Río Paraná: preocupa la bajante y alertan que seguirá en descenso

El Instituto Nacional del Agua informó que el río Paraná seguirá bajando por al menos dos semanas, y se acerca a los niveles históricos registrados hace 50 años. Se complica el ecosistema, la navegación y los pescadores.

Paraná 1
En Paso de la Patria, Corrientes, los característicos acantilados de la zona, ahora son más imponentes por la bajante del río Paraná, cerca de la desembocadura del río Paraguay, un lugar que por sus correntadas es muy buscado por los pescadores.

Debido a la significativa reducción de lluvias sobre casi toda la alta cuenca del río Paraná en Brasil, la cuenca del río Iguazú y toda la cuenca del río Uruguay, desde hace ya varios meses se viene observando la bajante del río Paraná en nuestro país.

La gradual disminución de los montos acumulados de lluvia va acentuando el cuadro general de sequía y bajantes, la cual viene agudizándose desde principios de año.

“La persistente falta de lluvias mermó el aporte a los embalses emplazados en Brasil sobre el río Iguazú. Las descargas de los mismos mantuvieron una gradual disminución, al tiempo en que los niveles de embalse fueron descendiendo”, explicó el Instituto Nacional del Agua (INA) de nuestro país.

“Además, 2020 es el tercer verano consecutivo sin alcanzar niveles operativos normales en dichos embalses brasileros, obligando a una reducción de las descargas de todo el sistema fluvial”, apuntó el Instituto.

Río Paraná 2
En Timbúes, Santa Fe, también se observan las consecuencias de la bajante.

Río Paraná

Río Paraná
La salidas de las lanchas también se complica en la zona de Goya, con canales afluentes muy poco profundos.

Bajante histórica complica ecosistema, navegación y pescadores

En consecuencia, los especialistas del INA y de la Prefectura Naval Argentina, advierten que la presente bajante del río Paraná seguirá en descenso y que es histórica, modificando lógicamente el ecosistema y la navegación.

“Hay que remontarse 50 años hacia atrás para encontrar niveles tan bajos del río Paraná”.

“El escaso nivel del agua provoca lógicos cambios en las costas del río y sus afluentes, formando bancos de arena que son peligrosos para la navegación”, alertaron los especialistas.

Por ejemplo, en el puerto de Paraná, Entre Ríos, el río actualmente (principios de abril) se ubica en 0,82 metros, descendiendo casi 20 centímetros en los últimos días.

En tanto, en el puerto de San Lorenzo, Santa Fe, de gran afluencia de buques graneros, Ivan Manyaudet de la empresa local Gente de Río Servicios Fluviales, informó a El ABC Rural que “el río Paraná debe tener una altura normal media de tres metros para que entren los buques, y hoy está a 1,06 metros”.

Asimismo, señaló que “por las obras de dragado que se realizaron, los barcos van a seguir entrando al puerto, pero van a salir con menos carga”.

Otra de las consecuencias del río bajo es la dificultad que tienen los pescadores que subsisten con la actividad, ya que cuando el río esta crecido, los peces producen mucho en las lagunas y hay más vida para el pescador, y la bajante cortó el ciclo.

Río Paraná
En el puerto de San Lorenzo, de gran afluencia de buques graneleros, el río Paraná debe tener una altura normal media de tres metros para que entren los buques, y hoy está a 1,06 metros.
Río Paraná
Por las obras de dragado que se realizaron, los barcos seguirían entrando al puerto de San Lorenzo, pero van a salir con menos carga.

Seguirá bajando pero a un ritmo más lento

El INA informó en su reporte semanal, donde proyecta la altura del río para las próximas dos semanas, que el río Paraná seguirá en descenso al menos por dos semanas, aunque la bajante tendrá un ritmo más lento.

Río Paraná

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL