Próximas lluvias en la región núcleo: “pocas y para pocos”

Los pronósticos indican que las próximas lluvias en la región núcleo se producirán solo para sectores aislados. La porción este de la región GEA podría recibir los acumulados más significativos. De todos modos, serían escasos.

Próximas lluvias
Ya casi en la floración, es urgente que llueva en los próximos días, señalan los técnicos. Pérdida de hojas, de macollos y plantas muy reducidas de tamaños y sin vitalidad amenazan el rinde del cultivo.

Según el último informe de Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, para el lunes 30 de septiembre y martes 1° de octubre se aguardan las próximas lluvias, con registros entre escasos y moderados.

”Los acumulados serían cercanos a los 10 ó 15 mm y sólo de manera aislada podrían superarse esos volúmenes. Sobre la provincia de Córdoba, las lluvias serán prácticamente nulas”, indica el informe.

El fin de semana se presentó con registros térmicos elevados, con valores superiores a los promedios para la época del año y desde el lunes 30, con la llegada de un sistema frontal frío, se prevé un significativo descenso de las temperaturas, tanto de las mínimas como de las máximas.

Si bien no se espera que alcancen el nivel de heladas, las mínimas sobre la zona GEA se acercarán a los 5 o 6ºC. Volverán a incrementarse progresivamente hacia el final del período de pronóstico.

El cielo se mantendrá mayormente despejado durante prácticamente toda la semana, presentando un importante incremento de la nubosidad sólo en el momento de tiempo inestable, acompañando el desarrollo de las precipitaciones.

Posteriormente la cobertura nubosa volverá a disminuir de manera significativa en toda la región GEA.

Entre el jueves y el sábado la circulación del viento, en general, se presentará del sector norte, con moderada a fuerte intensidad, especialmente sobre Córdoba y noroeste de Buenos Aires.

Luego, con la llegada del frente frío cambiará al sector sur y se mantendrá con una intensidad entre débil y moderada.

Lluvias ausentes y temperaturas en aumento

Las precipitaciones estuvieron totalmente ausentes en la última semana. Las temperaturas van en aumento, presentaron los valores más altos de los últimos meses en la región.

Los valores máximos semanales se ubicaron, en promedio, entre 29 y 32ºC. Las marcas más elevadas de la semana se concentraron sobre Córdoba; Noetinger registró la marca más alta, con un valor máximo de 33,4ºC.

Los valores mínimos, se presentaron por debajo de los niveles medios, con heladas especialmente sobre la provincia de Córdoba, donde los registros oscilaron entre 0 y 3ºC. El valor más bajo de la región fue de 7 décimas de grado bajo cero (-0,7ºC) y se midió en Monte Buey.

Las condiciones de humedad del suelo se han deteriorado de manera muy significativa en toda la zona GEA. Las reservas se presentan entre escasas y condiciones de sequía.

Los niveles más bajos se observan sobre Córdoba y se extienden al noroeste de Buenos Aires, pero el resto de la región sólo cuenta con reservas escasas.

A la pobre situación de lluvias que se viene presentando a lo largo de las últimas semanas, se le sumaron los elevados registros térmicos, provocando que la poca humedad que mantenía la zona se perdiera en forma de elevada evapotranspiración.

Para los próximos 15 días se necesitarían lluvias importantes para alcanzar condiciones de humedad óptima en toda la zona GEA, con promedios cercanos a los 120 mm en gran parte de Córdoba, y entre 80 y 100 mm en la provincia de Santa Fe y gran parte de Buenos Aires.

RESERVA DE AGUA ÚTIL EN LA REGIÓN NÚCLEO

Los trigos del oeste de la zona núcleo ya no resisten sin agua 

Los técnicos ya notan síntomas de estrés hídrico por la alta demanda atmosférica. Los días más largos y las mayores temperaturas en los momentos en los que el trigo necesita más agua ponen al cultivo en una situación difícil.

Las lluvias del 8 al 12 de septiembre son las que conservan la condición de los trigos del centro sur de Santa Fe y los del este de la región. Pero en el oeste de la región no contaron con ese auxilio y se estiman pérdidas en los rindes.

Ya casi en la floración, es urgente que llueva en los próximos días, señalan los técnicos. Pérdida de hojas, de macollos y plantas muy reducidas de tamaños y sin vitalidad amenazan el rinde del cultivo.

La reducción va a depender de cuanto demore en llegar las lluvias y el aumento de las temperaturas puede agravar el panorama. Se notan muy atrasados, hay un 10% que todavía están macollando.

Un 10% de los cuadros se encuentran con la espiga embuchada, un 55% encañando y un 25% desplegando la hoja bandera.

Los pronósticos no ayudan, las lluvias que se esperan para el próximo martes volverían a cargar sobre el este de la región. Y luego se instalaría una masa de aire frío que generaría condiciones estables.

Siembra maicera detenida hasta nuevas lluvias

Esta semana la siembra avanzó 10 puntos, y se logró implantar el 65% de la superficie intencionada. Se alcanzó a sembrar algunos lotes más en la semana, aprovechando la humedad aún presente los lotes mejor manejados.

Pero la actividad se paró en estos últimos días. Para seguir tienen que regresar las lluvias. Los primeros lotes emergen lentamente por las bajas temperaturas. Ha comenzado la cuenta regresiva de la ventana de siembra, hay tiempo hasta la primera quincena de octubre. 

El maíz tardío se tambalea en la balanza de los márgenes

Si la falta de agua obliga a diferir la siembra de maíz a diciembre, va a ser difícil sostener las decisiones de siembra porque los márgenes del tardío dejan mucho que desear.

El cereal sembrado en diciembre está en clara desventaja respecto a los números que arroja la soja de primera. El maíz tardío presenta menor potencial de rinde que el temprano y además posee menor precio a cosecha.

Estos dos componentes se trasladan a un menor margen de ganancia. Si no se puede concretar la siembra de maíz temprano, el pasaje a soja podría ser importante.

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí