Moha como cultivo de servicio, alternativa posible en lotes periurbanos

En respuesta a la demanda por desarrollar herramientas para el manejo sustentable de cultivos extensivos y lotes periurbanos, la Agencia de Extensión Rural de INTA Jesús María lleva adelante desde hace tres años, ensayos inéditos a nivel mundial de evaluación de "Moha" sobre soja en pie como cultivo de servicio en la región centro norte de la provincia de Córdoba .

moha como cultivo de servicio
La siembra para los ensayos se viene realizando, en macroparcelas, con voleadora de arrastre y con distribuidora al voleo con sistema airdrill en campos provistos por el INTA Jesús María.

Los cultivos de cobertura se piensan como especies que contribuyen con servicios ambientales como el secuestro de carbono, la regulación del reciclaje de nutrientes y del ciclo hidrológico, el control de malezas resistentes y la reducción del uso de herbicidas, fundamentalmente en ámbitos periurbanos, y además la provisión de forraje.

En este caso, la moha, se presenta como una alternativa que ilusiona a los investigadores, debido a que se puede sembrar sobre soja en pie como cultivo de servicio (CS) en la región centro norte de Córdoba. Sin embargo, esta práctica puede extenderse a muchas zonas agrícolas donde la cercanía con el eje urbano suele ser un problema.

En ese sentido, el ingeniero agrónomo Raúl Candela, especialista del INTA Jesús María, coordina un importante ensayo que lleva tres campañas de exitosas conclusiones. “Las altas densidades de moha sembradas sobre soja en estados reproductivos avanzados mostraron buen desempeño en el control de malezas comunes”, indicó el investigador.

El trabajo, lo lleva adelante junto al fitopatólogo Diego Cordes, otro especialista y extencionista de la misma agencia. Se trata de un ensayo que sigue abriendo caminos de investigación a pesar de los tres años de evaluación continua.

Altas densidades de moha sembradas sobre soja en estados reproductivos avanzados mostraron hasta el momento buen desempeño en el control de malezas comunes.

Según el profesional, durante los dos primeros años de experimentación (2019 y 2020), el crecimiento de la moha no interfirió con la cosecha de soja. Sin embargo, en esta última campaña las excelentes condiciones ambientales para el crecimiento inicial de la moha hicieron que al momento de la cosecha de soja las puntas de las hojas de la gramínea fueran dañadas por el cabezal de la máquina.

Una solución en lotes peri-urbanos

Desde el año 2019, y a raíz de la problemática emergente de las limitaciones de producción agrícola en ámbitos periurbanos, técnicos e investigadores del INTA Jesús María conduce ensayos de CS con el objetivo de evaluar el uso de moha (Setaria itálica) en siembras de fines de verano-principios de otoño y sobre cultivo de soja.

Se realiza para el control de malezas, la producción de materia seca como cobertura en siembra directa y su aporte a la sustentabilidad del sistema productivo en el centro norte de la provincia de Córdoba. “La idea original fue del señor Mario Delprato, consejero de la AER Jesús María, lamentablemente fallecido en los últimos días”, contó Candela.

Durante la campaña 19/20 el total sembrado de estos cultivos a nivel país fue de 352 mil hectáreas, lo que equivale al 1,8% de superficie sobre las 19,5 millones de hectáreas con los cultivos de gruesa mencionados previamente.

moha como cultivo de servicio
El ingeniero Raúl Candela reconoció la importancia del creador del proyecto, quien falleció hace muy pocos días: Mario Delprato. “Fue un colaborador incansable”, destacó.

Los valores más altos se observan en el sur de Córdoba con 86.900 hectáreas sembradas, seguido de Entre Ríos donde se sembraron 58.700 ha de cultivos de cobertura.

Siembra al voleo sobre soja 

La moha es una gramínea C4 y se destaca frente a otras gramíneas usadas como CS ya que permite obtener rendimientos aceptables en ambientes más desfavorables (baja fertilidad, altas temperaturas y escasas precipitaciones).

“Es eficiente en el uso del agua, requiere una corta estación de crecimiento y además, deja un excelente rastrojo de fácil manejo para la siembra de cultivos que siguen en la rotación”, destacó el ingeniero.

En esta oportunidad, la siembra se realiza al voleo con voleadora de arrastre y sistema airdrill a mediados de marzo, según estado fenológico y grupo de madurez de la soja. Además se tiene en cuenta el inicio de nacimientos de malezas, precipitaciones y pronósticos climáticos.

“Con altas densidades de siembra de moha sobre soja en estados reproductivos avanzados conseguimos valores de materia seca de moha iguales o superiores a 2000 kg/ha”, destacó el líder del proyecto.

La supresión de malezas otoño invernales en las parcelas con el tratamiento de moha sobre soja durante los dos primeros años de evaluación fue superior al 90% con respecto al testigo.

“Hay que ajustar la fecha de siembra”

El profesional, sostiene que es una práctica que permite obtener una aceptable cantidad de materia seca de cobertura en poco tiempo. Sin necesidad de secado mecánico o químico, y sin resignar recursos para la soja ni para el cultivo posterior.

moha como cultivo de servicio

“Se debe ajustar la fecha de siembra para no generar inconvenientes en la cosecha de la soja, lo que depende de varios factores. Entre ellos las condiciones ambientales entre siembra de moha y cosecha de soja”, insistió Candela.

No obstante, el especialista instó a continuar evaluando fechas de siembra, estado fenológico de la soja al momento de la siembra del CS, densidades de moha, cultivares de soja más adecuados para esta práctica, maquinaria para siembra, efecto supresor sobre distintas malezas, para mejorar su implementación.

El ABC Rural