Carga tributaria: ¿cómo puede reducirla el productor agropecuario?

Para reducir la carga tributaria, primero hay que saber dónde se está parado antes del cierre de ejercicio, y en siembra y venta de granos, disminuir la existencia final. En ganadería hay más posibilidades por los granos destinados a alimentación y la compra de hacienda.

carga tributaria
Aliviar la carga tributaria requiere de una adecuada planificación fiscal por parte del productor.

La cuestión impositiva en el sector agropecuario, debido a la gran carga tributaria existente en la Argentina, requiere de una adecuada planificación fiscal por parte del productor, para tratar que su impacto económico en el establecimiento sea lo más bajo posible.

Para conocer cómo puede el productor valerse de instrumentos para reducir la carga tributaria, El ABC Rural dialogó con Mariano Echegaray Ferrer, director tributario de Agroeducación, quien en la IX Jornada Mercados Granarios, llevada a cabo hace unos días en la Bolsa de Comercio de Rosario, disertó sobre planificación fiscal en el sector agropecuario.

Mariano Echegaray Ferrer, director tributario de Agroeducación.

Para Echegaray Ferrer, primero hay que saber dónde se está parado antes del cierre de ejercicio, y en siembra y venta de granos, disminuir la existencia final; mientras que en ganadería hay más posibilidades debido a los granos destinados a alimentación y a la compra de hacienda.

Saber dónde se está parado antes del cierre de ejercicio

“La mejor estrategia desde el punto de vista fiscal es saber dónde se está parado antes del cierre de ejercicio, ya que observar una declaración jurada en el mismo mes de vencimiento del impuesto, es sólo informarse de la situación que hay que pagar y ya no existen muchas alternativas”, advirtió el entrevistado.

“La cuestión de impuestos, por la gran presión tributaria de nuestro país, pasa a ser una decisión que se tiene que ir monitoreando incluso de manera mensual, en función del impuesto a las Ganancias”.

Todos los demás impuestos en función del IVA y saldo a favor, entre otros, Echegaray Ferrer dijo que requieren una dinámica de manera permanente, aunque destacó que “ya es una administración del financiamiento, y no tanto de la determinación del impuesto que es lo que a nosotros nos interesa”.

Para siembra y venta de granos, disminuir la existencia final

Como herramientas, el especialista, graficó que “tomando el caso de una persona humana con cierre de ejercicio en diciembre, se encontrará con la implantación de los cultivos estivales y una determinación en función de la tenencia de los granos producidos en invierno”.

Para este caso, explicó que “la estrategia estará puesta en la buena valuación de esos stocks, de lo que estará implantado o de la tenencia de granos”.

Particularmente para la siembra estival, Echegaray Ferrer, indicó que “hay que evaluar estrictamente los gastos realizados y no tomar referencia de revistas especializadas”.

Dibujo: Clayton.

Mientras que para la tenencia de granos de invierno, señaló que “hay que deducir todos los gastos vinculados con la comercialización, no tomar precio pizarra lleno ni valuar directamente sobre ese precio, si no deducir los gastos de fletes, comerciales, acondicionamiento de granos y administración”.

En definitiva, el entrevistado, concluyó que “la gestión, tanto para siembra como tenencia de granos, será disminuir la existencia final, que es lo que nos mejora el costo de venta y bajamos el margen que queda alcanzado por impuestos”.

En ganadería hay muchas más posibilidades

Por otro lado, en cuanto a la producción de carne vacuna con sistema de cría, y categorías de vientres destinadas a la reproducción o categorías destinadas a la venta, el especialista, subrayó que “tenemos muchas más posibilidades para reducir la carga tributaria, por el manejo de la valuación de los granos destinados a alimentación y la compra de hacienda”.

En ese sentido, explicó que “básicamente la compra de vientres hace bajar el impuesto a las Ganancias en relación directa al valor de compra que se destine, porque desde el punto de vista fiscal se evalúa esa categoría de hacienda al costo histórico”.

Por lo tanto, Echegaray Ferrer, destacó que “se puede tener valuada hacienda desde hace muchísimos años a un valor muy bajo, y hoy salir a comprar una mejora genética que ofrecerá la posibilidad de esperar al cierre de ejercicio para hacer la venta del descarte, y tener un diferimiento completo sobre el valor de compra de esa hacienda”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí