Rige en el mundo la nueva definición del kilogramo

El 20 de mayo de 2019 pasó a la historia. Ese día se implementó un cambio del sistema de unidades, con una nueva definición del kilogramo, el kelvin, el ampere y el mol.

definición kilogramo
El kilogramo estaba definido por un objeto físico (cilindro de platino-iridio) pero ahora estará basado en la asignación de un valor a la constante de Planck.

El cambio que se implementado el 20 de mayo de este año en el Sistema Internacional de Unidades, quedará registrado en los libros de historia, no solo por su impacto para el avance de la ciencia y la tecnología, sino también porque es la primera vez que se modifican cuatro unidades base a la vez, entre ellas la nueva definición del kilogramo.

Su aprobación se alcanzó a fines del año pasado en la Conferencia General de Pesos y Medidas que tuvo lugar en Francia, frente al mítico Palacio de Versalles.

El Sistema Internacional de Unidades, que se creó en 1960, está compuesto por siete magnitudes fundamentales, que se usan en casi todos los países del mundo: masa (kilogramo), longitud (metro), tiempo (segundo), temperatura (kelvin), intensidad luminosa (candela), cantidad de sustancia (mol) e intensidad de corriente (amper).

Héctor Laitz INTI
Héctor Laiz, gerente de Metrología y Calidad del INTI.

“A partir de ahora todas las unidades se definen en base a constantes de la Naturaleza, en lugar de artefactos, propiedades de materiales o experimentos teóricos irrealizables, como sucedía hasta ahora”, subraya Héctor Laiz, gerente de Metrología y Calidad del INTI y único representante sudamericano en el Comité Internacional de Pesas y Medidas.

Redifinición del kilogramo

El caso de la definición del kilogramo tal vez sea el más paradigmático porque ahora vamos a poder medirlo desde diferentes lugares del mundo. Hasta hoy, estaba definido por un objeto físico (cilindro de platino-iridio) pero ahora estará basado en la asignación de un valor a la constante de Planck.

Estas redefiniciones no van a impactar en la balanza que usa el médico para pesar a un paciente o en la carnicería a la hora de comprar un asado, pero sí tendrá gran repercusión para el campo científico.

El mayor cambio probablemente lo sentirán los fabricantes de instrumentos científicos, que deberán adaptar sus productos a las nuevas mediciones.

También permitirán alcanzar mejores predicciones sobre el cambio climático, porque se podrán realizar mediciones más precisas para monitorear pequeñas variaciones en la temperatura.

Lo mismo sucederá con la industria farmacéutica que, por ejemplo, podrá definir con precisión los microgramos de alguna droga o suministrar dosis de una medicación apropiadas para cada paciente.

“Además del aspecto científico, esta modificación también representa un desafío para la educación porque a partir de ahora habrá que enseñarles a los alumnos en los colegios secundarios las nuevas definiciones de las unidades de medida“, agregó Laiz.

Escuchá las explicaciones del doctor Héctor Laiz:

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí