Situación de los campos ganaderos: ¿Nuevo condicionante para sostener el nivel de stock?

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario, a través de su mercado ganadero, analizaron la situación de los campos ganaderos en la Argentina. Allí evaluaron la condición de los vientres para los próximos meses y las tasas de faena.

Situación de los campos
La faena de vacas creció un 9% mientras que las vaquillonas aumentaron más de un 20% desde abril a septiembre de 2019.

Se conoció recientemente el último informe del mercado ganadero Rosgan, sobre la situación de los campos ganaderos, bajo el interrogante: ¿Nuevo condicionante para sostener el nivel de stock?

Durante el mes de agosto del año pasado, se conocieron los primeros brotes de fiebre porcina, que poco tardó en generar una enorme disrupción en el mercado global de carnes y proteínas en general, que trajo discusión a la situación de los campos.

Un poco preparada para abastecer semejantes volúmenes, la Argentina pudo aprovechar esta oportunidad exportadora única por disponer exactamente de lo que China venía a buscar, ni novillos pesados ni carne de alta calidad: simplemente vacas.

Fue entonces que se comenzaron a ver niveles crecientes en la faena de hembras que llevó a atravesar el umbral de lo que -en la teoría- indicaría el comienzo de una fase de liquidación.

Así fue que en mayo de 2019 se tocó un pico de 52,4% de hembras en la faena total, nivel no registrado desde la gran liquidación del ciclo 2009/2010.

Una preocupación

Por ese entonces, recién se conocían los datos del último stock ganadero, en base a la vacunación cerrada en marzo de 2019.

Respecto a la situación de los campos, si bien el stock total prácticamente no había sufrido variaciones respecto del ciclo previo, manteniendo los 53,9 millones de animales, entre vacas y vaquillonas se había perdido cerca de 260.000 vientres.

Esto sin dudas comenzó a preocupar, en vistas además de la tenacidad que seguía mostrando China en sus compras, con proyecciones que acrecentaban cada vez más la crisis asiática y, en consecuencia, el faltante que debía cubrir desde el exterior.

Sin embargo, rápidamente se abrieron distintos análisis respecto de la situación del stock ganadero y el efecto que generaría semejante nivel de extracción de hembras. Uno de los indicadores que se observó fue la mejora en la tasa de destete lograda en los últimos dos ciclos.

En este sentido, el mercado ganadero concluyó que, mejorando estas tasas de destete tal como lo viene haciendo Uruguay, por ejemplo, nuestro país podría hallar un nuevo nivel de extracción de equilibrio que no comprometiese la futura producción de terneros.

Pensando en potencial

Pasados ya seis meses del nuevo ciclo ganadero, “estamos en condiciones de revisar las proyecciones que realizábamos por aquel entonces”, explican desde la Bolsa rosarina.

Allá por el mes de junio, habiendo conocido la escalada registrada en la faena de hembras, proyectábamos un crecimiento anual en la extracción de vacas del 12,5% equivalente a casi 3 millones de vacas que se faenarían durante el ciclo 2019/20.

Asumiendo determinado número de vaquillonas disponibles para reposición, el cálculo llevaba a una posible caída del stock de vacas en marzo de 2020 cercana a los 450.000 vientres.

Lo cierto es que sobre un stock de vacas de 23,6 millones, esto representaba una pérdida de menos del 2%. Con tan solo mejorar 1 punto la tasa de destete, esta caída podría compensarse, sin perder futura producción de terneros.

Ahora bien, de abril a septiembre, la faena de ganado vacuno creció un 5% en relación a igual período del año anterior.

La faena de vacas creció un 9% mientras que las vaquillonas aumentaron más de un 20% durante el mismo período, esto último probablemente explicado por un aumento de las recrías en detrimento de la faena de terneras.

En concreto, servicios deficientes durante la primavera 2019 terminarán impactando en menores tasas de destete 2021.

En definitiva, si al servicio que acaba de empezar -que ya cuenta al menos con 1% a 1,5% menos de vacas- se le suman 1 a 2 puntos menos de tasa de preñez, la baja en la cantidad de terneros a destetar durante el próximo ciclo puede ser significativa.

Por tanto, será fundamental seguir monitoreando el estado de los campos y la condición de los vientres en los próximos meses así como las tasas de faena, dado que ambos indicadores serán determinantes de la futura producción ganadera.

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí