Romper paradigmas y sostener la mejora continua, bases de la intensificación en ganadería y agricultura

El 6to. encuentro de charlas que organizan INTA 9 de Julio, Círculo de Ingenieros Agrónomos, Regional Aapresid 9 de Julio-Casares y Sociedad Rural de 9 de Julio, estuvo orientado a la intensificación en la recría bovina en un establecimiento rural del distrito. Desde Alberti, un productor conto su experiencia en la agricultura.

Romper paradigmas
Autoconsumo de silo maíz más concentrado proteico. Foto: Nuevas Tierras.

Intensificar en la producción agro ganadera es un método que avanza en nuestro país y este fue el tema que se visualizó desde la plataforma Youtube de INTA Pergamino el pasado miércoles 21, en el 6to encuentro del ciclo de charlas que desarrollan la Sociedad Rural de 9 de Julio, el INTA  9 de Julio, el Círculo de Ingenieros Agrónomos y la Regional Aapresid 9 de Julio-Casares.

El encuentro virtual se inició con un informe de mercados agrícolas a cargo del ingeniero en producción Sebastián Gavalda, de la consultora Globaltecnos, mientras que el ingeniero agrónomo Luis Testa, de la empresa nuevejuliense Nuevas Tierras S.A., se explayó sobre las potencialidades que aporta intensificar en recría bovina.

Se trata ésta de una empresa familiar, mixta, con un equipo compuesto por 14 personas, que desarrolla cría, recría a campo, recría “nómade”, un feedlot con capacidad para 2.200 animales, avicultura pastoril, agricultura en campos arrendados y transporte propio de hacienda y granos, además de una planta de acopio.

romper paradigmas
Luis Testa. (Captura)

Testa explicó los motivos que encontró la empresa para ir hacia la intensificación en el planteo ganadero y, en primer lugar, puntualizó que para ello hubo que romper paradigmas, ya que en el caso de Nuevas Tierras “el desafío fue desarrollar un modelo productivo ganadero en recría y cría, a lugares donde tradicionalmente no estaban, en campos con aptitud agrícola y en campos ganaderos que están por debajo de la producción y en los que consideramos se puede obtener mayor producción”, sostuvo Testa.

En segundo lugar, detalló que se debe agregar valor, cubriendo un eslabón productivo que estaba desapareciendo en la Argentina: el recriador. “Una de las ventajas que consideramos a la hora de armar el modelo –dijo el disertante- fue hacer un producto que pudiéramos continuar, engordando o haciendo el ciclo completo y buscando una alternativa de venta de un producto muy buscado por la industria frigorífica”.

El tercer aspecto considerado fue la eficiencia productiva. “Hoy nosotros, con el sistema de recría que planteamos, pasamos de vender un producto terminado de 300/310 kilos a 390 kilos, lo que nos dio un incremento del 25% de la producción de carne, donde nos aumentó la escala, y es lo que buscábamos, además de la eficiencia en costos, tan importante en el engorde”.

Otro de los pilares de Nuevas Tierras S.A es la planificación a futuro. “Nosotros contábamos con una empresa que hacia un producto terminado de consumo (lo siguen haciendo) y hemos abierto una ventana comercial diferente con un producto que podría ir a Cuota 481 o novillo UE, más allá que no es el momento ideal para hablar de exportación. Pero estos son los pilares que planificamos para armar el sistema”, defendió Testa.

Recría en alfalfa en el mes de marzo de 2021, detrás de la recria con autoconsumo silo maíz. (Foto Nuevas Tierras)

“Si se puede medir, se puede mejorar”

En Nuevas Tierras la mejora continua es un norte, y en eso, Luis Testa contó que el lema de la empresa es “Si se puede medir, se puede mejorar.” “Todos los días pensamos en este tipo de cosas, porque la intensificación de este tipo de modelos requiere ir midiendo, juntando datos y con ello tomar decisiones”, informó y comentó que los animales tienen caravana electrónica, lo que permite tenerlos identificados, registrar datos y conocer la ganancia diaria de cada animal.

El sistema está compuesto por tres recrías:

  • Recría 1(base pastoril + suplementación silo maíz en un comedero);
  • Recrías 2, 3 y 4 (encerrada, con la diferencia que el silo de maíz está en autoconsumo + concentrado proteico), y un tercer modelo la
  • Recría Nómade (con base pastoril y suplementación de silo en autoconsumo).

La adaptación y su importancia

Sobre los sistemas utilizados en Nuevas Tierras, Luis Testa informó que “los terneros ingresan con 185/200 kilos, y el proceso de adaptación es de alta importancia en nuestro proceso productivo. Esto surge a través de la medición electrónica, donde advertimos que las recrías pastoriles eran sensibles a este periodo. Hoy llega la tropa, se la clasifica y se dirigen los terneros a las distintas recrías o al feedlot”, detalló.

La producción

En cuanto a la producción, los animales salen con 300/310 kilos y van al feedlot 60/70 días, buscando el objetivo de una GD de 700 grs. D/A durante la recría.

Como ejemplo explicó que “el promedio de peso al ingreso es de 190kgs., y se logran 110 kilos/cabeza, por lo que la carga de 810 cabezas representa 89.100 kilos de carne, en una oferta forrajera de 87 has., lo que nos da 1.000 kilos de carne/ha.”, informó Testa.

Novillos en base pastoril en el mes de marzo de 2021. (Foto Nuevas Tierras)

Finalmente dijo que “desde afuera parece que implica más trabajo que otros sistemas, pero la realidad es que lo que requiere es otro tipo de trabajo. Se necesita de mucha logística, coordinación y planificación. Además, una clave importante en esto es contar con una adecuada estructura y un equipo humano comprometido”. Culminó subrayando que “la intensificación en las recrías implica un camino de mejoras continuas”.

Intensificación en la agricultura

La charla cerró con una serie de preguntas que fue abriendo el ingeniero agrónomo Luis Ventimiglia (AER INTA 9 de Julio) al ingeniero agrónomo Roberto Klein, vicepresidente de Criadero Klein y responsable de producción agrícola en la empresa en cuanto a cultivos extensivos, desde el año 1979.

Klein fue compartiendo lo aprendido de la agricultura argentina y de otros países. destacando que se debe ser permeable para la mejora, recordando que sus inicios agronómicos “fueron en tiempos de labranza convencional, ganadería con pasturas, una política extractiva y días de voladura de suelos”.

Para ello el agrónomo fue compartiendo su experiencia de mejora y sus inicios en siembra directa en 1986, subrayando que se debe tener una filosofía de manejo de la agricultura. (Prensa Sociedad Rural 9 de Julio).

El ABC Rural