Servicios forestales para agricultura, una alternativa para ambientes anegables

En combinación, el manejo forestal y la agricultura, atenúan el impacto del exceso hídrico en la producción agrícola y medioambiente, ya que en servicios forestales para agricultura los árboles absorben el agua sobrante y disminuyen la erosión hídrica.

Servicios forestales para agricultura
Con las forestaciones en agricultura, se optimiza el uso de recursos, se diversifican las producciones y se compatibilizan la producción de granos con la de madera de calidad.

Una gran alternativa productiva en suelos con problemas de anegamientos y erosión hídrica, es la implementación de un sistema de servicios forestales para agricultura.

Así, mediante la combinación del manejo forestal y la agricultura, se puede atenuar el impacto del exceso hídrico en la producción agrícola y el medioambiente, absorbiendo los árboles el agua sobrante y disminuir la erosión hídrica.

Con las forestaciones en agricultura, se optimiza el uso de recursos, se diversifican las producciones y se compatibilizan la producción de granos con la de madera de calidad.

Para conocer las características, factibilidad y beneficios de los sistemas de servicios forestales para agricultura en territorio bonaerense, El ABC Rural dialogó con el asesor forestal Pedro Botta, quien hace dos años y medio estuvo a cargo de la Dirección Forestal de la provincia de Buenos Aires.

Servicios forestales para agricultura
En ambientes agrícolas cercanos a ríos y arroyos, cuando el agua se desborda afecta a los cultivos para producción de granos y erosiona el suelo, al ser ambientes con mucha pendiente, ocasionando cuantiosas pérdidas productivas.

Diversificar la agricultura y proteger suelo y cursos de agua

“En el noreste bonaerense, en los partidos de San Pedro y Baradero, hay muchos ambientes agrícolas cercanos a ríos y arroyos, que cuando el agua se desborda, afecta a los cultivos para producción de granos y erosiona el suelo, al ser ambientes con mucha pendiente, ocasionando cuantiosas pérdidas productivas”, indicó Botta.

“Por eso realicé experiencias con algunos empresarios que plantan árboles en esos suelos agrícolas inundables, para atenuar el impacto de la pérdida de producción agrícola, erosión hídrica del suelo, y obtener además a largo plazo el beneficio de la madera como producto”, destacó.

En definitiva, el especialista indicó que “el objetivo de estos servicios forestales para agricultura sería diversificar la producción agrícola, proteger el suelo y los cursos de agua como buffer forestal”.

Servicios forestales para agricultura
Algunos empresarios plantan árboles en suelos agrícolas inundables, para atenuar el impacto de la pérdida de producción agrícola, erosión hídrica del suelo, y obtener además a largo plazo el beneficio de la madera como producto.

2.000 hectáreas en el noreste bonaerense

En ese sentido, Botta informó que hoy existen unas 2.000 hectáreas implantadas con álamos y sauces en el noreste bonaerense.

“Se trata de árboles muy resistentes a anegamientos temporarios, que permiten mantener el suelo con menos humedad, y cuya producción maderera ya se está vendiendo a la industria”, afirmó.

Asimismo, el entrevistado comentó que también conoció otros productores que realizaron muy buenas experiencias para aprovechar bajos dulces.

“A través de muy buenos planteos productivos se pueden recuperar muchos suelos que están improductivos, ya que hay experiencias exitosas en otras zonas de la provincia de Buenos Aires, por ejemplo en el partido de Capitán Sarmiento, y más al sur en el de Chascomús”, señaló.

Sinergia entre agricultura y producción maderera

En esta línea de trabajo, el especialista, explicó que “a nivel productivo se realiza una sinergia entre la agricultura y producción maderera”. Por eso dijo que estas sinergias productivas se las denomina sistemas de servicios forestales para la agricultura.

“Porque los árboles actúan como cultivo de servicio para la agricultura ante estas eventualidades climáticas en ambientes anegables, sumado al beneficio económico de la producción maderera a largo plazo”, remarcó.

ss
En esta plantación de álamos ubicada en el partido bonaerense de Capitán Sarmiento se nota la marca del agua, ya que el campo estuvo un mes anegado.

Beneficios fiscales y menor costo de inversión forestal

Además del costo productivo, Botta, subrayó que “en esa zona (noreste bonaerense) los productores pagan altos impuestos inmobiliarios, y como la forestación en la provincia de Buenos Aires tiene la exención del impuesto Inmobiliario Rural, sumado al beneficio de una ley nacional que paga por hectáreas implantadas, los servicios forestales para agricultura son una muy buena opción”.

Asimismo, afirmó que “en los suelos bonaerenses, se pueden invertir entre 20.000 y 30.000 pesos por hectárea (julio de 2021) de álamos y sauces, cuando en el NEA la cifra aumenta a 70.000 pesos en eucaliptus”.

Por lo tanto, el especialista, remarcó que “en la provincia de Buenos Aires la forestación no compite con la agricultura, por el contrario, pueden complementarse, e incluso hay muchos suelos no aptos para uso agrícola que pueden aprovecharse productivamente para forestación y obtener madera”.

El ABC Rural

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL