Versatilidad y mansedumbre, muy bien conjugados en Cuarto de Milla

Yegua Cuarto de Milla de tres años y medio de edad, Wimpy's First Love, del haras Don Gaspar.

Una buena cantidad de ejemplares de la raza equina Cuarto de Milla se presentan este año en Palermo. Se trata de una raza muy completa y versátil, ya que es de notable mansedumbre y funcionalidad, utilizándose para diferentes tipos de trabajos y deportes.

“Es un caballo fuerte, musculoso y resistente, que sirve para todo tipo de actividades”, manifestó María Valeria Calvo, una de las titulares del haras Don Gaspar, de la zona de Chascomús, Buenos Aires, que desde hace seis años cría la raza Cuarto de Milla.

En diálogo con EL ABC Rural señaló que “la genética tiene mucho que ver en las características del animal, ya que cuanta más calidad tenga, más se expresa esa versatilidad y mansedumbre tan característica de la raza”, remarcó.

En ese sentido, la entrevistada, informó que “en nuestro caso particular, contamos con dos líneas de sangre de los Estados Unidos, que es la cuna de la raza, dándonos muchas satisfacciones”.

  • ¿Cómo está posicionada la raza en Argentina?                                     
  • Estamos muy bien en genética, ya que cada vez más se incorporan nuevas líneas de sangre, aportando muy bien esa mansedumbre y funcionalidad que caracteriza a la raza. Pero en cuanto a doma estamos más atrasados, falta capacitación, porque lo tradicional no va de la mano con lo que necesita la raza, si no que debe ser una doma más racional.

 

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL