Se vino la primavera y con ella se renueva la huerta en casa

La llegada de septiembre propone renovar la huerta con frutas y verduras de primavera, más allá de aquellas especies que pueden sembrarse todo el año. Es tiempo de sembrar tomate, morrón, zapallo, sandía, melón, pepino y zapallito. Todo el calendario de siembra de la temporada y secretos para una huerta exitosa.

La mayoría de las plantas de la huerta pueden cultivarse en un balcón. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta las horas de sol que disponemos en ese espacio y el tamaño de la planta.

Con la llegada de la primavera, la agricultura urbana suele atraer a más seguidores, tanto en balcones como en patios más espaciosos. Pero para que la cosecha sea exitosa hay varias cuestiones a tener en cuenta. Desde las horas de exposición al sol hasta las especies a sembrar son puntos que todo huertero debe analizar antes de arrancar los cultivos.

Qué sembrar en primavera

Lo recomendable es que el recambio de temporada en la huerta se realice hacia mediados o fines de septiembre. La primavera es ideal para sembrar tomate, morrón, zapallo, sandía, melón, pepino y zapallito.

En tanto, hay otros cultivos que se pueden sembrar todo el año, como la rúcula, la acelga, la lechuga, el rabanito, la zanahoria y el perejil.

Para aquellos que recién están dando sus primeros pasos en la huerta, se aconseja empezar por los cultivos más fáciles, como la lechuga y la rúcula, que se pueden sembrar todo el año, pueden crecer con 2 a 4 horas de sol directo y dan una cosecha bastante rápido (en el caso de la rúcula, en tan solo 2 meses, y la lechuga, en 3).

La mayoría de las plantas de la huerta pueden cultivarse en un balcón. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta las horas de sol que disponemos en ese espacio y el tamaño de la planta. Entre las excepciones, por el tamaño que alcanzan, se puede mencionar el zapallo, el melón o la sandía, para las cuales se recomienda tener en un jardín y cultivar en suelo o en cajones.

Cuándo recoger la cosecha

La cosecha depende de cada cultivo. En general, los cultivos de hoja se cosechan más rápido. Pero ésta no es su única ventaja: además, se pueden cosechar hoja por hoja, sin necesidad de cortar la planta entera.

En cambio, los cultivos de fruto suelen demorar varios meses, ya que la planta tiene que germinar, crecer, florecer y fructificar.

En este punto hay que distinguir a aquellos cultivos de fruto que son mucho más precoces, como el zapallito, la chaucha y el pepino, que en solo tres meses dan cosecha.

Para otras especies como el tomate, el morrón o la berenjena se deben esperar alrededor de cinco meses hasta cosechar el primer fruto.

Cómo armar las macetas

Para sembrar en maceta hay que tener un contenedor lo suficientemente grande para cada planta. Los contenedores pueden ser de fibrocemento, de cerámica, de plástico o de zinc y deben tener al menos un agujero de drenaje.

Para armar la maceta hay que incorporar una capa de piedra o leca en el fondo, la cual va a facilitar el drenaje del exceso del agua. Luego se completa hasta el tope con sustrato de tierra, compost, perlita y vermiculita.

Con plantas de raíces cortas como lechuga, rúcula y rabanito se deben utilizar contenedores con una profundidad mínima de 20 a 25 centímetros. Para los cultivos de raíces más largas como tomate, morrón y berenjena la maceta debe contar con al menos 30 a 35 centímetros de profundidad. (vueltacompleta)

El ABC Rural