Recuperación parcial de precios en el mercado de Chicago

El mercado de referencia de los commodities agrícolas recuperó este viernes parte de las importantes pérdidas producidas en las ruedas anteriores. La soja subió U$S 24,34 tn.

CHICAGO

Luego de las fuertes bajas del día jueves, los commodities agrícolas se recuperaron parcialmente y subieron de la mano de la incertidumbre climática y su potencial impacto productivo en los Estados Unidos.

Trigo con subas

El trigo cierra la semana con subas, recuperando parte de lo perdido el día de ayer y a lo largo de la semana. Finalizó la posición julio a US$ 243,52 tn, frente a los US$ 234, 79 tn del día jueves es decir con un aumento del 3,71%.

Luego de mínimos de más de dos meses, el cierre de posiciones en el cereal parece haberse limitado en vistas de compras de oportunidad y apertura de nuevas posiciones.

También el maíz

El maíz finalizó el viernes con subas, cerrando la posición julio a US$ 257,96/tn, o sea US$ 8,76 tn más que el cierre anterior (+ 3,51%). El riesgo persistente de sequía en los Estados Unidos parece haber impulsado los precios tanto del grano amarillo, así como de la soja. Se espera un clima moderadamente caluroso acompañado de un menor ritmo de lluvias al que se tenía proyectado, lo que podría complicar a los cultivos en suelo estadounidense.

La soja cortó la racha

Tras siete ruedas consecutivas a la baja, la oleaginosa cambió la tendencia recuperando terreno positivo, cerrando la posición más cercana a US$ 512,94 tn, es decir US$ 24,34 tn (+ 4,98%) por encima de la cotización del día jueves.

La incertidumbre productiva, acompañada de compras de oportunidad impulsaron los precios del poroto y sus subproductos.  Luego de una semana de alta volatilidad para los productos del complejo soja, en la semana próxima podrían darse novedades en torno a la política de biocombustibles estadounidense.

Incertidumbre política

La Bolsa de Comercio de Rosario destacó en el informativo semanal que el golpe al valor internacional del aceite de soja y el maíz, específicamente, se relaciona con la incertidumbre que reina en torno a la política de la Administración Biden respecto a los biocombustibles siendo estos productos insumos críticos para la producción de biodiesel y bioetanol, respectivamente.

En este sentido, se especula que la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA) podría limitar el corte obligatorio con biocombustible al que están obligados las petroleras luego que los objetivos medioambientales y de promoción de biocombustibles del nuevo gobierno se encontraron con una fuerte resistencia por parte de los sectores petroleros generando dudas respecto a las posibilidades reales de avanzar más rápidamente en este sentido.