Paraguay desperdicia la posibilidad de agregar valor a su soja en beneficio de la industria argentina

La Cámara Paraguaya de Procesadores y Exportadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro) asegura que ese país desperdicia las posibilidades de agregar valor a su producción. Denuncian que por segundo año consecutivo la Argentina procesará más granos de soja paraguaya que sus mismas plantas y culpan al “constante cambio de reglas para la industria aceitera”.

PaRAGUAY

“Las divisas generadas por el complejo soja, muchas veces sirven como única medida del desempeño de la cadena de valor de las oleaginosas y aunque en cierta medida este indicador puede marcar cierta tendencia no se debe mirar como un número desconectado de la realidad y de otros datos que pueden ayudar a dar contexto”, señala en su último informe la Cámara Paraguaya de Procesadores y Exportadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro).

Reconoce la entidad que es cierto que este año se ha dado una muy buena producción primaria en el vecino país (más de 10,5 millones de toneladas) y que el volumen exportado de granos se encuentra entre los mayores registrados hasta el momento.

“En este 2020 se repetirá, por segundo año consecutivo, el hecho que las plantas de molienda en Argentina procesaran más granos de soja producida en Paraguay que nuestras mismas plantas”.

“Sin embargo –señala- los más de 6,19 millones de toneladas de granos que se exportaron hasta octubre podrían haber generado todavía más divisas y un mayor efecto derrame, con más trabajo a nivel local, dentro de nuestra economía si se hubieran procesado en nuestra agroindustria”.

Oportunidad desperdiciada

“Esta oportunidad desaprovechada –agrega- no se refleja en las estadísticas, pero tiene mucho que ver con el desempeño de la cadena y el beneficio que genera para toda la actividad económica del país, por lo que es importante analizarlas considerando esta situación”.

Paraguay

En su informe, los industriales de Paraguay aseguran que, para poder aprovechar esa posibilidad de generar más valor en el país, se debe seguir trabajando en generar las condiciones de competitividad para que nuestras agroindustrias puedan consolidarse y competir con las fábricas de otros países.

“En ese sentido –dicen- es importante destacar que en este 2020 se repetirá, por segundo año consecutivo, el hecho que las plantas de molienda en Argentina procesarán más granos de soja paraguaya que nuestras mismas plantas; lo cual marca claramente la situación compleja en que ha dejado el constante cambio de las reglas para la industria aceitera”.

Política industrial

Aún a pesar de todos los desafíos que existen y debe superar la agroindustria de Paraguay, el potencial que posee se mantiene intacto considerando la gran participación que mantiene la exportación de granos dentro de los más de 10 millones de toneladas que se produce en el país en buenas condiciones climáticas.

“Una política industrial clara es crucial para poder aprovechar de mejor manera nuestros granos y desarrollar toda la cadena de valor de nuestras oleaginosas”, finaliza diciendo el documento de los industriales paraguayos.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí