Siembra directa: ABC del sistema de producción agrícola que es orgullo argentino

El objetivo fue presentarles a productores del mundo que todavía no incursionaron en la agricultura extensiva sustentable, los beneficios de la siembra directa.

siembra directa
La Argentina tiene la particularidad que la superficie bajo sistema de siembra directa representa el 90% de su superficie de producción de granos.

La Argentina es el tercer país en superficie expresada en hectáreas en siembra directa, detrás de los Estados Unidos y Brasil. Pero tiene como particularidad que esa superficie representa el 90% de su superficie de producción de granos.

En ese sentido, en el marco del Congreso Aapresid 2021, que comenzó a desarrollarse este miércoles 11 de agosto, la doctora Carina Álvarez, junto con Santiago Lorenzatti, brindaron una disertación sobre “el ABC de la siembra directa”.

El objetivo fue presentarles a productores de diferentes lugares del mundo que todavía no incursionaron en la agricultura extensiva sustentable, los beneficios de este sistema de producción agrícola que es orgullo argentino, y tan buenos resultados vienen ofreciendo en nuestro país.

siembra directa
En el marco del Congreso Aapresid 2021: “Siempre Vivo, Siempre Diverso”, que comenzó a desarrollarse este miércoles 11 de agosto, la doctora Carina Álvarez, junto con Santiago Lorenzatti, realizó una disertación sobre el “ABC de la siembra directa”.

Modelo argentino con un largo desarrollo

“Este modelo de siembra directa fue pensado en la Argentina y ya tiene un largo desarrollo, tanto en investigación como en adopción en el medio productivo”, recordó Álvarez, en diálogo con El ABC Rural.

“Nació para proteger al suelo de la erosión hídrica y eólica, posibilitando la acumulación de agua y su uso más eficiente (especialmente en regiones semiáridas), disminuir el consumo de combustible, secuestrar carbono en la materia orgánica del suelo, y contribuir a la mitigación del cambio climático”, apuntó.

Por eso, la entrevistada destacó que “le contamos a los productores extranjeros cómo fuimos adaptándonos al sistema, lograr buenas coberturas y promover la siembra directa, a partir de las capacidades que desarrolló Argentina a lo largo de muchos años de adopción”.

siembra directa
La siembra directa nació para proteger al suelo de la erosión hídrica y eólica, posibilitando la acumulación de agua y su uso más eficiente (especialmente en regiones semiáridas), disminuir el consumo de combustible, secuestrar Carbono en la materia orgánica del suelo, y contribuir a la mitigación del cambio climático.

Desde 1974 recabando información sobre el sistema

Sobre los comienzos, la especialista informó que “nuestro primer ensayo comparativo de siembra directa o labranza cero, se desarrolló en 1974 en el INTA Marcos Juárez, Córdoba, por lo que a partir de ahí el caudal de información del sistema es muy importante”.

En esa línea de trabajo, subrayó que “se observaron claros indicadores de cómo evoluciona el sistema, el cual siempre genera nuevos desafíos”.

Por lo tanto, Álvarez dijo que a esos desafíos “hay que encontrarles soluciones para poder seguir llevándolo adelante, y conservar esta práctica que contribuye tanto al cuidado del suelo”.

siembra directa
En casi 50 años de investigación sobre siembra directa, se observaron claros indicadores de cómo evoluciona el sistema, el cual siempre genera nuevos desafíos.

Consideraciones importantes para adopción de siembra directa

Por último, la disertante se refirió a las consideraciones más importantes a tener en cuenta en la adopción de la siembra directa, o el cambio al salir de agricultura convencional. “Hay que capacitarse sobre el sistema, planear por lo menos un año antes cuáles serán los cambios”, recomendó.

“Los temas estratégicos que hay que planificar muy bien, son control integrado de malezas, cosecha del cultivo anterior a comenzar, rotación, elección de sembradora, y buena calibración de la pulverizadora”, consideró.

En ese sentido, la especialista remarcó que es conveniente comenzar con un 10% de la superficie total que el productor maneja, para ir realizando los ajustes necesarios. “Es muy importante incorporar el uso de cultivos de cobertura y tener una rotación diversa de cultivos, y siempre estar dispuesto a aprender continuamente”, indicó.

El ABC Rural

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL