Silvopastoril bajo arrendamiento en Corrientes: sinergia productiva entre forestación y ganadería

Con el objetivo de ampliar su frontera productiva forestal, muchas empresas alquilan campos ganaderos, y a través de una complementación con el sistema silvopastoril, lograron mejorar el desarrollo forestal y ganadero.

silvopastoril
Una gran alternativa para poder aumentar la producción forestal y lograr mayor desarrollo, es complementándose con los productores ganaderos a través de un sistema silvopastoril bajo arrendamiento.

La provincia de Corrientes cuenta con unas 500.000 hectáreas forestadas, siendo la producción forestal una de sus actividades económicas más importantes, complementándose en muchos casos con la ganadería vacuna, a través del sistema silvopastoril.

Con la producción ganadera en forestaciones con ese sistema, se optimiza el uso de recursos, se diversifican las producciones y se compatibilizan la producción de carne con la de madera de calidad.

En ese sentido, con el objetivo de ampliar su frontera productiva forestal, muchas empresas comenzaron a arrendar campos ganaderos, y a través de una complementación y sinergia productiva generada por el sistema silvopastoril, lograron mejorar el desarrollo forestal y ganadero.

En esa línea de trabajo se encuentra desde hace cinco años la firma Eucaforest de la localidad de Saladas, y para conocer su desarrollo en la producción maderera bajo sistema silvopastoril de arrendamiento, El ABC Rural dialogó con su socio-gerente, Ignacio Méndez.

silvopastoril
Con el sistema silvopastoril bajo arrendamiento, se genera una importante complementación y sinergia productiva.

Mejor desarrollo y forestal ganadero

“Corrientes tiene mucha superficie para seguir forestando, pero esos ambientes se encuentran en manos de la ganadería, que tiene que continuar con su actividad”, señaló Méndez.

“Por eso la mejor manera de poder aumentar la producción forestal y lograr mayor desarrollo, es complementándose con los productores ganaderos a través de un sistema silvopastoril bajo arrendamiento”, consideró.

El entrevistado indicó que su empresa forestal, con el objetivo de ampliar su producción maderera, comenzó hace cinco años a arrendar campos ganaderos, generando una sinergia productiva entre la ganadería y la forestación.

“Esto nos permite crecer en superficie forestal, sin afectar la producción de carne, uniéndonos a los ganaderos dueños de los campos, ofreciéndoles con el arrendamiento un ingreso económico más, y con la forestación mejores recursos forrajeros y condiciones de bienestar animal”, explicó.

En definitiva, el socio-gerente de Eucaforest, destacó que “con el sistema silvopastoril bajo arrendamiento, se genera una importante complementación y sinergia productiva, logrando mejorar el desarrollo ganadero y forestal”.

silvopastoril
“El sistema silvopastoril bajo arrendamiento nos permite crecer en superficie forestal, sin afectar a la producción de carne, uniéndonos a los ganaderos dueños de los campos, ofreciéndoles con el alquiler un ingreso económico más, y con la forestación mejores recursos forrajeros y condiciones de bienestar animal”, destacó Ignacio Méndez, socio-gerente de Eucaforest.

1.200 hectáreas con eucaliptus y pinos

Actualmente, según dijo Méndez, la empresa cuenta con 1.200 hectáreas de producción forestal con sistema silvopastoril bajo arrendamiento, en las zonas de Saladas y Santa Rosa, a través de cinco productores ganaderos.

“Se paga un alquiler anual por hectárea, aunque el primer año no pueden ingresar los animales por el daño que puedan causarle a una forestación de bajo desarrollo, pero ya sí pueden hacerlo el segundo año hasta el final del ciclo productivo ganadero”, explicó.

“Fundamentalmente se plantan eucaliptus y pinos, que desde que se plantan hasta que se talan, en promedio necesitan 10 y 18 años de desarrollo respectivamente”, apuntó el entrevistado.

En cuanto al planteo productivo forestal, informó que “estamos colocando inicialmente 450 árboles por hectárea, y llegamos a la tala con 250 árboles, ya que en el transcurso de su desarrollo se van ‘raleando’ para dejar los mejores ejemplares”.

ss
Inicialmente Eucaforest está colocando 450 árboles por hectárea, llegando a la tala con los mejores 250 árboles tras el raleo.

Mayor calidad maderera, forrajera, bienestar animal y ambiental

El pino y eucaliptus -destacó Méndez- son dos productos con mucha demanda a nivel mundial y que a las empresas forestales les permite ser muy competitivos. “Por la baja densidad en los sistemas silvopastoriles se logra madera de mejor calidad, compensando el menor volumen de producción”, afirmó.

Asimismo, explicó que el ‘raleo’ permite el ingreso de luz para el desarrollo forrajero como alimento de los animales, lográndose mejor calidad de pasto al estar al resguardo de las heladas en invierno, y en verano con mayor protección del sol, al igual que el rodeo, generando bienestar animal y mayor producción de carne individual”.

Otro factor importante que subrayó es el efecto ambiental sustentable del sistema en cuestión, “ya que se logra una ganadería de carbono positivo, compensándose la emisión de metano de los animales por la captación de los árboles”.

zz
En la zona de Saladas y Santa Rosa se utiliza mucha pastura de Brachiaria brizantha, una gramínea perenne megatérmica, que puede perdurar por más de cuatro años.

Ejemplares Braford y Brangus, y forrajeras megatérmicas

-¿Qué raza bovina utilizan?

-Generalmente ejemplares de las razas Braford y Brangus, al igual que en los sistemas ganaderos convencionales correntinos en pastizales, como por ejemplo en la zona de Mercedes.

-¿Y qué tipo de forraje?

-En nuestra zona (Saladas y Santa Rosa) se utiliza mucha pastura de Brachiaria brizantha, una gramínea perenne megatérmica, que puede perdurar por más de cuatro años. También puede ser pastizal natural, pero no se utilizan verdeos anuales.

xx
Generalmente en la zona se utilizan ejemplares de las razas Braford (foto) y Brangus, al igual que en los sistemas ganaderos convencionales correntinos en pastizales.

Menor densidad de árboles = mejor gestión del negocio forestal

Desde el punto de vista económico, el entrevistado afirmó que la menor densidad de árboles le permite a la empresa forestal una mejor gestión del negocio.

“Hay menos intervenciones dentro de la forestación y manejo logístico de personal, logrando árboles de mayor calidad para un mejor resultado económico”, explicó. “Se logra una madera con más diámetro, libre de nudos y valor, destinada a la industria de aserrado”, subrayó.

Finalmente, Méndez destacó: “Nuestra idea es continuar creciendo con la producción forestal, a través de este sistema silvopastoril bajo arrenadamiento, de la mano de los productores ganaderos, ya que la producción de carne es la actividad más importante de la provincia de Corrientes”.

El ABC Rural

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL