ambientales, ya que en los últimos años, los sistemas agrícolas pampeanos experimentaron una creciente aparición de adversidades bióticas tolerantes a fitosanitarios usados tradicionalmente.

En este contexto, especialistas del INTA Paraná, Entre Ríos, compartieron resultados de ensayos y brindaron recomendaciones para el desarrollo óptimo del cultivo.

“La carinata es un cultivo oleaginoso de ciclo invernal, que se desarrolla sobre todo en la región pampeana”, señaló Leonardo Coll de la experimental entrerriana.

“No se trata de un commodity como el trigo, sino que se comercializa bajo contratos y está orientado a un mercado específico, como el biodiesel”, explicó.

En ese sentido, Coll informó que es un pariente cercano a la colza y posee algunas ventajas estratégicas, como una menor tendencia al desgrane durante la cosecha y susceptibilidad a enfermedades.

“Como desventaja, es más sensible a las heladas, por lo que no sería recomendable sembrarla en lotes bajos o en zonas donde se producen heladas intensas y frecuentes”, advirtió.

carinata
No se trata de un commodity como el trigo, sino que se comercializa bajo contratos y está orientado a un mercado específico, como el biodiesel.

Fechas y características de siembra

En el INTA Paraná se realizaron ensayos que permitieron analizar variables como fechas de siembra, de herbicidas pre y posemergentes, y fuentes y dosis de fertilización nitrogenada.

“Al retrasar la siembra desde finales de abril a junio, el cultivo de carinata redujo su rendimiento en forma menos marcada que la colza”, destacó el especialista.

“La siembra debe ser superficial, menor a tres centímetros, y la línea de siembra no debe estar muy cubierta por rastrojo para no afectar la implantación, ya que se trata de una semilla bastante pequeña”, apuntó.

Para producir tallos delgados que faciliten la cosecha del cultivo, se deberán implantar alrededor de 60-100 plantas por metro cuadrado. Para ello, es necesario sembrar entre 100 y 180 semillas por metro cuadrado, debido a que la eficiencia de implantación es bastante baja.

carinata
La carinata es un pariente cercano a la colza y posee algunas ventajas estratégicas, como una menor tendencia al desgrane durante la cosecha y susceptibilidad a enfermedades.

Estrategias de fertilización y control de malezas

En cuanto a los requerimientos nutricionales, Coll puntualizó que son similares a los de colza, ya que ambas son especies exigentes en fertilidad.

“En los ensayos, cultivos bien manejados rindieron entre 2.000 y 2.600 kilos por hectárea. Incluso en un año muy seco como el que pasó el cultivo de carinata respondió linealmente al agregado de nitrógeno, hasta dosis de 120 kilos por hectárea”, detalló.

Como recomendación general para el control de malezas, el investigador puso el foco en evitar lotes con residuos de herbicidas de cultivos antecesores pertenecientes al grupo de las ALS o PPO, porque pueden producir fitotoxicidad.

Otro de los resultados encontrados por Coll fue que el cultivo de carinata es muy sensible a tratamientos posemergentes con el herbicida dicamba, aun en dosis bajas.

“La carinata demostró potencial para diversificar las secuencias de cultivos agrícolas, mejorando la rentabilidad y sustentabilidad”, expresó Coll. “Resta ver si en los próximos años se cristaliza la difusión del cultivo”, apuntó.

 

 

 

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL