Por la sequía, Santa Fe declarará la emergencia agropecuaria provincial

La Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria decidió recomendar la declaración de estado de emergencia para todo el suelo provincial desde el 1 de enero hasta el 30 de junio de 2022.

SEQUÍA
El ministro Daniel Costamagna, encabezó la reunión de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria.

En una reunión llevada a cabo este lunes, y en virtud de la situación de ssquía que soporta el distrito santafesino, la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, recomendó al Ejecutivo declarar el estado de emergencia en todo el territorio provincial para todas las producciones agropecuarias desde el 1 de enero hasta el 30 de junio de 2022 y solicitar la homologación de la misma en la Comisión Nacional de Emergencia y Desastres Agropecuarios que se reunirá el próximo viernes 21 de enero.

El gobierno de la provincia de Santa Fe acaba de declarar el estado de emergencia agropecuaria por seis meses en ese territorio, a raíz del impacto de la sequía en la producción agrícola y ganadera.

Esto permitiría a los productores presentar las declaraciones juradas informando los daños a sus explotaciones a partir de la semana próxima.  Es el paso para recibir los diferimientos impositivos dispuestos en la ley provincial y los fondos de ayuda por parte de la Nación.

SEQUÍA
En la reunión de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, hubo consenso para impulsar un proyecto de nueva ley de emergencia, que contemple un seguro agrícola.

La decisión se tomó al cabo de una reunión de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, de la que participaron las entidades agropecuarias de la provincia, el INTA, el Senasa y los presidentes de las comisiones de Agricultura de las cámaras provinciales de Diputados y Senadores.

“Fue una reunión muy buena, en la que se analizó la situación climática y el impacto productivo, se estableció un mecanismo ágil de adhesión a la emergencia y también se trabajó en el mediano y largo plazo, ya que hubo consenso para impulsar un proyecto de nueva ley de emergencia, que contemple un seguro agrícola”, señaló el ministro de Producción de Santa Fe, Daniel Costamagna, al cabo del encuentro.

Modo operativo

En términos de poner operativa la ayuda a los productores afectados por la falta de precipitaciones, se declaró la emergencia en toda la provincia y se dispuso que, a través de una app del Ministerio, los afectados pidan su inclusión, acompañando la solicitud con una declaración jurada firmada por un ingeniero agrónomo o un veterinario.

El fin de semana, durante una recorrida por Santa Fe y Entre Ríos, el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, anunció que se ampliará el Fondo de Emergencia Nacional, de $ 500 millones a $ 12 mil millones. El viernes próximo se reunirá la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, donde se recibirán las declaraciones provinciales para su eventual homologación.

Primeros objetivos

En la coyuntura, el primer desafío es ayudar a los productores a resembrar maíz, ya que el cultivo más afectado por la sequía con la que empezó el año. A raíz del daño ocurrido, el maíz temprano se está picando actualmente para reserva forrajera.

El impacto de la falta de lluvias y las altas temperaturas pega en el mediano plazo en la ganadería ya que afecta las pasturas y complica la alimentación con maíz. Por eso urge contribuir a una mayor siembra tardía del cereal.

En el momento crítico, el maíz es el más castigado por la sequía y el calor.

Mientras tanto, algunos lotes de soja mejoraron con las lluvias que se produjeron este fin de semana, que oscilaron entre los 20 mm y los 50 mm. “No llegaron al Norte de la provincia, aunque los pronósticos hablan de una inestabilidad climática y precipitaciones”, indicó Costamagna.

Al aguardo de nuevas lluvias

También se hicieron eco de las conclusiones de la reunión los representantes de las entidades productivas y de los cuerpos legislativos que integran la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria.

La presidenta de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe), Sara Gardiol, evaluó positivamente el encuentro, destacó la participación “proactiva” de sus participantes, puso el acento sobre la importancia de las pérdidas ocasionadas por el fenómeno climático y pidió evaluar no solamente la falta de producción sino todas las consecuencias que trae aparejadas.

Por otro lado, el vicepresidente de Federación Agraria Argentina, Marcelo Bianchi, apuntó: “Esperemos que se cumplan los pronósticos de lluvia de esta semana, porque si no en siete días vamos a tener que volver a sentarnos para hablar ya no de emergencia sino de desastre”. También ponderó los intercambios generados en la reunión: “Hemos compartido muchas iniciativas para poder solucionar o mitigar todo lo que está pasando”.

En las zonas más castigadas por la falta de lluvias, el que menos está afectado ha perdido un 20 por ciento en kilos de animal y no hay pasturas.

Por su parte, el vicepresidente segundo de la Sociedad Rural de Santa Fe, Guillermo Cullen, aseguró: “Desde esta Comisión asesoramos al Ejecutivo y le recomendamos declarar la emergencia. De esta manera, a nivel provincial tendríamos el diferimiento del pago del impuesto inmobiliario, y la condonación en zonas de desastre, y en el plano nacional pueden prorrogarse pagos de impuestos, cuotas crediticias, entre otros paliativos”.

Finalmente, el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados de la Provincia, Marcelo González, manifestó especial preocupación por la situación del centro norte provincial, donde la lluvia ha sido entre escasa y nula, y las temperaturas siguen sin ser las mejores para la producción.

Afirmó que “el que menos está afectado ha perdido un 20 por ciento en kilos de animal y no hay pasturas”. “La situación es crítica y ameritaba que todos estuviéramos codo a codo tratando de ver de qué manera podemos mejorar la producción en la provincia. En ese compromiso vamos a trabajar en legislaciones acordes para solucionar esta situación”, agregó.

El ABC Rural