“Vamos camino a una concentración de la actividad”

Omar Príncipe.

Antes de esta situación cambiaria, la Federación Agraria Argentina venía advirtiendo que los pequeños y medianos productores y las economías regionales se encontraban al borde de una crisis económica, productiva y social, por la acumulación de problemas que llevan años, a los que se sumaban los aumentos tarifarios y la falta de financiamiento que ya desde comienzos de 2018 se hacían sentir.

“Venimos planteando públicamente el impacto que tiene la situación en los productores, sobre todo a los que representamos, es decir los pequeños y medianos”, resaltó en diálogo con Nuevo ABC Rural el presidente de la Federación Agraria Argentina, Omar Príncipe.

El entrevistado, recordó que “este es un año muy particular debido a que se perdió el 30% de la cosecha, sobre todo en plena región núcleo, y a esto hay que sumarle una devaluación muy fuerte que se completa con una tasa de interés alta fijada por el Banco Central que se plantean aún más elevadas cuando se intenta acceder a un crédito en la banca privada”.

– ¿La fluctuación cambiaria se genera en un marco que ya venía complejo para los productores más débiles?

– Sí, veníamos complicados por el aumento de las tarifas, los combustibles, el ingreso de importaciones de manera desmedida que sin dudas afecta claramente a los pequeños y medianos productores.

Ahora esta devaluación que se expresa en menos de una semana, produce un incremento de costos muy marcado para el sector.

Un cambio de realidad

Algunos hablan de más devaluación y mejorar el precio de las exportaciones argentinas como única salida.

Dicen que ayudaría a reducir el déficit comercial, pero debe tenerse en cuenta que la mayoría de los productores se vinculan con el mercado interno.

Por ende, si no se piensa en el impacto en los costos de producción y la baja en la capacidad de consumo de la población, una medida de ese tipo solo ayudaría a profundizar la concentración económica.

Según advierte Príncipe, si continua la política de ajuste, los consumidores de leche, frutas, cerdo, entre otros productos, no van a necesitar de los pequeños y medianos productores argentinos, sino que se abastecerán de las grandes cadenas que existen en la Argentina y de los productos que ingresan desde el exterior.

“Un pequeño tambero cada día que se levanta a ordeñar un litro de leche sabe que está perdiendo 1, 50 pesos.

Es decir que tambos de mil y dos mil litros están perdiendo mucho dinero y terminan fundiéndose, y los que se benefician son los grandes grupos económicos”, dijo el federado. Por su parte, indicó que un productor de cerdo, está perdiendo “hasta 5 pesos por kilo”, cada vez que vende un capón.

En ese sentido, dijo que “es una situación insostenible que se está complicando aún más con el incremento de costos que se generará en el mercado interno por el aumento del dólar”.

  • ¿Esta situación preocupa también a los pequeños productores de granos?
  • Sin dudas. Ellos no escapan de esta problemática y en este rubro también vamos rumbo a una concentración muy importante.
  • De allí que muchos dejan el campo en arrendamiento de pooles o grandes inversores que sacan provecho de nuestra tierra, produciendo si el sentido de pertenencia que pregona nuestro sector siempre.

Acudiendo al FMI

Ante las negociaciones que se realizaron en Washington con el FMI, la entidad que preside Príncipe, reiteró su posición histórica.

Para los pequeños productores, es clave tener un Estado presente. Y en ese marco, plantean que ese préstamo puede servir para respaldar las Lebac, pero de ningún modo servirá al Estado si se plantea un recorte de programas de desarrollo e investigación; o de ajuste y privatización de tareas en INTI, INTA o Senasa; o el ajuste por vía de frenar obras de infraestructura, reducir salarios y jubilaciones.

  • ¿Cree que acudir al Fondo Monetario Internacional es una posibilidad de estabilizar la economía nacional?
  • Todas las experiencias con el FMI que vivimos los argentinos no fueron buenas para el sistema productivo.
  • Ni siquiera para la economía nacional en su conjunto. No veo porqué deba ser buena en esta oportunidad, lamentablemente. Sin embargo observamos una mirada desde el Gobierno Nacional que da señales de que esta práctica será un beneficio para el sistema financiero.
  • Creemos que los fondos de inversión ingresan, compran dólares baratos, ingresan a las Lebac, ganan fortuna con los intereses, y en el momento que más les conviene vuelven a salir, haciendo de esta manera una gran diferencia. Este es el modelo actual, donde la renta financiera se asegura un futuro y el sistema productivo cae en una situación de crisis terminal.

Presiones de las bases

Los productores mantienen siempre una presión sobre sus dirigentes en momentos donde la situación no es la mejor.

“Estamos en asambleas permanentes desde el mes de marzo de 2018 en distintas provincias”, mencionó Principe, quien además sostuvo que “las corridas cambiarias siempre traen preocupación y debemos estar atentos a nuestra acción gremial en defensa de los más débiles de la cadena productiva”.

  • ¿Se intenta llegar a un diálogo tranquilizador con las autoridades públicas?
  • Por supuesto que sí. Hace pocos días, junto a la Mesa de Enlace, solicitamos una mesa de diálogo para que nos reciba el Presidente Macri pero aún no tuvimos respuesta.
  • Sin embargo, observamos que el mandatario se entrevista con banqueros, industriales, sectores de la tecnología o del rubro financiero, pero esquiva recibir al sector productivo nacional, que sin lugar a dudas es el motor principal de nuestra economía.