Pronostican fin de primavera húmedo; verano y otoño secos

Noviembre será un mes de recarga hídrica, diciembre tendrá registros de lluvias normales, y entre enero y abril las lluvias serán más escasas de lo normal, como pronóstico agroclimático para lo que resta de la campaña gruesa 2019-20.

En octubre volvieron las lluvias y se extenderían hasta fines de diciembre. Pero se espera un verano y otoño con menos precipitaciones.

Para conocer el pronóstico agroclimático 2019-20, desde principios de noviembre hasta el final de la campaña gruesa en la región agrícola núcleo, El ABC Rural dialogó con Leonardo De Benedictis, meteorólogo de Canal Rural.

Consideró que noviembre será un mes de recarga hídrica, diciembre tendrá registros de lluvias normales, y entre enero y abril las lluvias serán más escasas de lo normal.

De esta manera, el especialista anticipó un final de primavera húmedo para completar la siembra gruesa y un verano y otoño seco, para el desarrollo y llenado y secado de granos de los cultivos, seco.

Leonardo De Benedictis, meteorólogo de Canal Rural. en diálogo con El ABC Rural.

En octubre comenzó a ingresar humedad

“Hubo un cambio a partir de octubre, ya que culminó una etapa seca, donde prácticamente no hubo precipitaciones significativas. Por un cambio en la circulación, comenzó a ingresar humedad y a llegar lluvias, aunque en formas muy localizadas, siendo noviembre un mes de recarga”, indicó De Benedictis.

“Esta circunstancia se dará hasta enero, aunque en diciembre si bien no se espera que se corten las lluvias, ya volveríamos a tener registros más normales dentro de los promedios generales de cada zona”, apuntó.

Por lo tanto, el entrevistado lamentó que “como pronóstico agroclimático para toda la campaña, no tendremos un plus de humedad como se espera para noviembre”.

A partir de enero disminuirán las lluvias

En ese sentido, el meteorólogo informó que “a partir de enero la tendencia de lluvias comenzará a caer, mientras que en febrero, marzo y abril las lluvias serían un poco más escasas que lo normal.

“Podríamos hablar de tres etapas para los próximos seis meses: una primera parte más húmeda, otra donde se frenará ese aumento de la humedad y culminará con una caída de las lluvias”.

“De tal modo, para la última parte del verano y todo el otoño estaríamos con una disminución de las precipitaciones en relación a los niveles medios, es decir que el otoño tendría una condición muy similar a la de este año (seca)”.

En definitiva, De Benedictis resumió que “podríamos hablar de tres etapas para los próximos seis meses de la campaña estival: una primera parte más húmeda, otra donde se frenará ese aumento de la humedad y culminará con una caída de las lluvias”.

Un cambio de circulación fue el causante del granizo

-¿Por qué en octubre se presentaron tantos fenómenos de granizo en diferentes zonas?

Fundamentalmente se debe al cambio de circulación, ya que veníamos de un ambiente seco y de golpe, con la humedad, se le entregó mucha energía al ambiente.

Esto comenzó a generar núcleos de tormentas intensas, que si bien fueron muy puntuales, abarcaron una gran área, fueron muy contundentes, en diferentes días y con gran intensidad y tamaño.

-¿Cuáles fueron los ejemplos más significativos?

Los que afectaron la zona de Pergamino, Salto, Rojas, San Nicolás y Ramallo, en el norte bonaerense; Villa Cañás y Teodelina, en el sur de Santa Fe y zonas del sudeste de Córdoba.

-¿Es normal que haya granizadas que duren tanto tiempo como se dieron en estos casos?

No, eso llamó mucho la atención, ya que comúnmente los eventos de granizo tienen una duración como máximo de siete minutos. El caso más significativo fue el de Pergamino, donde la intensidad de la caída se prolongó hasta 17 minutos, afectando prácticamente sólo al casco urbano, a través de una manga bien marcada que atravesó toda la ciudad

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí