Una oportunidad para posicionarnos en el comercio internacional

Los desafíos en el abastecimiento de alimentos en relación con las demandas del comercio internacional vienen creciendo. También están atados al “Greening" de la política comercial y las nuevas barreras: neutralidad en carbono para posicionar los productos argentinos

Comercio internacional
En la actualidad, la huella de carbono es la noción que tiende a imponerse en el mercado internacional de alimentos.

Soy consciente de la fuerza y diversidad del sector agrícola argentino y de la importancia, especialmente para los grandes y eficientes productores agrícolas como Australia y la Argentina, del libre comercio internacional”, sintetizó Crispin Conroy, director y observador permanente ante las Naciones Unidas de la International Chamber of Commerce (ICC) durante el Congreso Maizar 4.0.

La entidad de la que participa el especialista australiano, es representante institucional de más de 45 millones de empresas, en más de 90 países de todo el mundo.

Fue creada en 1919, después de la Primera Guerra Mundial, mientras los gobiernos se reunían en París para discutir cómo reconstruir después de la guerra y promover la paz.

El especialista dijo que en el contexto de la actual crisis del COVID-19, la ICC ha planteado preocupaciones en el seno de la OMC sobre las medidas comerciales restrictivas adoptadas por muchos países. En particular en lo que respecta a los productos médicos de emergencia y los productos alimenticios.

Políticas de sostenibilidad

Más allá de los desafíos por la pandemia, Conroy dijo que los debates en el seno de la OMC sobre comercio y medio ambiente o sostenibilidad son limitados. Sin embargo, varios países y partes interesadas externas creen que la OMC debe integrar la sostenibilidad -y las cuestiones de desarrollo- en su programa de trabajo.

comercio internacional
Crispin Conroy, director y observador permanente ante las Naciones Unidas de la International Chamber of Commerce (ICC) exponiendo via online durante el Congreso Maizar 4.0.

“Existe un reconocimiento cada vez mayor de que las cuestiones comerciales no pueden tratarse de forma aislada y que el sistema de comercio internacional no puede seguir funcionando dentro de una burbuja como si estas cuestiones no existieran”, explicó Conroy.

Las cuestiones relacionadas con el comercio y el medio ambiente, y el comercio y la sostenibilidad, van a ser cada vez más importantes. Principalmente, a medida que nuestras economías respondan a la crisis actual y, a continuación, avancen hacia la recuperación y la reconstrucción. Sea cual sea la forma que adopte la recuperación y la reconstrucción, la ICC cree que es importante que todas las partes interesadas, incluidos los negocios, participen.

Datos que sorprenden

En tanto, Manuel Otero, director general del IICA, dijo que “la agricultura es clave para lograr los objetivos del desarrollo sostenible (ODS)”.

En el Congreso Maizar 4.0, indicó que “América Latina y el Caribe (ALC) es la región más exportadora de agroalimentos del mundo, con 250.000 millones de dólares en 2018, el 13,6% del total. Lideramos en frutas tropicales, café, raíces, tubérculos, oleaginosas, cereales y proteínas animales, entre otros”.

Algunos países son líderes mundiales en la exportación de algunos rubros, como Chile con uvas y arándanos o Perú con espárragos. En cuanto a los destinos, el principal son los mercados asiáticos, que absorben el 36%, luego Estados Unidos y Canadá, después la UE, y en cuarto lugar aparecen los propios países del ALC.

“El Covid está haciendo que se trate de fomentar el comercio intrarregional. Tenemos todo para ser garantes de la seguridad alimentaria”, continuó.

El greening del comercio internacional

El virus Covid-19 trajo una brusca caída de la actividad, pero la agricultura, que era el villano de la película, hoy está llamada a jugar un papel fundamental. “Casi 40% de los hogares más pobres experimentó hambre, y puede haber 30 millones más de pobres”, expresó Otero.

Además, se centró en “el rol del comercio, que tracciona la seguridad alimentaria y va a definir las reglas de la seguridad ambiental; cada vez va a tener más fuerza, tiene que hacer una contribución sustantiva”.

En esta línea, señaló que el greening (o enverdecimiento) del comercio internacional puede ser visto como una oportunidad. “En vez de correr atrás de los acontecimientos, tenemos potencialidad de usarlo como diferenciador estratégico para la agricultura de la región, aceptar las reglas de juego y tener actitud proactiva”, señaló.

Respecto de la política comercial internacional, indicó que, “de los acuerdos vigentes en ALC, 15 tienen disposiciones ambientales”. Y recordó que existe una enorme diversidad de estándares privados, más de 190 en las exportaciones de la Argentina a la UE.

Ejemplos a seguir

Como ejemplo de que el greening puede aprovecharse, contó los casos de Costa Rica, que hizo la certificación NAMA para el café sostenible ambientalmente, que obtiene un precio diferenciado en el mercado internacional.

Asimismo Brasil, por una iniciativa de Embrapa está posicionando la ganadería en la región con la certificación Brazilian Beef y Carbono Neutral, mientras en la Argentina está creciendo la iniciativa de Carbono Neutro.

Para Otero, el comercio juega un rol central para que la agricultura del ALC sea protagonista en el aseguramiento de los ODS. Para ello, es indispensable no volver atrás sino impulsar mayor apertura comercial e integración regional.

La noción de balance de carbono es más conveniente para los negocios del país, ya que contempla tanto las emisiones como el secuestro de carbono en el sistema integral de producción y no en un producto comercializable específico.

También, aprovechar la sostenibilidad de la agricultura de la región como ventaja comparativa para utilizar el greening como posicionamiento; y articular más lo público-privado para trabajar desde el diseño hasta la implementación de la política comercial.

Por su parte, Nelson Illescas, director del INAI, dependiente de las bolsas de cereales, dijo que “los estándares privados surgen en las últimas dos décadas”. Si bien dan acceso a mercados, implican mayores costos de producción, porque requieren adaptaciones de la industria y la certificación; “se precisan por posicionamiento reputacional en el mercado”.

El ambiente y el comercio

El Programa Argentino de Carbono Neutro será para alimentos, bebidas y bioenergías de exportación, y el objetivo es generar un mercado de bonos ambientales para financiar inversiones y generar activos transables.

Para obtener el sello, se contratará a certificadoras que auditen, y habrá diferentes opciones de certificación. “El certificado de carbono neutro con el sello nos va a permitir mostrar el certificado de sostenible”, detalló Illescas .

Ernesto Viglizzo, especialista de INTA, en tanto, agregó que “hoy hay una pulseada por reducir las emisiones de carbono entre los países que más y que menos emiten, basada en la necesidad de minimizar el impacto del carbono en la atmósfera sobre el clima global”.

Reducir el carbono emitido tiene una implicancia adicional para países como la Argentina, ya que la carga de carbono de sus productos puede ser causa del levantamiento de barreras comerciales.

La deforestación, la quema de vegetación, el ganado, los cultivos y otras actividades agropecuarias como el uso de fertilizantes o plaguicidas, todas generan emisiones que se miden y se cargan en el cálculo del balance de carbono.

En cambio, el secuestro de carbono es la capacidad que tiene la biomasa para secuestrar la masa de carbono que está presente en la atmósfera.

Las principales fuentes pueden ser una plantación forestal, un bosque nativo y también los pastizales y pasturas. Entonces se genera un balance entre lo que se emite y secuestra, y ese es el balance de carbono.

Nota relacionada: FAO aprobó protocolo hecho por argentinos para captura de carbono en suelos agropecuarios

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí