Precios agrícolas: todas las miradas puestas en los EE. UU.

cosecha de maíz
El área total de maíz perdió 2 puntos en la condición Excelente a Buena, ubicándose esta semana en 23 % del total implantado con destino grano comercial.

Como anticipáramos en columnas anteriores, desde marzo hasta agosto, estaremos transitando el famoso y conocido Mercado Climático (weather market).

Y como ya sabemos, no es lo que ocurre en Sudamérica, o en la Unión Europea, o en el Sudeste Asiático, sino tan solo lo que ocurre en los EE.UU.

Y este año está viniendo complicada la situación para los cultivos de la cosecha gruesa y para los trigos de primavera. Lógicamente, la aparición mes a mes de los informes de oferta y demanda mundial del USDA norteamericano, se esperan con ansias, tanto como los goles de Messi en el Mundial de Rusia.

En el último informe, hay datos importantes para ser considerados. Con la soja, el USDA estima que para el ciclo 2017/18 la Argentina seguirá bajando su producción con 37 millones de toneladas (baja 2 millones de toneladas más desde el informe de mayo) y que Brasil aumentaría su producción 2 millones de toneladas, con un total de 119 millones de toneladas.

Para el ciclo 2018/19, cabe destacar la posible baja de producción de los EEUU con menos 3 millones de toneladas (cifra que nos parece no cercana a la realidad, debiéndose ajustar más hacia abajo) y con Argentina con un potencial productivo de 56 millones de toneladas. Es decir, 19 millones más que en el ciclo anterior.

En cuanto al trigo, el organismo norteamericano no modificó sus estimaciones en relación a la cosecha, oferta y demanda del ciclo 2017/2018.

Pero si ajustan para el ciclo 2017/2018 las estimaciones de producción de los principales oferentes mundiales, estimando que los EE.UU. y Argentina aumentarán su producción 2 millones de toneladas cada uno, que Canadá y Australia aumentarán 2,5 millones de toneladas cada uno, pero que el grupo Rusia, Croacia y Kazajistán disminuirían su producción en más de 30 millones de toneladas.

Este es el dato importante relacionado al trigo que deberemos seguir monitoreando de aquí a fin de año.

Lógicamente, en este informe, el USDA ajustó la demanda, los stocks iniciales y las exportaciones, intentando que el impacto no sea muy fuerte ante semejante baja de producción del este europeo.

Y por último, el maíz.

Lo destacado para el ciclo 2017/18 es la baja de 2 millones de toneladas de producción de Brasil.

Y para el ciclo 2018/19 a tener en cuenta los guarimos de producción de los EEUU que baja 14 millones de toneladas sobre un total de 370 millones, China estaría aumentando su producción en 10 millones de toneladas y Argentina estaría teniendo una producción de 41 millones de toneladas. Es decir, 8 millones de toneladas más que el ciclo anterior.

A toda esta información, debemos agregar la posibilidad del que el presidente Donald Trump tome alguna decisión destemplada que impacte frontalmente en el comercio internacional. Todo puede ocurrir.

Cabe destacar lo interesante e importante que fue la reunión del Presidente estadounidense con el mandatario de Norcorea.

Llegaron a conclusiones importantes y de decisiones a formalizar en un futuro muy cercano, que tranquilizaría al mundo en general.

En conclusión, viendo el último informe del USDA de junio, nos encontraríamos con cotizaciones del trigo sin cambios, la soja con posibles subas en los valores y con el maíz con posibilidades de bajas puntuales.

Siempre y cuando el clima no continúe afectando a los cultivos norteamericanos y que su Presidente no vuelva a interferir en el comercio mundial con decisiones muchas veces no muy correctas.

Por Alejandro Ramírez
(*) Analista Agropecuario.