Trabajo en equipo, la clave de una guachera exitosa en la zona de Río Cuarto

En 2018 el tambo La Mascota, en Santa Catalina (Estación Holmberg), cerró el año con 1,8% de mortandad en hembras y 2,2% en machos. La crianza de hembras es individual y colectiva en machos.

Ubicado en la zona de Santa Catalina (Estación Holmberg), sobre la Ruta Nacional 35, a 27 kilómetros al sur de la ciudad cordobesa de Río Cuarto, el establecimiento La Mascota, de Mareuba SA, propiedad de la familia Bandiera, cuenta actualmente con 1.335 vacas en ordeñe, en 755 hectáreas.

Con una producción individual de 35 litros de leche por día, produce más de 50.000 litros diarios, alrededor del 4,5% de la leche diaria de toda la Cuenca Sur provincial, donde según un reciente relevamiento del Gobierno cordobés, se obtienen 915.856 litros diarios en poco más de 330 tambos.

La Mascota también cuenta con 400 hectáreas destinadas a recría y un feedlot. Uno de los éxitos de este reconocido emprendimiento lechero es su dedicado trabajo en la guachera, a través de un personal altamente calificado, considerándolo como la base del éxito.

Para conocer cómo se cuidan los terneros en este establecimiento cordobés, El ABC Rural dialogó con la médica veterinaria Natalia Marchetto, quien está a cargo de la guachera junto a otras cuatro personas.

Pasan 1.400 terneros al año

“Cada año unas 850 hembras y 550 machos pasan por la guachera de La Mascota, contando con pariciones de 10 meses, ya que durante el verano se corta”, informó la entrevistada mientras observaba un grupo de terneros alojados en jaulas muy bien diseñadas y acondicionadas para su comodidad.

“En 2018 cerramos el año con 1,8% de mortandad en hembras y 2,2% en machos, realizando crianza individual en el caso de las hembras y colectiva en los machos, ya que son más resistentes”, destacó.

Marchetto explicó que “la clave del éxito es tener buenos protocolos y prácticas de trabajo, que la gente sepa lo que tiene que hacer y mantener buenas rutinas, tratando de prevenir antes que curar, ya que siempre tratamos de ir un paso adelante para que los terneros estén sanos, cómodos, tengan buena calidad de leche, agua y alimento, y que el personal que trabaja se sienta muy cómodo”.

Remarcó tambien que “el personal que trabaja aquí es muy importante, hay que estar bien atentos, nos capacitamos continuamente y trabajamos en equipo lo más cómodos posible, llevando a cabo buenas prácticas de manejo”.

Producción de carne a través de un feedlot

Teniendo en cuenta las 400 hectáreas destinadas a recría, la empresa también cuenta con un feedlot, ubicado en cercanías del tambo, donde son derivados los machos Holando para engorde y producción de carne, más allá que también realizan compras externas.

“Se los lleva hasta alrededor de 200 kilos con balanceado y un poco de alfalfa, y de ahí pasan al feedlot, donde buscamos que lleguen a los 350 a 380 kilos para luego comercializarlos”, indicó Marchetto. “Con el Holando logramos una buena conversión de alimento y gran calidad carnicera”, afirmó.

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí