Rusia vendió 68.000 toneladas de trigo a Brasil y pone en alerta a los países proveedores

Dos envíos recientes de trigo ruso al vecino estado, despierta la atención de los demás estados proveedores, entre los cuales está la Argentina. Sin embargo, la proximidad y la vigencia del Arancel Externo Común (AEC), asegurarían la condición de nuestro país como principal abastecedor del cereal.

rusia

La confirmación de la venta de trigo a Brasil por parte de Rusia, en el inicio de su ciclo comercial 2020/2021, resulta un llamado de atención para quienes usualmente proveen con el grano fino a los molinos brasileños.

De todos modos la Argentina, por condiciones de proximidad y por la vigencia del Arancel Externo Común (AEC), que grava con un 10% de tasa al grano originado fuera del Mercosur, seguramente continuará siendo su principal abastecedor.

Brasil podría convertirse en uno de los principales destinos para las exportaciones rusas durante julio, mes en que comienza el ciclo comercial 2020/21. Según lo informó desde Moscú, Andrey Sizov, director General de la consultora SovEcon, al diario La Nación, “en total fueron dos envíos, por 33.000 y por 35.000 toneladas”. 

Esas dos ventas casi igualan el volumen total exportado por Rusia a Brasil durante el ciclo 2019/2020, cuando sumó 90.000 toneladas. Por eso, el mercado puso el ojo en las perspectivas, ya que el proyectado inicial era de unas 100.000 toneladas. Muy poco, si se tiene en cuenta el reciente despacho de 68.000 toneladas.

El principal escollo que tiene la producción rusa para llegar hasta Brasil es el costo del flete, pero la posibilidad de que una misma firma optimice su logística con la incorporación del trigo al circuito de buques para la importación de soja, podría abaratar los costos.

Demanda brasileña

Según informa La Nación, Brasil abre en todas las campañas un cupo de 750.000 toneladas para importar trigo sin el AEC desde países ajenos al Mercosur (el correspondientes al ciclo 2019/2020 brasileño fue ampliado en hasta 450.000 toneladas a mediados del mes pasado).

Estados Unidos es usualmente el proveedor más beneficiado por dicho cupo sin arancel. Y ese es el marco en el que se vislumbra ahora una posible mayor competencia entre los oferentes del hemisferio norte tras las ventas concretadas por Rusia.

Desde la Argentina, con una cosecha 2020/2021 que se prevé próxima a los 20 millones de toneladas y con un saldo exportable en torno de los 12 millones, se estima que la participación del trigo local en los 7,30 millones de toneladas que Brasil debería importar oscilaría de 5,50 a 6 millones de toneladas.

Australia vuelve al ruedo

Concretar ese volumen de ventas a Brasil y procurar una mayor presencia entre compradores de África, será el gran desafío para la Argentina por el retorno de Australia a a los mercados tras casi dos campañas afuera por la prolongada sequía que achicó sus cosechas.

Según las estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), respecto del ciclo 2019/2020, la cosecha australiana crecería de 15,12 a 26 millones de toneladas y sus ventas externas, de 9,20 a 17,50 millones.

De ser así, el cereal australiano retomaría su liderazgo en los países del sudeste asiático, con los que la Argentina hizo buenos negocios en estos últimos ciclos comerciales.

Fuente: La Nación

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí