Ser sustentables para poder acceder a los mercados

A partir de la difusión generalizada de las preocupaciones por el cambio climático y los efectos negativos sobre el medioambiente y la salud debido a ciertas prácticas, existen desafíos constantes que permitirían acceder a mercados de manera sostenida.

Imagen: Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos - CEDU

La agricultura debe ser parte fundamental del desarrollo sostenible que le permita a los cultivos acceder a nuevos mercados a nivel global. Esto se logra a través de prácticas amigables, tales como la incorporación del factor ambiental y la sostenibilidad de los procesos agrícolas que puede convertirse en un valor agregado y fortalecer la apertura comercial. En ese sentido, El ABC Rural dialogó con uno de los directores del Conicet, Carlos van Gelderen, quien además es director de la Red de Seguridad Alimentaria de ese organismo.

“Desde hace un tiempo el mundo está cambiando y exige a los países exportadores cuidar la salud púbica, los animales y el medio ambiente. Hoy para exportar alimentos tenés que producirlo de manera sustentable y el maíz no está fuera de estas exigencias”, indicó el funcionario.

Es así que la Argentina produce en forma eficiente y sustentable, pero esto no se refleja en el comercio ni en la percepción de la población. El gran desafío está en demostrar y comunicar la sustentabilidad ambiental de nuestros productos. “En 2005 nos comprometimos en París a reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). La Argentina está considerada como incumplidora, que es lo contrario de lo que ocurre”, explicó el entrevistado.

Según el experto, el sector privado, en conjunto con las agencias gubernamentales, debe participar en los foros en que se discuten y fijan los modos de contabilizar las emisiones de GEI, para valorizar por ejemplo las pasturas naturales o sembradas base de la ganadería argentina, ya que realizan una captura de carbono que compensa todas las emisiones del sector rural argentino.

Presión de fitosanitarios

Por otra parte, nos encontramos frente a nuevos paradigmas en El impacto en la salud es un valor que vino para quedarse. Para el especialista, este enfoque “presiona sobre dos grandes ejes: los requerimientos del sector privado, basados no en la salud directamente sino en la percepción pública, y los cambios en las normativas desde el sector oficial”.

La presión, explicó, viene de dos sentidos: la aplicación de fitosanitarios y los registros de moléculas, que pueden afectar al comercio exterior a través del Límite Máximo de Residuo (LMR) en el producto de exportación.

Frente a estos nuevos desafíos de acceso a los mercados, Van Gelderen, que fue moderador de uno de los paneles del Congreso Maizar 2019, planteó como soluciones posibles continuar solicitando a la Unión Europea tolerancias de importación, siempre considerando el principio de precaución y trabajando en documentación respaldatoria, para revisar cada caso; coordinar con otros países afectados con la necesidad de armar un frente común y prepararse para algún tipo de reclamo ante la Organización Internacional de Comercio.

“Es promisorio dar visibilidad al impacto social y económico sobre nuestros sistemas de producción y economías regionales. A largo plazo, hay que desarrollar un trabajo conjunto sobre el uso de buenas prácticas agrícolas y sobre la percepción pública”, continuó.

Proyectos que aportan a la visión

Vale aclarar que en dicho congreso, hubo dos proyectos que enfocaron su visión en el mismo sentido. Sabine Papendieck, consultora privada, presentó las bases del Proyecto de carbón neutro para las exportaciones agroindustriales argentinas.

Por su parte, la diputada nacional Cornelia Schmidt-Liermann explicó el trabajo que están realizando desde la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto en la Cámara de Diputados, en conjunto con la Cancillería y el Poder Ejecutivo, a partir del que se refrendaron más de 20 convenios bilaterales. La diputada indicó que “el bioetanol de maíz es un producto que podemos y tenemos que exportar y defender”, y propuso lograr que la Argentina sea “el ícono de una producción sustentable” a través de la comunicación por distintas vías.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí