Trenque Lauquen: la cuarentena continúa y la cosecha también

“En medio del campo en la zona de Trenque Lauquen estamos un poco más alejados, y a la vez no tanto, ya que tomamos todos los recaudos necesarios para evitar el contagio de Coronavirus”, contó un joven operario de maquinaria agrícola, quien debido a la pandemia tuvo que cambiar repentinamente sus costumbres de trabajo.

trenque lauquen
Los operarios de maquinaria agrícola, que hacen las veces de maquinistas, tractoristas y hasta de cocineros en los improvisados y denominados campamentos de campaña, afrontan la cosecha en medio de la cuarentena haciendo patria.

Desde principios de marzo la campaña gruesa continúa en la zona de Trenque Lauquen, en el oeste de la provincia de Buenos Aires.

Los cultivos de maíz y soja de primera evolucionaron favorablemente, por lo que los rendimientos, tanto para producción de grano como para forraje (la zona es una reconocida cuenca lechera), fueron buenos.

Pero como en todos los distritos de la región agrícola, la recolección de los cultivos se realiza en el marco de la cuarentana impuesta por el Gobierno Nacional, como prevención sanitaria por la pandemia mundial de Coronavirus.

Se trata de un trabajo que en la producción de granos generalmente lo realizan las empresas reconocidas en el sector como contratistas de maquinaria agrícola, más allá que también son muchos los productores que disponen de maquinaria propia.

En ese sentido, como se dice habitualmente, “al trabajo alguien tiene que hacerlo”, y ahí están los célebres protagonistas, los operarios que hacen las veces de maquinistas, tractoristas y hasta de cocineros en los improvisados y denominados campamentos de campaña.

En “Tiempos de Coronavirus”, estos trabajadores tuvieron que cambiar repentinamente sus costumbres, más allá que se encuentren cobijados por la inmensidad y soledad de cada lote de maíz y soja que espera ofrecer su producción, su campo de acción.

trenque lauquen
Marcos Perticarari, integrante de una empresa familiar contratista de maquinaria agrícola de Pergamino, en plena jornada de trabajo en la zona de Trenque Lauquen.

El maíz y la soja vienen rindiendo muy bien

“Estamos trabajando desde hace varios días en la zona de Trenque Lauquen, haciendo ahora maíz y soja, luego de haber terminado con muchos lotes de girasol, un cultivo que acá en el oeste (bonaerense) es una muy buena opción para la agricultura”, contó Marcos Perticarari, en diálogo con El ABC Rural. 

Se trata de un joven integrante de una empresa familiar contratista de maquinaria agrícola de Pergamino, que lidera su padre Ariel, y también compone su hermano menor Ignacio.

“En la estancia que estamos trabajando ahora el maíz estaba rindiendo muy bien, entre 120 y 140 quintales por hectárea y la soja llegó a picos de 60, por lo que estamos muy satisfechos, ya que es un establecimiento de punta en la zona de Trenque Lauquen en manejo productivo, logrando excelentes resultados”, destacó.

En cuanto a su labor diaria, Marcos, contó que “generalmente manejo el tractor, a veces me subo a la cosechadora porque me gusta mucho, pero lo hago muy poco, ahí anda más mi viejo, no se quiere bajar, y como es mi “patrón” no me puedo quejar (risas)”.

trenque lauquen
Entre los recaudos que ahora tienen los contratistas, cada operario maneja el implemento que se le asignó, sin andar cambiando como antes, y en la cabina no entra más que el conductor, y cada uno tiene su agua, jabón y desinfectante.

“En medio del campo estamos un poco más alejados, y a la vez no tanto”

Sobre la pandemia de Coronavirus y su cambio de rutina laboral, el entrevistado, señaló que “con la situación que estamos pasando el mundo entero, la verdad que acá en medio del campo estamos un poco más alejados, y a la vez no tanto”.

En ese sentido, destacó que “tenemos los cuidados que se necesitan para evitar el contagio del virus, evitamos el contacto con los camioneros y gente que trabaja en la estancia, y hasta entre nosotros también”.

Asimismo, el joven operario, explicó que “ahora cada uno va en el implemento que se le asignó, sin andar cambiando como antes, y en la cabina no entra más que el conductor, y cada uno tiene su agua, jabón y desinfectante”.

Después, en el descanso o cuando termina la rutina de trabajo, dijo que “cada uno tiene y toma su mate o vaso, así nos cuidamos entre nosotros también”.

En definitiva, el operario, concluyó que “es un momento muy delicado para el mundo y hay que cuidarse, no queda otra que tomar todas las precauciones, porque mucha gente como nosotros tiene que seguir trabajando por diferentes motivos, y para nosotros como contratistas es un orgullo poder continuar generando riquezas para un país que hoy las va a necesitar más que nunca”.

Por último, el joven quiso dejar un mensaje de agradecimiento y aliento especial para los trabajadores del sistema de salud.

“Sabemos que es enorme el esfuerzo que están haciendo todos los médicos y todos los que se están encargando de cuidarnos y atenuar el impacto del Coronavirus”, destacó Perticarari.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí