Trigo-soja: un doble cultivo que le da muchas satisfacciones a la Pampa Húmeda

INTA Pergamino destacó la notable contribución de trigo-soja a los sistemas de producción agrícola de la Pampa Húmeda, considerándola la rotación más eficiente. Es muy importante cuidar agua y nutrientes para potenciar rendimientos.

trigo-soja
El cultivo de soja de segunda forma parte de la rotación más eficiente que tiene la Pampa Húmeda como doble cultivo en la secuencia trigo-soja.

El ingeniero agrónomo Gustavo Ferraris, especialista en fertilización del INTA Pergamino, Buenos Aires, se refirió a la notable contribución que realiza el doble cultivo trigo-soja a los sistemas de producción agrícola de la Pampa Húmeda.

También hizo hincapié en la importancia de cuidar el agua y los nutrientes, ya que permiten potenciar los rendimientos.

“El cultivo de soja de segunda forma parte de la rotación más eficiente que estamos teniendo en la Pampa Húmeda como doble cultivo en la secuencia trigo-soja”, consideró Ferraris.

trigo-soja
El ingeniero agrónomo Gustavo Ferraris, especialista en fertilización del INTA Pergamino, Buenos Aires, quien se refirió a la notable contribución que realiza el doble cultivo trigo-soja a los sistemas de producción agrícola de la Pampa Húmeda.

“El trigo -informó- a pesar de tener un año muy riguroso en el norte bonaerense, alcanzó una muy buena productividad, y en soja de segunda se lograron realizar implantaciones de muy buena calidad en stand de plantas, y con una presión de malezas y uso de herbicidas significativamente menor, debido a la gran competencia del cultivo de trigo”.

Por lo tanto, remarcó el especialista, “el doble cultivo trigo-soja es una alternativa muy ventajosa, y la vemos muy promisoria para los años siguientes, con una singular adaptación a la Pampa Húmeda, funcionando muy bien”.

En ese sentido, afirmó que “si logramos buenos rendimientos en soja de segunda, se traduce en uno de los planteos agrícolas más eficientes”.

Cuidar el agua y hacer una adecuada fertilización para incrementar rindes

Pero toda esta intensificación trigo-soja, dijo Ferraris que significa doble extracción de agua y nutrientes, “por lo que hay que cuidar muy bien el recurso agua y la fertilización debe ser acorde”.

trigo-soja
El trigo a pesar de tener un año muy riguroso en el norte bonaerense, alcanzó una muy buena productividad, y en soja de segunda se lograron realizar implantaciones de muy buena calidad en stand de plantas, y con una presión de malezas y uso de herbicidas significativamente menor, debido a la gran competencia del cultivo de trigo.

La secuencia trigo-soja -indic- es muy exigente en fósforo y azufre, “por lo que se puede realizar toda la fertilización sobre trigo, o dividirla con la soja, con cantidades totales que alcancen para la secuencia”.

Asimismo, el especialista destacó que “el trigo también tiene buenas respuestas a nitrógeno y zing, por lo que el crecimiento sostenido de los rendimientos de los dos cultivos debe ser acompañado por una adecuada estratégica de fertilización”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí