Rinoneumonía viral equina: importante brote en Europa

El médico veterinario Jorge Genoud comenta el brote de esta enfermedad en el Viejo Continente y aclara que:1) no es contagiosa para el ser humano y 2) ya se encuentra en nuestro país.

Rinoneumonía viral equina

En Europa se ha declarado un alarmante brote de una enfermedad llamada Rinoneumonía Viral Equina. Este episodio genera preocupación porque afecta a un significativo número de caballos, se realizan controles de estricto aislamiento en centros hípicos, se suspendieron las movilizaciones y la Federación Ecuestre Internacional canceló sus actividades hasta el 28 de marzo.

Conviene aclarar dos cosas, la primera es que no es una zoonosis, o sea no es contagiosa para el ser humano, y la segunda, la enfermedad ya se encuentra en nuestro país.

Esta enfermedad viral, como su nombre lo indica, es responsable de producir  signos y síntomas, como: 1)  respiratorios: 2) brotes de abortos  (ocurren en yeguas  con gestaciones de 7 a 11 meses),  3) mortalidad perinatal en los potrillos, y 4) nerviosos, que se inician con signos de debilidad e incoordinación localizados en el miembro posterior.

El virus causal es un Herpesvirus, conocido con las siglas HVE, y que involucra a dos grupos virales (1 y 4). El período de incubación  es variable pero se lo considera de  2 a 4 días, pudiendo llegar hasta los 10 días.

El contagio ocurre al tener contacto directo o indirecto con elementos que pueda tener una carga viral, como: secreciones respiratorias de los animales afectados, fetos abortados, placenta y también líquidos contenidos en las cavidades de la placenta (alantoideano y amniótico).

La Rinoneumonía Viral Equina, que cursa con sintomatología respiratoria, se produce con mayor frecuencia en los potrillos en los haras, y también, en aquellos lugares donde existe concentración de caballos (clubes, hipódromos, lugares de ventas y exposiciones, etc.), donde se crean condiciones favorables para que la infección puede extenderse rápidamente en caballos susceptibles o en los no inmunizados.

Síntomas

Los signos o síntomas son: fiebre alta (hasta 41ºC ó más) que puede durar 4 ó 5 días; secreción nasal serosa o transparente; inflamación de la conjuntiva ocular; pérdida de apetito; puede producirse una pequeña inflamación y deformación de los ganglios linfáticos mandibulares y retrofaríngeos.

Los abortos en las yeguas afectadas se presentan en la segunda mitad de la gestación (entre el mes 7 y el 11) luego de un período variable de incubación que puede ir desde 20 hasta 120 días de haber tenido contacto primario con el virus.

En otras ocasiones no se produce el aborto, y se desencadena un parto normal pero nace un potrillo con serias alteraciones inflamatorias en su aparato respiratorio y luego de varias horas o algunos días, suele morir.

La forma nerviosa, puede desarrollarse en animales que no presentan antecedentes de haberla padecido, y en otras ocasiones suele estar presente en lugares donde existieron casos respiratorios, brotes de abortos o mortalidad de potrillos nacidos vivos.

La sintomatología nerviosa, se manifiesta por medio de trastornos que se evidencian en la marcha o en los miembros posteriores, como: rigidez, incoordinación, llegando a una posterior parálisis del tren posterior, en ciertos casos termina con la muerte del animal.

Prevención

La prevención de la Rinoneumonía Viral Equina es realizada a través de la vacunación, ya sea tanto para prevenir la aparición de casos respiratorios como para prevenir abortos en las yeguas que están preñadas. En éstas se aconseja la vacunación durante el 5°, 7° y en el 9° mes de gestación.

Los caballos provenientes de Europa, ya sea por asistir a competencias deportivas de diversa índole o las importaciones de ejemplares, requieren de un exhaustivo control por la posible presencia de esta cepa viral, en el lugar de origen, al arribar a nuestro país y, por supuesto, en su lugar de residencia.

Dr. Jorge M. Genoud

Médico Veterinario

El ABC Rural