Una campaña para vigilar los cultivos muy de cerca

En las dos últimas campañas hubo dos plagas que fueron protagonistas: la isoca bolillera en los lotes sojeros y la oruga militar tardía en maíz y también en soja.

La bolillera (Helicoverpa gelotopoeon) puede cumplir de dos a tres generaciones sobre el cultivo de soja.

Las larvas más desarrolladas tienen colores que varían desde los marrón oscuro a castaño verdoso y se destacan por contar con dos bandas amarillentas en ambos costados.

Su característica distintiva son los segmentos abdominales bien marcados con pelos gruesos y visibles.

Durante el ciclo de la soja esta plaga puede producir daños en distintas momentos. En la etapa inicial actúa como cortadora, generando daños en brotes, pecíolos y tallos tiernos.

“Con mayor desarrollo produce cortes por encima de los cotiledones y a diferentes alturas, una característica que la diferencia de otras cortadoras que hacen el corte al ras del suelo, por debajo de los cotiledones”, dijeron técnicos de la empresa Nidera.

Particularmente en la presente campaña agrícola, hay un punto en el que los productores y asesores coinciden: la campaña venía muy tranquila con “los bichos”.

Pero durante la primera semana de enero “saltó” un alerta por la cantidad de capturas de la mariposa de la isoca medidora en trampas de luz cercanas a El Trébol, en el centro de Santa Fe.

Por su parte, en el sur de Córdoba, en Río Cuarto, las langostas son una amenaza para tomar en serio.

Córdoba en problemas

En esta región, desde el INTA Marcos Juárez, se analizaron los datos obtenidos de trampas de luz en las localidades de Arias, Canals, Laboulaye y La Carlota, detallándose capturas significativas, tanto de adultos como larvas.

Las especies con mayor presencia en todas las localidades en este período de recuento fueron: Faronta albilinea y Helicoverpa gelotopoeon, ambas marcando picos poblacionales en distintos momentos del mes de diciembre según la localidad, y en menor medida Rachiplusia nu, Spilosoma virginica y Helicoverpa zea.

La información es tomada de la Clave pictórica de polillas de interés agrícola, elaborada por el ingeniero Pedro Daniel Leiva, y se complementa con datos de vuelos de adultos registrados en la trampa de luz de Laboulaye de años anteriores.

Hay que tener en cuenta que la presencia o no de adultos o larvas depende de condiciones climáticas, de los cultivos antecesores y los implantados, de los controles que se hayan realizado en los mismos y de otros factores.

Por lo que esta información debe ser interpretada como una guía para saber dónde poner atención y luego hacer las evaluaciones correspondientes antes de tomar una decisión.

En lo que respecta a Faronta albilinea, es pertenecientes a la segunda generación anual. Se alimenta preferentemente de gramíneas. En esta época se comporta como defoliadora en moha y maíz, encontrándose generalmente en baja densidad.

Por su parte Helicoverpa gelotopoeon, posee una evolución de la densidad poblacional muy sensible al clima.

Los ataques en soja se asocian a la coincidencia del pico de vuelo de adultos  con plena floración (R2), entresurco abierto que favorece la oviposición, condiciones de sequía y altas temperaturas.

Los ataques más severos ocurren en soja de segunda (V3-4). Para soja de primera en estado vegetativo se comporta como defoliadora, la segunda generación ataca inflorecencias y vainas.

Asimismo, un campo implantado con soja al sur de la localidad de Pozo del Molle, en el centro-este de la provincia de Córdoba fue dañado por la acción del bicho bolita. El lote venía de cebada y estaba infestado con la plaga.

En concreto, según la Bolsa de Cereales de Córdoba “se reportó la aparición de ‘Vaquita defoliadora’ (Megascelis sp) y Oruga Bolillera (Helicoverpa gelotopoeon) en casi todos los departamentos, con incidencia baja a media.

Hacia el sur provincial, también se manifestó, con una incidencia leve, el complejo Oruga Cortadora (Agrotis malefida Guen., Feltia gypaetina Guen., Agrotis ípsilon Hufnagel y Peridroma saucia Hübner).

En los departamentos del centro se notificó la presencia de Tucura (géneros Dichroplus, Tropinotus y Rhammatocerus), también en incidencias bajas. En ambos casos, las plagas dejaron algunos lotes ligeramente defoliados, principalmente en las cabeceras”, precisa el relevamiento.

Santa Fe, con niveles medios

Durante los últimos días, no se registran picos de captura en Trampa de luz para las especies presentes en esta época del año en la zona de Maggiolo, Santa Fe.

En un informe emitido por Agricultores Federados Argentinos de esa localidad, se destaca Barrenador del tallo (Diatraea saccharalis) con conteos en aumento.

Para aquellos cultivos de maíz que no cuenten con protección para Barrenador del tallo, se recomienda realizar monitoreos periódicos a fin de identificar posturas de adultos de Diatraea en hojas de plantas de maíz.

El umbral de daño recomendado es del 10% de plantas con posturas. Superado este umbral, se aconseja esperar 4-5 días teniendo en cuenta las condiciones climáticas y realizar controles químicos

También, en el centro de Santa Fe se detectó actividad de la isoca medidora y también de bolillera. El INTA advierte que la arañuela roja es un riesgo en este ciclo.

El alerta por medidora se da con una captura de 40 mariposas en la trampa de luz, pero hubo productores que detectaron 600.

“Lo informamos para que lo tengan en cuenta los productores que tienen sus lotes en unos 35 kilómetros a la redonda de El Trébol”, advirtió uno de los referentes del INTA Carlos Pellegrini.

A diferencia del anterior, el asesor del CREA Gálvez-Las Petacas, Diego Pérez, contó que hasta el momento la presión de las plagas venía muy baja.

“Se hicieron muy pocas aplicaciones y hay que meterse mucho entre las plantas para ver los bichos, pero habrá que ver qué pasa con este alerta que saltó en El Trébol, quizás en unos días la plaga se dispara o continúa la situación actual. Hasta ahora nosotros no venimos detectando poblaciones significativas”, aseguró.

Además en Entre Río, la bolsa entreriana mencionó que en sitios puntuales se presentaron fuertes ataques de gusanos cogolleros que debieron ser controlados mediante la aplicación de insecticidas.

Núcleo bonaerense con apariciones

En la zona de San Antonio de Areco, Se observan disparidad entre lotes de maíz, en muchos casos por ataques de Spodoptera frugiperda (cogollero) en materiales sin evento para esta plaga.

En soja, la participación de plagas es prácticamente nula hasta el momento. Lo mismo ocurre en campos del partido de Junín, Chacabuco y Chivilcoy.

Por su parte, en cuadros de Pergamino, el INTA local, comienza a evaluar presencia temprana de insectos.

A pesar de la reducción de las lluvias, los niveles de plagas de insectos (oruga medidora, oruga bolillera) son muy incipientes pero no deja de ser una alarma para prestar atención en el futuro. Este mismo panorama se observa en las localidades de Rojas y Colón.