Políticas claras, eje fundamental para el desarrollo

“La industrialización, el agregado de valor, la producción y la logística, son temas relevantes para un grano que no ha dejado de crecer en los últimos 40 años”, dijo Luis Zubizarreta, titular de Acsoja.

El Estado considera que el cultivo de soja es el motor que dinamizará la economía de nuestro país.

En esa línea de pensamiento, en las próximas campañas, la cadena de producción de la oleaginosa buscará impulsar una proyección más amplia para el grano y pedirá al arco político de cada provincia la infraestructura adecuada para incrementar la exportación del poroto y sus subproductos.

La incorporación de valor agregado -con leyes y normativas que acompañen- serán el centro y la visión futura de toda la cadena.

“Hay que darle mayor visibilidad a esta cadena, ya que en algunos momentos tuvo mala prensa, y creemos que es un sector fundamental para la salida de la crisis argentina”, expresó Luis Zubizarreta, presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja), en diálogo con Nuevo ABC Rural, en el marco del Seminario 2018 que organizó la entidad en Rosario.

“A los argentinos hay que darles una mirada más optimista, ya que somos muy volátiles, porque pasamos rápidamente del optimismo al pesimismo, y si bien la coyuntura es complicada, hay un futuro interesante para la Argentina, ya que el mundo demanda alimentos y nuestro país está en condiciones de brindarlos”, destacó.

Pero Zubizarreta tiene claro que para ello “hay que tener políticas claras, que incentiven la industrialización para transformarnos en el supermercado del mundo, lo que generará mucho empleo y un nuevo paradigma para estar mucho mejor de lo que estamos hoy”.

Industrialización, agregado de valor, producción y logística

Para Martín Ambrogio, vicepresidente de Acsoja, es fundamental una observación de la política sobre el cultivo para las próximas campañas.

“Creemos que la industrialización, el agregado de valor, la producción y la logística son temas relevantes para un grano que no ha dejado de crecer en los últimos 40 años”, coincidió.

“Hoy el cultivo de soja ocupa cerca de 20 millones de hectáreas y alcanza una producción que varía entre 53 y 60 millones de toneladas, según la campaña”, recordó.

Asimismo, Ambrogio destacó que el cultivo de la oleaginosa es sumamente competitivo por los altos rendimientos, que se aproximan a una media de 3.500 kilos por hectárea y alcanzan una producción de proteína vegetal que varía entre los 1.400 y 1.500 kilogramos.

“No existe otro grano que sea capaz de alcanzar estos resultados y este volumen de proteínas. De ahí, parte su importancia para el agregado de valor o su transformación en alimentos balanceados para la hacienda vacuna, la producción de aves y peces”, destacó.

Problemas de infraestructura y logística

Pero según Acsoja, la mayoría de las provincias están frente a la incertidumbre de resolver cómo acompañan con obras de infraestructura y logística el crecimiento de un cultivo que se ha transformado en el dinamizador de las economías regionales.

“Está pendiente la motivación a los productores agropecuarios, el desarrollo de las vías portuarias, plantas de procesamiento, instalación de pequeñas industrias e infraestructura global en muchas regiones de Argentina, como en las provincias de Entre Ríos, Córdoba, Salta y Chaco”, describió Ambrogio.

“Gran parte de las ineficiencias de la cadena siguen repercutiendo en los costos del litro de aceite y harina de soja”, agregó.

En este orden, Zubizarreta reconoció (y lamentó) que en un país con pocos recursos no es fácil invertir en infraestructura, aunque consideró que ya hay realidades palpables. “Todo el desarrollo del Tren Belgrano Cargas era un impostergable reclamo del Norte y se está haciendo, siendo uno de los focos importantes de este Gobierno”, destacó el presidente de Acsoja.

“Este trabajo es clave, porque si no integramos el Norte será difícil que tenga un desarrollo sustentable, el cual requiere producir para generar trabajo genuino y ese desafío es enorme para esa región postergada”, remarcó.

Política ambiental, un tema a discutir y revertir

Vale recordar que en los últimos años el sector ha abordado problemáticas de mejoras competitivas para el mercado interno e internacional, a través de la implementación de buenas prácticas agrícolas, el uso y manejo correcto del medio ambiente, así como también la articulación con los sectores políticos para adecuar las regulaciones y controles en toda la actividad.

De todas maneras, Ambrogio estimó que aún es necesario profundizar la política ambiental. “Es un tema a discutir y revertir; ya que en los últimos años la soja ha sido el cultivo más criticado por los insumos que utiliza”, subrayó.

“Es primordial que la política legisle y se exprese frente a este tipo de cuestiones con el objetivo de permitir producir respetando al medioambiente”, apuntó.

Por otra parte, resaltó la rápida reacción del sector ante las demandas sociales, por intermedio de la incorporación de programas de buenas prácticas agrícolas y certificaciones.

“Tanto los productores como las autoridades debemos trabajar en una cadena conjunta para un beneficio ambiental, político y económico que genere crecimiento en rendimientos y conocimiento”, consideró.

Competitivos y eficientes para poder crecer

A priori, Acsoja estima que es necesario ser muy competitivos y eficientes para poder crecer, aunque se debe tener en cuenta que mientras los principales países competidores como Estados Unidos y Brasil triplican sus presupuestos en investigación, nuestro país los recorta o simplifica.

“Es un error que frente a grandes variables como el cambio climático no se fijen mayores responsabilidades de discusión para un cultivo que ocupa la mayor siembra de hectáreas en todo el país”, lamentó Ambrogio.

“La política debe visibilizar cada punto, que abarca grandes eventualidades como los extensos períodos de inundación, sequías y varios comportamientos en la biología del cultivo”, opinó.

Los expertos consideran que en las próximas campañas, la soja necesitará crecer en rendimientos. Eso se logra con un mayor conocimiento por unidad de superficie y significa una investigación permanente.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí