Santa Fe sería la primera provincia productora de aceite de cannabis medicinal

Se encuentra muy avanzado el proyecto del Gobierno con el INTA y el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) para su producción.

cannabis medicinal

El Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe avanza a paso firme en un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para poder comenzar a producir aceite de cannabis medicinal mediante el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) y, así, convertirse en la primera provincia del país en producirlo de manera regional.

Con algunos intentos fallidos de ensayos previos, la iniciativa santafesina encuentra anclaje en la nueva ley nacional aprobada en noviembre del año pasado, que habilita sellar el acuerdo y producir la medicina cannábica santafesina en los próximos meses.

Si bien la provincia de Jujuy anunció a fin de año la inauguración de un laboratorio que producirá en 2021 aceite de cannabis sobre 35 hectáreas en terrenos de la finca El Pongo, en el sur del distrito, aún no hay avances ciertos en la producción.

Convenio con el INTA

El caso santafesino está muy avanzado. De hecho, en las próximas semanas se rubricará el convenio con el INTA y se continuará con la planificación para poder desarrollar la medicina regional en pocos meses. Falta concretar la ubicación de las hectáreas que se utilizarán para la plantación.

CANNABIS

Hace tan solo cinco años atrás era impensado. Hoy es una realidad con proyecciones infinitas. La historia del uso de cannabis medicinal en la Argentina cambió para siempre, desde que se aprobó en noviembre 2020 la ley 27.350 que incluye la autorización del cultivo personal y en red para los usuarios, investigadores y pacientes que se registren en el Programa nacional de Cannabis.

Antes de la reglamentación de la ley, la tenencia de semillas y plantas -aún en el ámbito privado y para consumo personal o terapéutico-, estaba penado por la ley de drogas (23.737) con hasta 15 años de prisión.

Entre los puntos trascendentales de la nueva normativa, se destaca el impulso a la producción pública y el acceso para aquellos pacientes sin seguro médico. El medicamento se podrá desarrollar mediante los laboratorios nucleados en la Agencia nacional de laboratorios estatales y se distribuirá a través del Banco nacional de drogas oncológicas y farmacias.

Legalidad para quienes producen por necesidades sanitarias

El LIF -el caso santafesino- podrá importar y comprar especialidades medicinales fabricadas en el país. Las personas que no cuenten con obra social o seguro privado podrán acceder también a preparados, según informa AgroClave.

Con la nueva reglamentación pueden entrar en el circuito de legalidad todos los cultivadores solidarios, familias y agrupaciones que, sin respuestas del Estado a pesar de la ley y a riesgo de ir presos, sostienen con mucha dificultad la demanda de los usuarios, cuyo crecimiento fue exponencial en los últimos años.

En la provincia de Santa Fe son más de 35 las personas que reciben, a través de la obra social IAPOS, aceite importado para el tratamiento de Epilepsia Refractaria, que genera convulsiones que duran de 30 segundos a 2 minutos.

Con el tratamiento con cannabis medicinal -en algunos casos- se observó la disminución de los episodios convulsivos en la persona, mejorando su calidad de vida. Esto motivó la aprobación de la ley en el Congreso.

El ABC Rural