Alfalfa, la reina de las forrajeras y su planificación de siembra

La ingeniera agrónoma Silvia Olivo disertó en AgroActiva Virtual pensando en una correcta planificación de siembra de alfalfa que lleve al éxito productivo. "El 80% de la producción de alfalfa en la Argentina se realiza en secano y su destino es producir carne y leche", explicó la especialista del INTA Manfredi.

alfalfa
La siembra de alfalfa ocupa una importante superficie en nuestro país. Foto: Silvia Olivo.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) mantuvo una participación destacada en la edición de AgroActiva Virtual durante los cuatro días de la muestra. Tanto es así que varios especialistas del organismo disertaron sobre los temas que más les interesan al productor agropecuario. El cultivo de alfalfa es uno de ellos y estuvo presente en la última jornada de la exposición.

En ese sentido, la ingeniera agrónoma Silvia Olivo, investigadora del INTA Manfredi, exploró durante casi 40 minutos las ventajas de realizar una siembra planificada en el cultivo de alfalfa.

“Es fundamental que la alfalfa forme parte del sistema de rotaciones, porque es una leguminosa que tiene la capacidad de fijar nitrógeno atmosférico y utilizarlo para producir biomasa”, dijo Olivo. También sostuvo que su siembra es importante porque es un cultivo “que dura hasta cinco años, dependiendo de la zona, y ayuda a prevenir la erosión hídrica”.

Definiendo su siembra

Vale aclarar que el productor ganadero se encuentra ante un momento clave donde debe definir la siembra de alfalfa. Por tal motivo es relevante conocer su manejo para que el cultivar sea exitoso.

“Se tiene que empezar a pensar el lote en que vamos a implantar la alfalfa, el antecesor y tener un correcto control de malezas, porque tenemos que tener en cuenta que es un cultivo de lenta implantación por su estructura”, indicó la referente en AgroActiva Virtual.

alfalfa
Uno de los temas abordados por INTA en AgroActiva Virtual fue la siembra de alfalfa y su potencial en la Argentina.

Además, Olivo señaló que un aspecto clave es definir el cultivar. Allí brindó algunos detalles de variedades incluidas en la Red Nacional de Cultivares de Alfalfa. “El productor debe conocer los rendimientos de los diferentes cultivares que están en el mercado, para así decidir qué cultivar se puede adaptar mejor a su zona”, recalcó.

Variables que resaltan

Otros aspectos a tener en cuenta según la investigadora, es la densidad de siembra y la fecha de implantación. “Una densidad de siembra adecuada con la profundidad de siembra óptima, define mucho”, dijo.

Sumado a ello, otro factor muy importante es la fecha de siembra: “Para la región centro o zona pampeana se recomiendan siembras a principios de otoño, porque tenemos una condición de humedad y temperatura que favorecen al desarrollo del cultivo”, subrayó Olivo.

Finalmente recordó que el control de insectos y malezas tienen una participación baja en el costo total (11% en siembra convencional), y son las prácticas de manejo clave para una implantación exitosa.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí