Aplicaciones periurbanas: ¿y por casa, cómo andamos?

Esteban Frola, especialista en tecnologías de aplicación de fitosanitarios, se refirió a las aplicaciones periurbanas en Argentina en comparación con países desarrollados. Criticó las delimitaciones, haciendo hincapié en las buenas prácticas.

aplicaciones periurbanas
"¿Para que te sirve delimitar las aplicaciones?, ¿qué hacemos con toda esa zona búfer?, “se llena de malezas y nadie produce nada, en zonas que generalmente son muy valiosas a nivel productivo”, indicó Frola.

Las aplicaciones periurbanas de fitosanitarios, desde hace varios años viene siendo un tema de debate a nivel productivo, pero sobre todo social, que en Argentina en diferentes ámbitos pareciera ser “mala palabra”.

La controversia entre reglamentaciones y restricciones siempre desató el debate y diferentes posiciones, especialmente de impacto ambiental. ¿Qué se debe hacer en materia de aplicaciones periurbanas? ¿Qué están haciendo los países desarrollados?

A ese tema se refirió, en diálogo con El ABC Rural, el ingeniero agrónomo Esteban Frola, reconocido especialista en tecnologías de aplicación de fitosanitarios, quien criticó las delimitaciones, haciendo hincapié en las buenas prácticas.

Aplicaciones periurbanas
Para Frola hay que trabajar bien, en vez de delimitar tanto las aplicaciones periurbanas, y hay que fijarse lo que hacen afuera, y no inventar nada que no tenga sentido.

De nada sirve delimitar aplicaciones

“No interesa el tema de los límites para aplicaciones periurbanas, porque si una persona está aplicando a 3.000 metros con inversión térmica, el producto termina en la zona urbana”, señaló Frola.

“Porque el fenómeno de la inversión térmica se forma generalmente a la tardecita, cuando no hay viento. El producto queda flotando y se pierde la noción y el control hacia donde se dirige, porque no se puede dominar la deriva”, explicó.

Entonces, el entrevistado, se preguntó: ¿para que te sirve delimitar las aplicaciones?, ¿qué hacemos con toda esa zona búfer? “Se llena de malezas y nadie produce nada, en zonas que generalmente son muy valiosas a nivel productivo”, se respondió.

Consideró que tampoco se puede solucionar con la horticultura, “porque para poder practicarla, primero hay que conseguir la gente que lo haga, y eso es muy difícil”.

El operario debe estar bien capacitado, la máquina inscripta y todos productos aprobados. Hay que lavar bien las máquinas y los envases, y reciclarlos.

rr

“Hay que observar lo que hacen países desarrollados”

El especialista opinó que “hay que observar lo que hacen los países desarrollados, quienes siembran a tres o cuatro metros de la ventana de las viviendas, mediante el empleo de buenas prácticas”.

En ese sentido, indicó que “se realizan aplicaciones bajo condiciones meteorológicas, con el empleo de picos y productos adecuados, quedando todo debidamente registrado, ya que se puede hacer un seguimiento online de lo que está haciendo la máquina o el avión”.

Para Frola eso es lo que se debe hacer, “o sea trabajar bien, en vez de delimitar tanto las aplicaciones periurbanas”. Por eso, insistió en que “hay que fijarse lo que hacen afuera, y no inventar nada que no tenga sentido”.

En definitiva, el experto sintetizó que “el operario debe estar bien capacitado, la máquina inscripta y todos los productos aprobados, debiendo lavar bien las máquinas y los envases, y reciclarlos”.

Concluyó Frola señalando que, en cuanto a manejo y disposición de residuos de aplicación de fitosanitarios, “los países escandinavos son líderes, por lo que es recomendable ver cómo trabajan y aplicarlo en nuestro país”.

El ABC Rural

NOTA RELACIONADA – Tecnología de aplicación: “Hay que medir para mejorar los tratamientos” 

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL