San Juan: un tambo genera biogás y fertilizantes con el desecho de sus vacas

Cada vez más empresas agropecuarias como en San Juan se suman a la ola de la llamada “economía circular”, que busca reducir la producción de desechos apelando a la reutilización y transformación de los mismos.

san juan
La empresa sanjuanina Lactocuyo, ubicada en el Departamento de San Martín, decidió instalar un biodigestor para transformar los desechos de sus 120 vacas en ordeñe y eliminar los factores negativos de contaminación de tierra y aire, y malos olores, ya que las bacterias trabajan en la bolsa de modo anaeróbico.
La bolsa que adquirió la empresa láctea tiene unos 10 metros de largo por 2 metros de ancho; cuenta con 20 m3 de capacidad y fue enterrada en una fosa de 1 metro de profundidad, a una distancia de 20 metros del tambo.
La empresa oferente fue Econer, oriunda de la localidad bonaerense de Campana, que decidió abordar el tratamiento de los efluentes, a partir de la fabricación de biodigestores portátiles, flexibles, en bolsa y de carga semicontinua, que buscan transformar los residuos en fertilizante líquido (Biol) y biogás, favoreciendo de este modo, el cuidado del medio ambiente, y evitando la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI).
Lactocuyo, que además de tener tambo, también se dedica en San juan a la elaboración de sus propios quesos, leche y yogures, puede generar, a partir de esta bolsa biodigestora, el fertilizante líquido necesario para cubrir 50 hectáreas de campo (para lo cual necesitarán adosar una bolsa más, de mayor capacidad), y una cantidad de biogás equivalente a dos garrafas mensuales de 45 kilos cada una.
san juan
Lactocuyo tiene en San Juan un tambo con 120 vacas en ordeñe.

Solución para los efluentes y generación de valor

“El establecimiento ya estaba procesando la materia fecal del ganado que administra, pero notaba que su disposición final seguía siendo un problema. Con nuestro biodigestor no solo encontraron una solución al tema, sino que además generaron valor”, explicó Juan Manuel Donate, uno de los socios de Econer.

El tambo sanjuanino, de raigambre familiar (quinta generación), ratificó su compromiso de años en el cuidado del medio ambiente. “Hace tiempo que buscábamos generar un mejorador de suelo y biogás metano y con esta bolsa biodigestora podemos generar ambas cosas”, relató Juan Manuel Sánchez, dueño de Lactocuyo.

En el medio del establecimiento quedó ubicada la cámara receptora de estiércol, de unos 30 m3, adonde conducen la bosta de las vacas cuando se “manguerea” la sala de espera.
Además, se colocó una bomba estercolera monofásica que carga a un ritmo de 60.000 litros por hora, lo necesario para abastecer la bolsa biodigestora, que llega a llenar 600 litros diarios de bosta mezclada con agua, en apenas 1 minuto.
La bolsa instalada en el tambo, producirá biol y biogás a partir del mes de haber sido instalada y puesta en funcionamiento.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí